Bólido sobre Canadá

Las luces en el cielo no eran ovnis después de todo

Se dice que una roca del espacio es probablemente la culpable

Heather Vandermeer

GUELPH

Así que, resulta que no eran marcianitos verdes después de todo.

Una luz brillante que cruzó ardiendo los cielos locales temprano por la tarde del domingo y generó muchos chismes sobre ovnis, era un pedazo de roca o chatarra espacial probablemente no más grande que una pelota de golf, dijo Chris Rutkowski, autor e investigador de ovnis.

«El objeto era lo que llamamos en astronomía un bólido. Este bólido particular estaba entre el tamaño de un grano y una pelota de golf», dijo Rutkowski.

A pesar de que varios testigos locales reportaron que el meteorito aparentemente estaba a baja altura, Rutkowski dijo que por lo menos estaba a 50 kilómetros sobre la tierra y se desintegró sobre la atmósfera lejos del suelo.

Los avistamientos de este viajero ardiente fueron reportados justo en regiones al norte de Toronto, hasta el sur de Ontario, y en partes de los estados de Michigan y de Nueva York, dijo Rutkowski, que vive en Winnipeg.

En el condado de Wellington y Guelph, los testigos vieron una brillante luz atravesar el cielo, algo similar a una estrella fugaz, escupiendo chispas antes de desaparecer. El show de luces ocurrió alrededor de las 8 P.M.

Kelly Rutherford de Guelph describió con temor su experiencia de cinco segundos.

«Mi primera reacción fue que algo se quemaba en el cielo, y por la dirección que llevaba no podía decir que no fueran fuegos artificiales», dijo.

Rutherford había estado parada en su coche en la esquina del camino de Woodlawn y la calle de Woolwich cuando ella y su hija Cierra miraban hacia el cielo para ver lo que ella describió como «una gran bola de fuego blanca dirigiéndose hacia la tierra, cerca de tres veces el tamaño de los fuegos artificiales que encontrarías en un almacén.

«Leo un artículo referente a que Venus causó las luces en el cielo, pero a menos que Venus sea enorme y se mueva muy rápidamente, no pienso que fuera él», dijo Rutherford.

Harriet Bradley, también de Guelph, informó haber visto un «un tipo de bola de fuego» cruzando el cielo a través de su ventana de la sala de estar. Venía del noreste y se dirigió el sudoeste.

«Iba tan rápido que pensé que golpearía algo», dijo Bradley.

Profesora jubilada de ciencia, Bradley dijo que parecía similar a una estrella fugaz, excepto que muy cercana, y concluyo que ella creía que era un meteorito.

Rutkowski explicó que un bólido descendiendo en la atmósfera puede causar chispas, tales como los testigos vieron la tarde del domingo, cuando se desintegra.

«Los bólidos son relativamente comunes, con aproximadamente tres avistamientos al año en Canadá», dijo Rutkowski, agregando que golpean raramente el planeta antes de su desintegración.

http://www.guelphmercury.com/NASApp/cs/ContentServer?pagename=mercury/Layout/Article_Type1&c=Article&cid=1173785379834&call_pageid=1050067726078&col=1050421501457

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.