Ácido, irónico e injusto (el tal Noguez no tiene perdón de dios)

Este día la nota principal de Marcianitos verdes iba a ser una traducción de un artículo de Kentaro Mori sobre la criatura de Doha. Sin embargo recibimos un comentario de Antonio Choy, el magufo que afirmaba que una ramita filmada en Quives era un extraterrestre y que también dijo que un grupo de globos era una invasión de flotillas ovni (entre otras tonterías más).

Choy pone su comentario en un lugar que no le corresponde (Ahogan a una mujer en un extraño exorcismo), tal vez para “actualizarlo”. No lo se. Sin embargo publico su comentario en esta nota:

Hola Luis, te escribe el Dr. Anthony Choy desde Lima,Peru. Muchas gracias por tus comentarios acerca de mi última investigación  sobre lo que denominé “el Hombre de Quives”.

Acido, irónico  y como no injusto, pero entiendo es el papel  de todo crítico de las denominadas “seudo ciencias”.

Te envio la conferencia que acabo de sustentar en el Congreso de la República del Perú, organizado por la Asociación de Senadores y Diputados de mi pais. Es creo yo, signo de nuestro tiempo,  de que las mas importantes instituciones oficiales a nivel mundial estan asumiendo el tema de las presencia de lo que yo llamo Inteligencias Autoconcientes No Humanas en la civilización Humana. En este punto del proceso, estamos  en el tema de la denominada “desclasificación ovni en el Perú”.

Te invito a que veas el video respectivo en youtube , en http://www.youtube.com/watch?v=Mkg0nxi5exo

Importante tu labor esceptica.Insto a que continues. Un abrazo

Dr. Anthony Choy

¿Injusto? Dime por qué soy injusto. Describí tal cual sucedieron las cosas. Injusto es que engañes a la gente con esas mentiras.

Una pregunta, un comentario y una observación:

¿Quién crees que hizo el fraude del “extraterrestre de Quives”?

Si detrás de la desclasificación ovni en Perú van a estar ufólogos que se tropiezan con ramitas, entonces seguro que van a encontrar marcianitos y platos voladores de otros mundos para dar y regalar. Yo recomendaría que fueran escépticos quienes se ocupen de este trabajo, o que se haga algo parecido a lo hecho en Inglaterra.

Vigila la tierra, vigila el suelo y vigila el terreno. Cuando estés seguro de que no te vas a tropezar, entonces alza tus ojos al cielo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.