Los fraudes periodísticos del siglo diecinueve

“¿Has oído hablar del bisonte de la Luna?”

Por Lynda Walsh

Cómo Twain y otros escritores hicieron elegantes bromas contra la ciencia del siglo diecinueve.

Era septiembre de 1880, y el famoso paleontólogo americano Edward Drinker Cope estaba en Arizona, cavando furiosamente por fósiles en una carrera para ser el primero en probar la evolución darvinista. Así que cuando alguien le mostró a Cope una vieja copia del Territorial Enterprise de la ciudad de Virginia, Nevada, reportando el asombroso descubrimiento de un “cocodrilo de la montaña”, él tomó inmediatamente pluma y papel. “Si los informes fuesen ciertos, Cope escribió al Enterprise, ¿sería demasiado pedir que el cráneo, la piel, y los pies, “aunque estuvieran sucios y quebrados”, le fueran enviados por correo rápidamente?

Leyendo esta carta varias semanas más tarde en las oficinas de Territorial Enterprise, Dan De Quille (pseudónimo de William Wright), el autor del informe del cocodrilo, probablemente se rió entre dientes – la historia entera era una fabricación.

Dan De Quille no era el único periodista en inventar noticias de ciencia en el siglo diecinueve, aunque él fue el más prolífico, con por lo menos 13 informes de ciencia falsos en su haber. Entre 1835-1880, escritores famosos incluyendo Mark Twain y Edgar Allan Poe publicaron docenas de bromas en periódicos americanos, muchas de ellas sobre descubrimientos en zoología, paleontología, y medicina.

La tendencia comenzó con el Gran Fraude de la Luna de Richard Adams Locke, la cual era tanto astronómica (en todo el sentido de la palabra) como biológica. Locke reportó que el astrónomo J.F.W. Herschel había reflejado exitosamente la superficie de la Luna con su telescopio nuevo en Ciudad del Cabo, Sudáfrica. Todo esto era verdad, pero Locke embelleció los resultados de Herschel, divulgando que había hombres-murciélago y bisontes-lunares pastando alrededor de los oasis llenos de amapolas. Nueva York estuvo alborotado por semanas mientras que los ciudadanos discutían la verdad de los informes – un rumor persistente en este tiempo fue que un grupo de Bautistas comenzó a colectar dinero para enviar a misioneros a la Luna para salvar a los pobres y sucios hombres-murciélago. Herschel tomó todo con buen humor.

Mark Twain, que trabajó con Dan De Quille en el Enterprise, escribió una broma sobre un Hombre Petrificado que fue reimpresa extensamente en el oeste. Otra broma de De Quille contaba el cuento de un hombre que se calcificó del interior hacia fuera bebiendo demasiada agua dura.

¿Por qué los escritores tales como Poe y Twain engañaron a miles de lectores con historias inventadas de ciencia? A mediados del siglo diecinueve, los científicos tales como Louis Pasteur y Charles Darwin ayudaron a cambiar a los americanos para que aprendieran la verdad sobre su universo – lejos de predicadores, de poetas, y de filósofos, y hacia científicos. Los escritores como Poe y Twain lucharon contra esto que percibían como ataque con tácticas de guerrilla, explotando la confianza sin pensar de los lectores en la ciencia y la fascinación con las historias falsas que leyeron justo como algo verdadero. Una vez que atrapaban a los lectores, los escritores revelaron sus bromas, usando estrategias que iban de las sutiles pistas textuales de Twain a la revelación borracha de Poe de su Fraude del globo en las escaleras del New York Sun seis horas después de que salió de las prensas. ¿Si no sabes bastante sobre ciencia para identificar un informe falso de un verdadero, ellos razonaban, cómo puedes estar tan seguro de que los científicos te están diciendo la verdad?

Al final, estas bromas de los medios no inhibieron perceptiblemente el progreso de la ciencia porque fueron escritas por inadaptados que se propusieron lanzar una crítica social – una crítica de culpabilidad así como una crítica del poder de la ciencia en la cultura americana. Sin embargo, las bromas de los medios del siglo diecinueve son un recordatorio de que todos consumimos noticias de ciencia a través del filtro de nuestros propios valores, creencias, y suposiciones.

http://www.the-scientist.com/news/home/52922/

Un pensamiento en “Los fraudes periodísticos del siglo diecinueve”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.