En aldeas de Nueva Guinea asesinan a todos los bebés varones

Las dos aldeas donde las madres, durante diez años, han matado a todos los bebés varones

Por Richard Shears

28 de noviembre 2008

Papua La selva de Papua Nueva Guinea ha mostrado uno de sus más oscuros secretos – la masacre sistemática de todos los bebés varones nacidos en dos aldeas, para evitar futuros enfrentamientos tribales.

Prácticamente barriendo con la “población de sexo masculino”, las mujeres de la tribu esperan poder evitar en el futuro las mortales guerras con arco y flecha entre los dos pueblos.

“Los bebés se hacen hombres y los hombres se convierten en guerreros”, dijo Rona Luke, una mujer del pueblo que está asistiendo a una reunión especial de “paz y reconciliación” en la aldea montañosa de Goroka.

Masacre: Es en las tierras altas al oriente de Papua Nueva Guinea, donde se afirma que las mujeres, en dos aldeas, han matado a todos sus hijos varones durante una década para impedir las guerras tribales.

“Es a causa de la terrible lucha, que ha traído muerte y destrucción a nuestros pueblos durante los últimos 20 años, que todas las mujeres se han puesto de acuerdo para que todos los bebés varones recién nacidos sean asesinados”, dijo la señora Luke.

“Las mujeres ya están hartas de los conflictos tribales de los hombres que sólo les ha traído miseria”.

La sensacional declaración recuerda la historia bíblica del faraón del Antiguo Testamento que ordenó que todas las parteras mataran a los niños israelitas porque quería asegurar que nunca fueran lo suficientemente grandes para luchar en un ejército contra los egipcios.

La señora Lucas dice que las mujeres de las aldeas acordaron que si dejaban de producir hombres, permitiendo sobrevivir sólo a las bebés mujeres, se reduciría la población de niños en sus tribus y en el futuro no habría hombres para luchar.

Residente de la aldea Agibu, la señora Luke dijo que no sabía cuántos bebés varones fueron asesinados, pero había sucedido a todos los varones durante un periodo de 10 años – y sugirió que seguiría ocurriendo.

Bañada en lágrimas agregó: “Es un crimen terrible, insoportable, pero las mujeres tenían que hacerlo.

“Las mujeres se han visto obligadas a esto ya que es el único medio que tienen a su disposición, como mujeres, para poner fin a las luchas tribales”.

Confirmando las escandalosas afirmaciones de infanticidio, la señora Kipiyona Belas de la aldea rival de Amosa, le dijo a un diario que es difícil conseguir alimentos para sus familias porque los maridos estaban luchando con otras tribus con arcos, flechas y lanzas.

A menudo los hombres no vuelven, después de haber sido asesinados en el “campo de batalla”, por lo general un claro en la selva.

Ahora, con la ayuda del Ejército de Salvación y la iniciativa del pastor local Michael Hemuno, las mujeres tribales esperan que pueda terminar la masacre de los bebés y los hombres que siguen siendo guerreros depongan sus armas y hablen de paz.

“Estamos tratando de llegar a vivir en paz y poner fin a todas las muertes de jóvenes y viejos”, dijo el Pastor Hemuno.

Las luchas tribales en la región de Gimi, en la sierra oriental del país, han estado sucediendo desde 1986, muchos de los enfrentamientos se derivan de acusaciones de brujería.

Las tribus de Papua Nueva Guinea, que se visten de guerreros con pintura y adornos de pluma para ocasiones especiales, son fuertes creyentes en la brujería y con frecuencia culpan a sus enemigos de asesinar a través de la brujería.

http://www.dailymail.co.uk/news/worldnews/article-1090131/The-villages-mothers-killed-EVERY-baby-born-boy-years.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.