El misterio de las centellas (167)

El misterio de las centellas (167)

En Dallas, Texas en la primavera de 1943 tuvimos fuertes tormentas con relámpagos y truenos espectaculares cerca de mi casa. Mi hermana y yo buscamos refugio del ruido en la cama de nuestra madre después de que nuestro padre había ido a trabajar.

Durante una de las tormentas más severas de las que hemos sido testigos, hubo una centella que pasó a través de una ventana y flotó sobre el suelo. Era del tamaño de una ciruela y brillaba. Era de color blanco e iluminó nuestras camas.

Cambiaba de colores y hacía un ruido con leve chisporroteo. Mi madre y mi hermana también lo vieron. Duró no más de 5 a 10 segundos y desapareció en un instante haciendo un gran estruendo.

En numerosas ocasiones durante el verano de 1944 fuimos testigos de centellas en un autocinema local, entonces conocido como el Whiterock. Las bolas se movían arriba y abajo a lo largo del borde de la pantalla. Han pasado muchos años desde entonces y nunca las he vuelto a ver.

Harry Tasker

Garland, TX USA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.