Basurero espacial

Este ensayo fotográfico de Grim Meathook Future por Jonas Bendiksen, muestra un Basurero Espacial en Altai, Kazakhstan, Rusia.

Los aldeanos han estado colectando los desechos de naves espaciales Soyuz. La aldea se encuentra muy cerca de la zona de lanzamiento y en la trayectoria de los cohetes. No es rara la caída de tanques de combustible así como de los motores principales.

Los aldeanos ya están acostumbrados y algunos, incluso, han hecho negocio con la chatarra vendiéndola como «fierro viejo». Pero este «fierro viejo» en realidad es una aleación con alta concentración de titanio, de un valor muy superior a las pocas monedas que obtienen cortando las placas de metal.

Los propergoles (combustibles y comburentes) utilizados en los cohetes son una mezcla compleja de ácido nítrico, peróxidos de nitrógeno, ozono, balistita (nitroglicerina y nitrocelulosa), alcoholes, hidracina, cordita (nitrocelulosa, nitroglicerina y vaselina), hidrógeno líquido, percloratos de amonio o de potasio, nitroparafinas, etc. Todos ellos son altamente contaminantes. Los ecologistas temen por el futuro de la región debido al combustible tóxico del cohete.

Han muerto envenenados hatos completos de vacas y borregos, por los residuos del combustible. Los suelos y aguas ya están contaminados.

Si trasladamos todos estos elementos a los Estados Unidos en la década de los sesenta, setenta y ochenta, nos encontraremos con extrañas luces en el cielo volando a velocidades increíbles. Reportes de ovnis y testigos con fotografías de luces nocturnas volando a gran altitud.

Noticias de caídas de objetos y de equipos de militares y de la NASA que rápidamente acordonaban la región llevándose los restos bajo las más estrictas normas de seguridad.

De pronto, aparecen animales muertos. Algunos de ellos mutilados por los carroñeros. Otros, aparentemente, recuperados o mutilados por escuadrones transportados en misteriosos helicópteros negros.

Desarrollo de proyectos secretos como el Moon Dust, para recuperar chatarra espacial, según la NASA y los militares; o para recuperar platos voladores, según los ufólogos.

Mientras tanto la Fuerza Aérea y la NASA dicen desconocer el asunto. Los ufólogos afirman que hay un cover-up.

El armado del rompecabezas que nos ha mostrado la ufología dice que naves extraterrestres volando sobre la Tierra han sufrido desperfectos debido a los cuales han caído a la Tierra.

Un comando de asalto especial, bajo el proyecto Moon Dust, se ha encargado de recuperar esas naves presentándose a las pocas horas del incidente e intimidando a los testigos.

El gobierno de los Estados Unidos ha firmado un pacto con los alienígenas para que, a cambio de que se les permita mutilar nuestros animales y abducir algunos seres humanos, se obtenga tecnología y se les enseñe a navegar los platos voladores recuperados.

A los extraterrestres se les han otorgado bases ocultas y subterráneas, como la de Dulce en Nuevo México, en donde los reticulianos pueden hacer sus licuados de las viseras extraídas a las vacas, que luego se untan por todo el cuerpo para alimentarse (de postre se toman una nieve de fresa).

Pero la historia puede ser bien diferente. Las luces en el cielo no son más que misiones espaciales. Los testigos ven y fotografían los cohetes de estas misiones. Las diferentes etapas de los cohetes finalmente caen del cielo generando una oleada de avistamientos.

Los ovnis estrellados no son más que chatarra espacial. La Fuerza Aérea y la NASA, en efecto, recuperan los residuos espaciales y tratan de controlar la contaminación de los lugares en donde cae esta chatarra espacial. Capturan algunas vacas para comprobar el grado de contaminación. Otras mueren debido al envenenamiento por los propergoles y son mutiladas por los carroñeros.

Todo queda bajo el control de proyectos secretos.

Bueno. Me estoy viendo bastante paranoico, muy al estilo de los ufólogos. Tal vez nada de esto sea cierto.

Pero, siguiendo esta misma línea de «razonamiento ufológico», para finalizar esta nota me gustaría lanzar un desafío a Maussan:

Demuestra que la historia no es tal y como yo la cuento (¿Entiendes el mensaje? Explíquenselo).

jwz.livejournal.com/630663.html

2 pensamientos en “Basurero espacial”

  1. Uta… va a estar en chino que Maussán te conteste. Primero que nada tendría que leer una cantidad de texto que es superior a todo lo que ha leído hasta ahora. Me temo que se le fundirían las dos neuronas que le quedan.

    Tal vez si le hacemos un resumen… pero no. Me parece que ni así lo alcanzaría a leer. Por lo menos ilustraste el texto, pero me parece que así podría llegar a conclusiones equivocadas. ¿Y si se lo explicáramos con una animación en Flash?

    Qué barbaridad, no se me ocurre nada práctico. Bueno, ya veremos. Lo primero es que Maussán se aparezca por aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.