Pie Grande, pilas de huesos e índices de utilidad de las partes del cuerpo de Binford

Pie Grande, pilas de huesos e índices de utilidad de las partes del cuerpo de Binford

6/25/2016

Andy White

Una conversación en curso en una vieja entrada del blog sobre el cráneo de Humboldt de alguna manera me llevó a esta historia sobre la afirmación de Mitchell Townsend de que las pilas de huesos de animales roídos en las montañas Cascade proporcionan evidencia física definitiva de la existencia de Bigfoot. Tuve destellos de “papel blanco de espada romana” al leer este párrafo:

“La información de Townsend se publicará en un trabajo de investigación, y desafía a la comunidad científica a desacreditar su información. Dijo que el proyecto de cuatro años ayudó a resolver el misterio porque el enfoque se basó en pruebas forenses. La información utilizada también se basaba en gran medida en pruebas comparativas de los mejores científicos del mundo”.

Justo cuando me acomodaba para esperar el artículo, me alegré al descubrir que había leído mal la fecha de publicación del artículo: era de mayo de 2015 y no de mayo de 2016. El artículo (“Using Biotic Taphonomy Signature Analysis and Neoichnology Profiling to determine the identity of the carnivore taxa responsible for the deposition and mechanical mastication of three independent prey bone assemblages in the Mount St. Helen’s ecosystem of the Cascade mountain range”, de Aaron Mills, Gerald Mills y M. N. Townsend) salió el pasado junio y está disponible aquí. No parece que el artículo haya suscitado mucho debate, lo que me parece curioso dada la cantidad de detalles que contiene. No sé si la falta de atención significa que la comunidad Bigfoot simplemente no lo compró (?) o simplemente no lo leyó: el documento tiene 94 páginas y está densamente lleno de jerga.

A mí me intrigaba, así que me puse a leerlo.

El artículo describe tres “pilas de huesos” localizadas y documentadas por los autores en la zona del Monte Santa Helena en 2013 y 2014. Los autores atribuyen la formación de estos conjuntos óseos a Bigfoot, argumentando que (1) los montones de huesos no podrían haber sido creados por ningún otro carnívoro conocido en la zona y (2) los huesos conservan evidencia de consumo por una criatura con dientes muy grandes pero muy parecidos a los humanos. He aquí una cita de la “narración del descubrimiento” de Townsend sobre la primera pila de huesos (pág. 6):

“… Realicé un examen físico del contenido del yacimiento y descubrí al menos dos conjuntos de restos de ciervo, basándome en los cráneos de ciervo encontrados en las proximidades del conjunto principal de huesos. Los cráneos tenían la nariz aplastada por lo que parecía un traumatismo por objeto contundente y habían sido colocados con la misma orientación hacia abajo. Esto me pareció extraño a primera vista. Lo que realmente me llamó la atención fue una pila de huesos junto a un pequeño tronco. Mi primera impresión fue que algo o alguien se había sentado a consumir estos animales y simplemente había dejado caer los huesos entre sus piernas al acabar con ellos. Lo confirmé observando detenidamente la pila y anoté algunas observaciones muy interesantes. Los huesos parecían ser en su mayoría costillas que mostraban marcas de dientes y manipulación mecánica en diversos grados. Al parecer, algunas zonas habían sido mordidas y habían dejado impresiones dentales perceptibles. Estas impresiones dentales parecían mensurablemente diferentes de las otras especies conocidas que habitan este ecosistema”.

Townsend reitera más adelante (pág. 7) su visión del comportamiento que creó el registro que estaba observando:

“¿Qué especie animal residente mataría ciervos con un golpe contundente en la cabeza, los colocaría en la misma orientación direccional, se comería los animales y dejaría caer los huesos en un montón? ¿Cómo es que los carroñeros evitaban este lugar a pesar de que algunos de los huesos aún tenían carne adherida? Éstas eran sólo algunas de las preguntas que ahora se agolpaban en mis pensamientos”.

5551705_origImagen de las “pilas de huesos” de las que hablan Mills et al. como prueba de la presencia de Bigfoot (del artículo al que se hace referencia en el texto).

Lo primero que me llamó la atención de los conjuntos descritos por los autores es la representación de partes del cuerpo: cabezas, pies, costillas y espinas dorsales (con algunos otros huesos también presentes). Los “lugares de la matanza” no incluyen todas las partes de los animales, ni siquiera trozos aleatorios de los mismos. He aquí una lista de lo que los autores dicen haber recogido:

Pila de huesos nº 1 (BP1): 4 costillas, 8 huesos de la parte inferior del pie, 2 huesos de la muñeca/tobillo, un hueso del dedo del pie y 2 pezuñas parciales de ciervo de cola negra (se observó un “conjunto parcial de hombro” pero no se recogió, y había dos cráneos dañados);

– Pila de huesos nº 2 (EK#1): 4 costillas, 1 vértebra y 4 huesos de la parte inferior de la pierna de un alce (en el relato del hallazgo, los autores informan de que también se observó el cráneo en la zona general, pero “lo extraño fue que no encontramos huesos de la pierna en la zona, como si se los hubieran llevado después”);

– Pila de huesos nº 3 (EK#2): “La parte inferior de la columna vertebral, algunas costillas y una pata trasera se encontraban en este lugar entre mechones de pelo de alce” (pág. 30).

Los estudiantes de arqueología antropológica ya habrán adivinado a dónde quiero llegar por el título de la entrada: los montones de huesos descritos por los autores parecen ser ejemplos de conjuntos de “baja utilidad”, compuestos por los restos óseos de aquellas partes de los animales que contienen relativamente poca carne. Todos los cazadores saben que las distintas partes de un animal grande tienen distintos “valores” en cuanto a su contenido en proteínas y grasa. En el caso de los cérvidos como el ciervo y el alce, las partes del animal de mayor valor (las que tienen mayor concentración de tejido comestible en relación con el hueso) son las extremidades superiores. Las cabezas, los pies, las extremidades inferiores, las costillas y la columna vertebral -los tipos de huesos descritos en las pilas óseas- contienen relativamente menos carne por unidad de volumen (y, por tanto, de peso). Cuando los cazadores-recolectores a pie (es decir, a falta de todoterrenos, motos de nieve, camionetas y otras tecnologías de transporte mecanizado utilizadas por muchos cazadores deportivos) deben elegir qué partes del animal transportar de vuelta al campamento después de una muerte, generalmente (y lógicamente) eligen las piezas de mayor utilidad. Como expectativa teórica general, descuartizarán al animal y transportarán preferentemente las extremidades superiores al campamento, dejando atrás las patas, la cabeza, la columna vertebral, etc. Por lo tanto, en general podemos esperar que los sitios de matanza/carnicería tengan altas proporciones de piezas de baja utilidad, mientras que los sitios de campamento/consumo tendrán altas proporciones de piezas de alta utilidad.

8678861_origUn ejemplo de la utilidad de las partes del cuerpo de los cérvidos. Si hay que elegir qué partes del animal transportar y comer, serán las extremidades superiores.

Lewis Binford, un auténtico gigante de la arqueología de finales del siglo XX, fue uno de los pioneros en el uso de índices de utilidad de las partes del cuerpo como ayuda para comprender las relaciones entre los comportamientos humanos de caza y carroñeo y los conjuntos óseos resultantes. Basándose en parte en datos etnoarqueológicos recogidos entre los nunamiut (he aquí una descripción informal de ese trabajo), Binford se opuso a principios de la década de 1980 a la interpretación predominante de las acumulaciones de huesos de carnicería del Paleolítico inferior (es decir, de 1.8 millones de años de antigüedad) como producto del comportamiento cazador humano, cuestionando enérgicamente la idea de que la caza mayor fuera un componente clave de la evolución humana temprana. Binford observó que en los inventarios óseos publicados de yacimientos como FLK-Zinj, en la garganta de Olduvai, predominaban las cabezas y los huesos de las extremidades inferiores, lo que sugiere que los homínidos sólo tuvieron acceso a los cadáveres cuando ya no quedaban partes de “gran utilidad”. Si los humanos habían cazado a los animales (y por tanto habían tenido acceso a los cadáveres antes que los leones, las hienas y los buitres), ¿dónde estaban todos los huesos de las extremidades que habrían sido transportados junto con los cortes de carne escogidos?

La contribución de Binford fue el principio, y no el final, del “debate entre caza y carroñeo”, que continúa hasta nuestros días (por ejemplo, aquí hay un artículo de acceso abierto de 2013). Ha sido increíblemente productivo en términos de desarrollo de nueva teoría y nuevas líneas de evidencia, y es uno de los mejores ejemplos de los ciclos inductivo-deductivo que conozco en la ciencia arqueológica. Sin escribir un libro sobre los vericuetos de la historia del debate y el punto en el que se encuentra ahora (para lo que no estaría cualificado), me limitaré a decir que me parece que un modelo de caza humana primitiva encaja mejor con las múltiples líneas de pruebas directas e indirectas que tenemos ante nosotros que un modelo de carroñeo pasivo. No todo el mundo estará de acuerdo con esta afirmación, por supuesto.

Pero volviendo a “Bigfoot”: ¿qué podría decirnos la composición de los conjuntos dominados por cabeza-pie-costilla-espina dorsal de las pilas óseas sobre los comportamientos que produjeron esos conjuntos? La ausencia de las partes más útiles me sugiere que alguien o algo se llevó las partes más carnosas. No sé mucho sobre lo que hacen los osos o los pumas con un ciervo muerto, pero dudo que lo desmiembren selectivamente y se lleven sólo las partes buenas. Eso me suena a comportamiento humano. La visión de Townsend de Bigfoot sentado en la rama de un árbol y masticando los extremos de las costillas (de baja utilidad) en el lugar de la matanza no tiene mucho sentido intuitivo si las extremidades (de alta utilidad) fueron el premio de la matanza. Los entusiastas del Bigfoot que aceptan estas pruebas, ¿argumentarían que las criaturas emplean estrategias de alimentación esencialmente humanas, transportando selectivamente partes de sus presas a una base para compartirlas con amigos y parientes? Y si los grupos de Bigfoot cazan por separado pero luego llevan partes de sus presas a algún lugar central para compartirlas (como implicaría la eliminación de las partes de mayor utilidad), ¿dónde están las densas concentraciones de huesos que producirían esos comportamientos? Por lo general, este tipo de lugares reocupados y reutilizados son mucho más fáciles de localizar que los lugares donde se producen, utilizan y abandonan las presas en periodos de tiempo muy cortos. Si podemos encontrar este tipo de yacimientos de “lugares centrales” en África desde hace 1.8 millones de años, ¿cómo es que no conocemos ninguno en las montañas Cascade? ¿Tres sitios de matanza sin huesos de gran utilidad pero ningún sitio donde se consuman las “partes buenas”? ¿Es Bigfoot realmente tan ordenado?

¿Y el comportamiento de apilamiento? Los autores (pág. 67) citan a un especialista en osos y pumas del Departamento de Pesca y Vida Silvestre del Estado de Washington (Richard Beausoleil) que dice lo siguiente:

“Para mí, los huesos parecen haber sido colocados allí por un humano (lugar de caza, lugar de cebo ilegal). Se buscaron muchas especies para explicar esto, pero en mi experiencia con carnívoros, ésta está probablemente ligada al Homo sapiens”.

De nuevo, no soy experto en osos y pumas, así que parece razonable dar cierto peso a la opinión de alguien que sí lo es. Para mí es lógico que una persona que intentara utilizar partes de un cadáver para atraer carnívoros utilizara colecciones de partes de escasa utilidad (cabezas, patas, espinas dorsales) para hacer el trabajo en lugar de cortes de carne de primera calidad. La presencia de partes de al menos dos ciervos diferentes (basándose en la presencia de dos cabezas de ciervo) en el primer yacimiento descrito por Townsend me sugiere que las partes de ciervo fueron transportadas al yacimiento en lugar de ser matadas allí. Tal vez las costillas fueron transportadas en una bolsa y arrojadas a un montón por quien estuviera preparando el cebo, si es que eso fue lo que ocurrió. Tal vez los cráneos fueron dañados a propósito en un intento de aumentar el olor de los cerebros podridos – diablos, no lo sé.

¿Y qué hay de las marcas de dientes reportadas? Esta es una parte del informe que aún no he considerado en detalle. Me sorprendería descubrir que las marcas de dientes no pudieran atribuirse razonablemente a carnívoros no humanos (quizá de más de un tipo). Pero me reservaré los comentarios al respecto hasta que lea detenidamente su análisis.

En resumen, se nos dice que los montones de huesos son el resultado de hechos aislados: un Bigfoot que mata a un ciervo (o dos), se sienta y deposita las costillas en un montón, una tras otra mientras come. Pero es fácil imaginar una hipótesis alternativa (el uso selectivo de partes sobrantes, de escasa utilidad, en montones de cebo para la caza ilegal) que también parece explicar muchos de los hechos presentados por los autores. Si esas hipótesis alternativas se concretaran, sería posible desarrollar expectativas de prueba críticas que pudieran falsar una u otra. No creo que se nos dé suficiente información para juzgar en qué momento de la secuencia de carnicería y deposición se masticaron los huesos: ¿antes de ser “apilados”? ¿después? ¿Las mordeduras se produjeron alrededor del momento de la muerte o más tarde? ¿Hay marcas de corte en alguno de los huesos que demuestren que se utilizaron herramientas para desarticular los cadáveres? ¿Hay marcas de mordiscos en algún hueso que no esté en la “pila”? Como muestra el “relato del descubrimiento” que he citado antes, la suposición de que la matanza, el mordisco y el apilamiento se produjeron casi al mismo tiempo parece haber estado arraigada en el pensamiento de Townsend sobre estos yacimientos desde el momento del descubrimiento. Descartar esa suposición y considerar la formación de los yacimientos como un conjunto de preguntas analíticas (que, hay que admitir, puede que no sea posible abordar satisfactoriamente con la información que reportan) puede dar como resultado una respuesta más simple que “Bigfoot”.

Tengo curiosidad por saber por qué la comunidad Bigfoot no parece entusiasmarse con este trabajo. ¿Alguien quiere opinar?

https://www.andywhiteanthropology.com/blog/bigfoot-bone-stacks-and-binfords-body-part-utility-indices

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.