Ahora todos somos teóricos de la conspiración

Ahora todos somos teóricos de la conspiración – incluso nuestros señores lagarto cambiantes de forma

The Conversation

10 de noviembre 2014

Scared-Suspecting-Man-Wearing-A-Foil-Hat-Against-Dark-Stormy-Sky-Shutterstock-800x430”Hombre asustado vistiendo un sombrero de papel de aluminio contra cielo oscuro y tormentoso” (Shutterstock)

Si bien es tentador desestimar a los teóricos de la conspiración como nada más que una loca minoría, en un creciente rango de temas contemporáneos, de hecho, constituyen una mayoría fuerte y ruidosa.

Considere los casi cuatro de cada cinco ciudadanos estadounidenses que piensan que el gobierno mantiene silencio sobre la información salaz sobre los ovnis. O la cuarta parte de la población del Reino Unido que creen que la princesa Diana fue asesinada.

Luego está el grupo político estadounidense Reptilian Resistance (RR) Movement United. Junto a su nada excepcional agenda activista social, mayormente conservadora, que es una violenta declaración de guerra contra el mal, los híbridos-reptil extraterrestre que supuestamente se han infiltrado en los niveles más altos del gobierno.

Pero lo más sorprendente de RR no es su pretensión extraña de que estamos en medio de una invasión de lagartos súper malos, sino que la afirmación ha ganado tanta tracción y generado tantos comentarios en la esfera pública.

A principios de 2013, RR recibió cobertura mediática internacional después de su publicación que afirmaba que era la prueba de video de alta definición de que un agregado de seguridad del presidente Barack Obama era un humanoide alienígena que cambia de forma.

Al parecer, uno de los espías del Servicio Secreto de Obama cambio de forma a un humanoide durante el discurso del Presidente en la Conferencia sionista AIPAC 2012.

Incluso la Casa Blanca tuvo a bien hacer comentarios. En una entrevista con la Wired magazine, Caitlin Hayden del Consejo de Seguridad Nacional confesó que guardaespaldas alienígenas eran demasiado caros en una época de recortes presupuestarios:

No puedo confirmar las afirmaciones hechas en este video, pero cualquier presunto programa para proteger al presidente con alienígenas o robots probablemente tendría que reducirse o eliminarse. Yo los remito al Servicio Secreto o al Área 51 para más detalles.

A pesar de que el tono de burla de Hayden (esperemos no reptiliana), pensamos que de hecho una invasión está en marcha: no de reptiles con ambiciones políticas, sino del discurso de la teoría de la conspiración.

Este discurso se divide en dos categorías:

1) Afirmaciones, como las de RR, de que las fuerzas nefastas están conspirando para hacernos daño

2) Afirmaciones que reprimen a los productores de las afirmaciones antes mencionadas por ser teóricos de la conspiración.

En nuestra opinión, aunque por razones diferentes, las dos categorías del discurso son potencialmente problemáticas.

Algunos ejemplos del primer tipo de discurso – el asesinato de Kennedy fue un encubrimiento, el 9/11 fue un trabajo interno, Obama es un cripto musulmán, etcétera – son decididamente sociopolíticos.

Otros son más difíciles de clasificar: la fuente Wingdings contiene mensajes “kill kill”, los dentistas están deslizando microondas en nuestros dientes, Kentucky Fried Chicken es parte de un complot del Ku Klux Klan para hacer impotentes a los hombres negros, y así sucesivamente.

Detractores de la teoría de la conspiración

El segundo tipo de discurso de la teoría de la conspiración es producido por los llamados detractores: los que tratan de refutar y desacreditar las teorías de la conspiración y sus productores.

Tome al profesor de pensamiento crítico Peter Ellerton, quien afirmó recientemente en The Conversation que cualquiera que niega la ciencia del cambio climático es – ipso facto – un teórico de la conspiración. Él argumenta de manera más general que los teóricos de la conspiración rechazan la ciencia y son irracionales y están engañados.

Mientras pensamos que Ellerton hace observaciones útiles acerca de los fundamentos del pensamiento de la conspiración y las dificultades de derrocar a la “lógica férrea” de las teorías de la conspiración, nuestros puntos de vista difieren de los suyos en varias formas. No porque dudemos de la validez de la ciencia del cambio climático – pensamos que la ciencia es eminentemente sólida – sino debido a la forma poco útil que utiliza el término “teorías de la conspiración”.

Después de todo, alguien podría dudar de la ciencia del cambio climático por numerosos motivos no relacionados con la teoría de la conspiración. Por ejemplo, puede ser que entienden la ciencia mal, podrían ser unos de los (muy, muy) pocos científicos que evalúan los datos de manera diferente a la del consenso, y así sucesivamente.

xp5rpf47-1415321299¿Es la negación del cambio climático una conspiración de las grandes empresas? EPA/NASA/SDO

Por otra parte, muchos activistas ambientales que apoyan la ciencia del cambio climático también podrían ser descritos como suscriptores de varias “teorías de conspiración”: que las grandes empresas se ha involucrado en estrategias secretas para negar el cambio climático y que los grandes medios están manipulando la cobertura son sólo dos ejemplos. Y no tenemos derecho para contrarrestar que estas no son “teorías conspirativas” simplemente porque son o serán un día reveladas como verdad.

Llamar “verdades” a nuestras propias creencias relacionadas con la conspiración, pero decir que las de nuestros interlocutores son “teorías conspirativas”, es en el mejor de los casos una forma graciosa de cambiar de marca, si no una instancia de petición de principio en contra de aquellos con los que no nos vemos ojo a ojo.

Como antídoto pudiéramos recordarnos a nosotros mismos que el relato convencional del ataque del 9/11 es una teoría de la conspiración – sobre terroristas que conspiraron secretamente para llevar a cabo ataques coordinados contra Nueva York y Washington – a pesar de que por lo general no está etiquetado como tal.

Ellerton parece estar tratando de desacreditar a los escépticos del cambio climático por endosar una denominación que la mayoría encuentra embarazosa. Llamar a alguien un “teórico de la conspiración” no es un acto de denominación neutra dada la asociación del término con la paranoia, pensamiento loco y modas de sombreros de papel de estaño.

El uso fácil de Ellerton de “teórico de la conspiración” como peyorativo – junto a su posicionamiento de la ciencia en oposición a la teoría de la conspiración – también implica que las teorías de la conspiración sólo circulan en un sector en particular no racional, no científico y engañado de la comunidad.

Pero, como se mencionó anteriormente, el pensamiento conspiracionista se puede encontrar en porcentajes asombrosamente grandes de la población.

La naturaleza no partidista de las teorías de la conspiración

Mientras que la sabiduría común dice que la teoría de la conspiración se genera casi exclusivamente por los de la derecha política, esto no es un estilo cognitivo o explicativo propio de cualquier filiación política: las narrativas conspirativas atraen numerosos defensores de todos los lados de la política, y entre ambos grupos sociales progresista y conservador.

Dada la amenaza que ha planteado la “birther” campaign a los demócratas norteamericanos, por ejemplo, es interesante observar que las denuncias originales sobre la ciudadanía de Obama fueron planteadas en el anonimato por los partidarios de Hillary Clinton durante las primarias presidenciales en la primavera de 2008.

bmwc9pnn-1415320906La campaña “birther” era una teoría de la conspiración de que el Sr. Obama, cuyo padre era de Kenia, no nació en los EE.UU. y no era elegible para ser presidente. EPA/Aude Guerrucci/POOL

Estas observaciones no pretenden sugerir afiliaciones partidistas son completamente irrelevantes al considerar las teorías de conspiración. En 2013, Public Policy Polling mostró que mientras que sólo el 12% de los estadounidenses que votaron a los demócratas creen que el calentamiento global era un engaño, la cifra fue de 61% entre los que votaron por los republicanos.

Por otro lado, más demócratas creían que el gobierno de Estados Unidos permitió que sucediera el9/11, que la CIA circuló crack a las ciudades del interior, y que el alunizaje era falso. (La cuestión de la existencia extraterrestre se dividió uniformemente.)

La lección aquí no es tanto que la pertenencia a un electorado particular hace susceptible a una teoría de la conspiración, sino que tiende a predecir qué conspiraciones serán atractivas para uno.

La “rectitud” de las teorías de la conspiración

En otro lugar hemos examinado con mayor detalle los atractivos de, y la explicaciones de ramificaciones del número extraordinariamente grande de las teorías de conspiración que circulan actualmente en el discurso público.

Aquí, simplemente deseamos hacer hincapié en que, para comprender mejor el pensamiento de la conspiración haríamos bien en pensar dos veces antes de gritar “!teórico de la conspiración!” a aquellos cuyas creencias y explicaciones (conspiracionista o no) no se alinean con las nuestras.

Llamarlos así tiene el potencial para silenciar la expresión de auténticas preocupaciones de la gente y también promueve un punto muerto – o escalada mimética de antagonismo – entre las partes a debatir en lugar de fomentar la investigación y el diálogo.

La incorporación de la perspectiva de la teoría de la conspiración en el discurso público no es simplemente una cuestión de contenido loco sino de una orientación epistemológica cuyas características incluyen la duda, el escepticismo y la investigación DIY.

A pesar del contenido proposicional extravagante de muchas teorías de la conspiración, hay una razonabilidad – incluso una rectitud – en algunos aspectos de los modos de razonamiento conspiracionista. Incluso se podría describir como una continuación de idiosincrásica – en lugar de una ruptura – de los ideales de racionalidad asociados con la Ilustración.

Como tal, la verdad incómoda en este escenario particular es que lo que a menudo se clasifica como “teoría de la conspiración” no es más que el pasatiempo de la resistencias reptil ensayando el apocalipsis. Más bien, es mucho más cerca de lo que, en otros contextos, simplemente llamaríamos “retórica política”.

Ya sea o no que es una causa de preocupación depende de nuestra visión de lo que debe involucrar la discusión política. Por lo menos, deberían preocuparse nuestros señores lagarto.

Por Emma A. Jane y Chris Fleming, de la Universidad de Western Sydney

Modern Conspiracy: The Importance of Being Paranoid (2014) by Emma A. Jane and Chris Fleming es publicado por Bloomsbury.

http://www.rawstory.com/rs/2014/11/were-all-conspiracy-theorists-now-even-our-shapeshifting-lizard-overlords/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.