Phoenix, Long Beach y las bengalas

A propósito de las bengalas

El día de ayer comentaba en la lista Anomalist sobre el video que aparece en la parte inferior de este post. Preguntaba si pudiera tratarse de una bengala. El caso es interesante porque navega entre dos clásicos de la ufología mundial.

Por un lado esta el de los ovnis de Campeche captados por una cámara FLIR. Este objeto fue filmado con una cámara FLIR desde un helicoptero de la policía de Long Beach, California, el 25 de diciembre del 2004. En el caso mexicano no hay duda de que se trató de las plataformas de petróleo localizadas en la Sonda de Campeche. En el caso americano parece ser una bengala.

Por el otro tenemos el caso de las Luces de Phoenix. Hace algunos años Martín Fragoso (Las patillas de asimov) me comentaba que el origen era una serie de pruebas realizadas en la Base Aérea localizada detrás de los montes donde se ven las bengalas (lo ovnis, para los ufólogos). Pero porqué parecen estáticas en el cielo y porqué (aparentemente) duran mucho tiempo.

La razón es que estas bengalas son lanzadas en paracaídas y pueden llegar a durar unos 5 minutos. Las especificaciones de las LUU-2B/B dicen

Peso: 30 libras (13.6 kilogramos)

Longitud: 36 pulg. (91.4 centímetros)

Diámetro: 4.87 pulg. (12.4 centímetros)

Salida de luz: 1,800,000 candelas, 1,600,000 candelas

Tiempo de ignición: 240 seg/300 seg

Taza de descenso: 8.3 ft/seg (2.5 m/seg)

Usuario: U.S. Navy/Air Force/International

Bengala LUU-2

La bengala LUU-2 de alta intensidad de iluminación desplegable en el aire se utiliza para iluminar blancos. La bengala LUU-2B tiene una taza de luminosidad de la salida de luz de 1.8 x 10(6) candelas y a 1.000 pies de altura ilumina un círculo de tierra de 500 metros a 5 lux. La LUU-2 se almacena en una vaina o un bote y es desplegada por eyección. El mecanismo tiene un contador de tiempo que despliega el paracaídas y enciende la bengala. La bengala quema el magnesio a altas temperaturas y emite una luz blanca intensamente brillante. El cilindro de aluminio, que contiene la bengala, también se puede consumir, produciendo una luz naranja. La bengala LUU-2 aumenta la capacidad de un piloto de ver blancos mientras usa anteojos de visión nocturna. Con la introducción del A-10 Warthog Night Vision, tales bengalas no se usan tan frecuente como en el pasado ya que proporcionan demasiada luz para los anteojos muy sensibles. Las bengalas se queman en tazas desiguales y por lo tanto fluctúan en brillo.

La LUU-2 tiene un tiempo de consumo de aproximadamente 5 minutos mientras está suspendida de un paracaídas. La vela pirotécnica consume la cubierta de la bengala, reduciendo el peso de la misma que a su vez retarda la taza de caída durante los últimos 2 minutos de tiempo de quemado. Cuando se enciende la bengala se dispara un perno explosivo, lanzando un cable del paracaídas que hace que se colapse el paracaídas. Mientras las bengalas sin incendiar que caen de grandes alturas pueden ser peligrosas, las bengalas quemadas son mucho menos peligrosas puesto que se diseñan para consumirse durante la caída (incluso se quema la cubierta de aluminio).

La bengala LUU-2B/B es la última de una serie de bengalas para iluminar introducidas por Thiokol para misiones de iluminación y rescate nocturnos. Diseñadas como bengalas multi servicio para las fuerzas militares de Estados Unidos, la LUU-2B/B incorpora mejoras y modificaciones que realzan su funcionamiento y confiabilidad. La LUU-2B/B ha sido seleccionada en cerca de 30 países extranjeros para aviones de despliegue de iluminación.

La bengala LUU-2B/B es compatible con todos los sistemas estándar para lanzar bengalas usados en helicópteros, aviones de carga, y aviones de combate. Puede desplegarse de un avión de carga LAU-74, de racks montados en las alas del avión, y de lanzadores de las series SUU-25, 42, y 44. También puede ser lanzada a mano del avión. Desarrollada para ajustarse a los requisitos militares más rigurosos de los E.U. para la seguridad y confiabilidad operacionales, la LUU-2B/B utiliza diseños avanzados y materiales y conceptos derivados de la tecnología aeroespacial. La LUU-2B/B es aceptada por la Marina para usarla en aviones.

Tenemos pues otra fuente de confusión ovni de la que hay que estar muy pendiente.

Un pensamiento en “Phoenix, Long Beach y las bengalas”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.