El misterio de las centellas (592)

El misterio de las centellas (592)

Creo que pude haber experimentado las centellas esta mañana, viernes, 17 de febrero de 2006.

Había llovido durante la noche y estaba en el proceso de aclararse. Me di cuenta que todos los caminos estaban húmedos y los cielos parcialmente nublados.

El suceso ocurrió aproximadamente a las 8:05 AM EST. Llevaba a mi hija a la escuela en una carretera de cuatro carriles, cuando de repente una bola brillante eléctrica y destellando apareció al lado del pasajero, en la parte inferior del parabrisas. La bola era del tamaño de una pelota de baloncesto. La bola parecía rodar por el lado del pasajero de la camioneta haciendo un chasquido y silbido. Le pregunté a mi hija si ella la vio. Ella estaba sentada en la parte trasera de la camioneta y no había estado mirando la carretera, pero el ruido había llamado su atención. Ella vio que la pelota rodó destellando por el lado del pasajero de la camioneta. El período fue de aproximadamente 5 a 10 segundos.

Le dije que debimos haber sido golpeados por un rayo aunque no oí ningún trueno ni vi un relámpago en la zona. Cuando terminó le dije a mi hija que en mis 47 años de vida nunca había visto nada igual. Mi hija dijo que ella tenía un dolor de cabeza extraño. Yo experimenté hormigueo en los pies y los brazos. Las dos experimentamos un olor que equiparamos al plástico quemado. Todavía me sentía un poco nerviosa 6 horas más tarde.

La camioneta no tuvo ningún problema eléctrico y después de una inspección no pude encontrar ningún daño. Yo nunca había oído hablar de las centellas hasta que busqué en la internet para tratar de entender lo que vimos esta mañana. Si mi hija no hubiera sido testigo de este evento conmigo, me hubiera preguntado qué vio mi cerebro.

Dawn Kistner

Jefferson City, TN USA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.