El monstruo del Loch Ness. (Fotografías Searle)

EL MONSTRUO DE LOCH NESS: FOTOGRAFÍAS SEARLE

FOTOGRAFIAS SEARLE

Durante cinco años no se obtuvo fotografía alguna de Nessie. (En realidad hasta el momento no se ha obtenido ninguna foto auténtica de ningún animal desconocido llamado Nessie). Esta situación iba a cambiar con la llega­da a Dores, en 1969, de Eric Frank Searle, un exmilitar (capitán del ejército), comerciante londinense y un aventurero al estilo colonial. Acostumbraba que lo vieran acompañado de hermosas y jóvenes «cazadoras de monstruos»

Searle nació en Staines, Middlesex el 18 de marzo de 1921. Se unió al ejército a los 14 años, luego de salir de la secundaria. Estuvo destacado en operaciones en varios países e incluso perteneció a las S.A.S. durante un tiempo. Perdió la pierna izquierda en una misión en Palestina. En 1957 leyó el libro de Constante Whyte, More than a Legend, que es, quizás, el libro más influyente sobre el monstruo del Loch Ness que se haya escrito, y que inspiró por completo la era moderna de investigación de monstruos de los sesenta a los ochenta. Quedó fascinado y se propuso algún día ir a investigar. En 1969 renunció a su trabajo como vendedor de abarrotes en Londres y se fue al Loch Ness para hacer sus propias investigaciones viviendo en una tienda, con sus gatos, al lado de la playa cerca de Dores. Ahí vivió durante tres años. Luego se mudó al campo detrás de Boleskine House (el antiguo hogar de Aleister Crowley, que luego fuera comprado en 1970 por Jimmy Page del Led Zeppelín, admirador del mago). Searle finalmente se estableció en Lower Foyers en un trailer. Se mantenía con su pensión del ejército. Nunca se casó. Sufrió un ataque en 1998 que le dejó el lado derecho paralizado y confinado a una silla de ruedas. Murió en Fleetwood, Lancashire el 26 de marzo del 2005

Aunque obtuvo su primera fotografía el 27 de julio de 1972, ya antes había observado, en diversas ocasiones al «monstruo». Searle afirmó haber estado vigilando el lago durante unas 20,000 horas hasta que obtuvo su primera fotografía, cerca de Balachladoich Farm. El 27 de julio, como a las 14:30, observó la presencia de dos protube­rancias que se desplazaban lentamente de derecha a izquierda a una distan­cia de unos tres metros. La foto fue publicada el 1 de septiembre de ese año en el Daily Mail de Londres. Searle se convirtió en celebridad y fue aceptado en la comunidad de cazadores de monstruos. La foto muestra, en realidad, un fragmento de árbol flotando en la superficie del lago.

En agosto del mismo año obtuvo otra foto utilizando un teleobjetivo de 200 mm. Para octubre del mismo año obtuvo otras fotos de un gran objeto con dos supuestas gibas que rompía la superficie del lago. Según Searle, la más pequeña corresponde a la cabeza de Nessie, el cual supuestamente fue capta­do con las fauces abiertas. Sin embargo, los investigadores que han visto las seis fotos no han podido apreciar este detalle. Para colmo no es posi­ble apreciar ningún cambio en toda la secuencia.

En noviembre obtuvo otras tres fotos, mientras navegaba cerca del cas­tillo de Aldourie. Las fotos fueron publicadas en el Daily Mirror. Dos de ellas muestran dos gibas separadas en medio de las olas y espuma, y en la tercera se ven las dos gibas unidas al cuello.

Searle obtuvo a principios de 1973 otras cinco fotos de lo que ya iba siendo costumbre: dos gibas y un cuello. Las fotos al igual que la historia fueron publicadas en The High Land Ness.

En 1974 y 1975 tomó varias fotos más hasta casi completar las treinta. Produjo más de veinte fotos durante los setenta. Obtuvo más fotografías de Nessie que nadie más en la historia. La foto más extraordinaria fue una en la que aparecía Nessie y un ovni en la misma secuencia. Nunca dejó analizar los negativos de sus fotos y mostró un afán desmedido de lucro con su material gráfico. Con estos datos no es difícil llegar a una conclusión.

Colocó letreros alrededor de su trailer que decían The Frank Searle Loch Ness Investigation y cobraba a los turistas para visitar su exhibición, que consistía en recortes de periódico sobre él y sus fotos.

Era el cazador de monstruos más perseguido por los medios. Apareció varias veces en la televisión, a pesar de que sus fotos parecían mostrar tan sólo un tronco en el agua. Luego Searle comenzó a fotografiar a Nessie con más regularidad y la gente se comenzó a dar cuenta que sólo se trataba de trucos. Su popularidad decayó rápidamente.

Escribió un libro sobre sus investigaciones y fotos: Nessie: Seven Years in Search of the Monster, publicado en 1976.

Para mantenerse con compañía durante las largas y frías noches invernales, Searle acostumbraba poner anuncios en donde solicitaba «Girls Fridays» para que se unieran a la búsqueda.

En febrero de 1977 una admiradora belga, Lieve Peten, se le unió como su «asistente cazadora de monstruos» para ayudarle a organizar y publicar sus materiales. Searle conoció a Lieve durante unas vacaciones de verano. Luego, Searle le pidió su ayuda como asistente ya que, dijo, los turistas le robaban mucho de su tiempo para investigar al monstruo y necesitaba de una persona que hablara varios idiomas. Lieve trabajó con Searle de febrero de 1977 a marzo de 1979 Peten dejó Loch Ness en 1979, pero continuó apoyando a Searle hasta 1983. Con este apoyo Searle pudo publicar un boletín cuatrimestral de abril de 1977 a diciembre de 1983.

El escritor Nicholas Witchell fue uno de los que más contribuyeron al descrédito de Searle al criticar sus fotos en su libro The Loch Ness Story, publicado en 1975. Lo mismo hicieron Roy Mackal (The Monsters of Loch Ness, 1976), quien escribió que las fotos «no tienen ninguna conexión con grandes animales en el Loch»; Roland Binns (The Loch Ness Mystery Solved, 1983) quien dijo que las fotos «son partes de troncos flotantes»; Henry Bauer (The Enigma of Loch Ness, 1986), quien publicó diecinueve de las fotos de Searle en su capítulo «Hoaxes and Frauds»; Michael Newton (Enciclopedia of Cryptozoology, 2005) quien encontró que algunas de las fotos eran recortes de ilustraciones de dinosaurios de tarjetas postales pegadas en las fotos de Searle.

Adrian Shine, del Loch Ness Project lo criticó abiertamente convirtiéndose en el principal enemigo de Searle. El segundo libro del cazador de monstruos era un libelo dirigido a su rival.

En 1983 Shine y los miembros del LNP fueron atacados con una bomba molotov lanzada por un misterioso asaltante. Nadie salió herido pero las investigaciones que duraron dos años llevaron a sospechar de Searle. En 1985 Searle dejó abruptamente el Loch Ness y nada se supo de él durante 20 años. Algunos pensaban que había muerto.

Su excéntrica conducta inspiró el personaje de la película Loch Ness de 1995, en la que Keith Allen interpreta a un investigador de monstruos fieramente territorial. Andrew Tullis realizó un documental, The Man Who Captured Nessie, transmitido en el 2006 por Channel 4.

ContinuarỦ

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.