Encuentros cercanos con meteoritos

Ningún ovni, pero sí un par de encuentros cercanos con meteoritos

Good Morning Tri-State

La historia del ovni en el Courier & Press del miércoles me recordó los visitantes del espacio exterior que he visto dos veces en mi vida.

El primer incidente ocurrió hace más de una década. Mi esposa y yo nos dirigíamos al oeste sobre la avenida Pollack después de dejar el camino de Green River. Era mediodía, y el clima era soleado. Charlábamos como cualquier pareja cuando repentinamente (¿podría suceder de otra manera?) un objeto volando bajo, moviéndose desde el norte al sur, cruzó a través del cielo directamente delante de nuestra visión.

Estaba cerca. Era grande. Estaba en llamas y arrastraba una cauda.

Desde ese tiempo, mi foto mental del meteorito se ha descolorado de alta definición a algo relacionado con el Technicolor. Mi imaginación ha intentado mantener la memoria unida, pero en el proceso pudo haber acentuado algunos puntos y dejado otros decolorarse.

Es decir, recuerdo que la bola de fuego parecía estar en la intersección siguiente y posiblemente más cerca. La trayectoria fue hacia abajo, pero solamente a un ángulo muy leve como un aeroplano en los segundos antes de aterrizar. Las llamas brillantes que consumían la roca y salían detrás de ella eran verdes y naranja.

Y nos dejó a Martha y a mí mudos durante los siguientes segundos hasta que pregunté, «¿viste eso?»

Casi dudé de mis ojos.

Pero la vista se había grabado en mi conciencia como un flash imprimiendo una imagen fantasma en el ojo.

Ella lo había visto, afirmó, y yo sabía que lo había visto porque, además de ser una persona veraz, ella sabía de lo que hablaba.

Sólo tenía que virar a la izquierda y conducir al sur en busca de un cráter humeante, pero mi esposa más práctica me convenció que de que a la velocidad y el ángulo en que la bola de fuego viajaba, habría podido aterrizar en cualquier parte de Kentucky.

En cuanto al segundo incidente, sucedió unos años después del primer acontecimiento una noche mientras regresaba a casa del trabajo. Acababa de dar vuelta en la calle Walnut Street hacia mi calle cuando una bola de fuego similar a la primera, pero volando más arriba y aparentemente más lejos, relampagueo sobre los árboles dirigiéndose al oeste.

Era verano, pero aún no era la época de fuegos artificiales. Manteniendo mis ojos en el cielo, apagué la radio y continué por la calzada. Paré mi coche miré y escuché.

Supuse que nadie jugaría a lanzar fuegos artificiales lanzando solamente un cohete. Pero no oí ningún estallido o silbido. Y no vi ningún rastro de llamas.

Así que lo marqué como el meteorito número dos.

Para los que esperaban un avistamiento ovni de mí, no tengo ninguno. Pero uno de mis vecinos, que ya no vive en Evansville, una vez que me contó que estaba en su patio trasero una noche cuando apareció directamente arriba un objeto triangular enorme bordeado con luces, y se movía lentamente sobre las copas de los árboles sin sonido hasta que desapareció de la vista.

¿Le creo? No lo sé. Él siempre me pareció normal.

Mark Coomer

http://www.courierpress.com/news/2007/mar/09/no-ufos-but-a-pair-of-close-meteor-encounters/

4 pensamientos en “Encuentros cercanos con meteoritos”

  1. loa ovnis viene en afan de muerte, jajajajaja.
    solo un disparo de eelos y salimos del mapa terrestre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.