Obituario: José Fonseca Ferreira Neto

José Fonseca Ferreira Neto (1950-2008)

Adiós a un antropólogo de lo extraño

Fonseca El corazón de José Fonseca Ferreira Neto «“antropólogo culto, hombre generoso y buen amigo»“ dejó de latir el pasado 20 de mayo de 2008. También dejó cuatro hijos que siguen sin comprender «“ni terminan de aceptar»“ su triste y prematura desaparición. Tenía 58 años.

Con una especialización en Economía Rural por la Universidad Federal de Piauí (UFPI) y licenciado en Ciencias Sociales y Antropología por la Universidade Federal Fluminense (UFF), José Fonseca Ferreira Neto se integró en la Universidad Nacional de Brasilia (UNB) en 1977, donde obtuvo su licenciatura en Antropologia Social.

En 1984 defendió una tesis de maestría que tituló «As ciências dos mitos e o mito da ciencia» orientado por el profesor Peter Lachlan Silverwood-Cope. Son 176 páginas inéditas y sin embargo indispensables para todo aquel que pretenda conocer la historia social de una etapa liminar de la ufología brasileña.

Entre 1982 y 1983, José había realizado un jugoso relevamiento etnográfico en dos grupos ufológicos de Brasilia, el CENEU (Centro Nacional de Estudios Ufológicos), presidido por el General Alfredo Moacyr de Mendonça Uchôa (1906-1996), y CONTATO (Asociación Brasileña de Ufología Avanzada), grupo fundado por el arquitecto Luiz Gonzaga Scortecci de Paula, impulsor del Proyecto Alvorada (y quien hoy «“con el seudónimo Ben Daijih- lidera la Asociación Brasilera de Amasofía).

Durante su investigación, Ferreira Neto también participó en el III Congreso Internacional de Ufología celebrado en el Centro de Convenciones de Brasilia entre el 17 y el 21 de abril de 1983, donde conoció a muchas de las figuras centrales de la ufología de la época.

En su tesis, José recopila abundante material para describir las dimensiones de la vocación platillista. Pero también se interesa por la religión contemporánea y reflexiona sobre el impacto del prestigio de la ciencia en las nuevas creencias. «Durante un año «“escribió»“ asistí a todas las reuniones de ambos grupos; participé de sus «˜actividades académicas»™ (colóquios y seminarios) y de sus «˜trabajos de campo»™ (vigilias nocturnas en busca de «˜contactos»™) y leí la bibliografia que usan. También practiqué técnicas de meditación, ayunos y dietas diversas y todo lo que me dijeron que hiciera para facilitar los «˜contactos»™.»

Tempranamente, Fonseca Ferreira percibió que los practicantes de la religión ufológica reciclaban técnicas como la mediumnidad y recuperaban creencias de otras tradiciones esotéricas; en el grupo científico, en cambio, detectó que «se reproduce la forma de ser de la comunidad científica». La ufología, vista como sincretismo entre ciencia y religión, «permite ver la persistencia de la religión, bajo nuevas formas y representada con una simbología importada de la propia ciencia, de acuerdo con la tendencia cientificista de la ideología moderna».

Más tarde se volcó a la cátedra universitaria, interesándose en la Antropología Audiovisual. En 1995, siguió estudiando en la Universidad de Granada (España), donde actualizó su tesis en un formato más breve, inspirado en otras lecturas y experiencias, bajo el título «Nuevos credos para nuevos tiempos» para el curso Religión y Mundo Actual, dictado por el profesor Rafael Briones Gómez. De España regresó con un castellano envidiable y un estudio «“en colaboración con José Antonio González Alcantud»“ titulado «Imágenes del tiempo: Una antropología audiovisual del Albaicín de Granada».

En la Universidad de Granada «“donde finalizaba su doctorado»“ integró el Departamento de Antropología Social. En el momento de su muerte, el profesor Fonseca Ferreira era Vice Director de la Facultad de Comunicación de la Universidad Nacional de Brasilia y jefe del Departamento de Audiovisual y Publicidad de la misma Universidad.

Alejandro Agostinelli

2 pensamientos en “Obituario: José Fonseca Ferreira Neto”

  1. La partida de José, tan repentina y prematura, nos deja mas pobres. Una mente inquisidora, una actitud curiosa ante la existencia, una inmensa capacidad para dar afecto y contencion. Con los pies bien plantados en la tierra, hechos para caminar y detenerse atento ante los negocios humanos (de los cuales ninguno le era ajeno), y la mirada siempre arriba y mas allá de lo que solemos ver quienes no estamos tan dotados como él lo estuvo. Verdaderamente, quedamos mas pobres. Se nos fue un amigo entrañable y único.

  2. hoy es tres de febrero del dos mil nueve. llevo casi un año esperando verte por graná. ibas a defender, por fin, tu tesis albayzinera y me ibas a enseñar tu película. acabo de enterarme de que ya no vendrás. llevo mucho tiempo echándote de menos y ahora sé que seguiré haciendolo el resto de mi vida. te quiero, maestro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.