Hay semejanzas (no tan) maravillosas

ESCRUTINIO

Hay semejanzas (no tan) maravillosas[1]

Juan José Morales

Dice Semejanzas, de Ricardo Palmerín, que «entre las almas y entre las rosas hay semejanzas maravillosas». Pues bien, parafraseando la letra de esa bella y famosa canción yucateca, podría decirse que entre las finanzas del gobierno del ex gobernador Andrés Granier Melo en Tabasco y las del actual gobernador de Quintana Roo, Roberto Borge Angulo, hay también semejanzas, aunque no tan maravillosas sino todo lo contrario.

En efecto, al escudriñar las finanzas del ahora merecidamente encarcelado ex mandatario tabasqueño, se encontró que la deuda real de su gobierno era mucho mayor de lo que oficialmente se había registrado ante la Secretaría de Hacienda y Crédito Público. La diferencia se debe a que, mañosamente, sólo se registraban ante esa autoridad federal las deudas contraídas por créditos obtenidos conforme a los procedimientos legales. Es decir, aquellas provenientes de créditos aprobados por la legislatura local, los cuales se garantizaban con las participaciones federales.

Así, poco antes de dejar el poder, declaró una deuda de 1 800 millones de pesos, además de ella había adeudos no registrados oficialmente que sumaban más del doble: cuatro mil millones de pesos.

Lo que hacía Granier era simplemente no pagar y dejar que las deudas crecieran. Ahora, es el gobierno de Arturo Núñez Jiménez quien deberá encarar la problemática provocada por esa enorme deuda oculta que no pasó por el congreso, no fue autorizada por los diputados, y por tanto no fue registrada ante la SHCP, y que está conformada por lo que se debe a numerosos proveedores de bienes y servicios, así como por dinero que el gobierno retuvo sin entregarlo a sus destinatarios.

clip_image002Esta versión satírica de la propaganda del alcalde electo de Cancún, Paul Carrillo, alude a su participación en el monstruoso crecimiento de la deuda de Quintana Roo, tan grande que el diario El Economista califica a la entidad como un estado en quiebra.

Pues bien, algo similar está ocurriendo en Quintana Roo. Desde tiempos del anterior mandatario, Félix González Canto, se estuvo adquiriendo deudas a corto plazo sin autorización del congreso, mismas que luego se convirtieron en créditos a largo plazo, y su sucesor, Roberto Borge, no sólo encubrió tal situación sino que continuó esa práctica. Igualmente, retrasa pagos de toda índole, incluso las raquíticas ayudas económicas que se otorgan a los ancianos que carecen de pensión alguna y de parientes que los apoyen. Se le debe a medio mundo, y «”como ya señalamos»” durante muchos meses se ha estado reteniendo a los trabajadores al servicio del estado y de los organismos descentralizados fuertes sumas por concepto de impuesto sobre la renta, cuotas del ISSSTE, pagos por préstamos de vivienda del Infonavit e incluso dinero que debe abonarse a créditos hipotecarios y de otro tipo otorgados a los trabajadores por entidades bancarias, sin que ese dinero se abone a Hacienda ni a las instituciones correspondientes. Por ello, muchos burócratas corren peligro de sufrir el embargo de sus casas y otras propiedades. Se sabe que hay también adeudos a la Comisión Federal de Electricidad por concepto de consumo de energía, y a Hacienda por retenciones de IVA y otros conceptos. Cuando se suman todos esos conceptos se llega a cantidades considerables, que se suman a la deuda oficialmente reconocida.

Aclarar esa nebulosa situación resulta muy difícil, pues el gobierno mantiene un gran hermetismo sobre su contabilidad, la cual es auditada por sus propios organismos y por un congreso dócil. Pero aun así, contando sólo lo que ha salido a la luz pública, ya desde hace tiempo se sabe que Quintana ocupa el segundo lugar nacional después de Tamaulipas por la cuantía de su deuda y el primero si se le considera en proporción al número de habitantes.

Desde luego, tal estado de cosas no puede mantenerse indefinidamente. Tarde o temprano la bomba financiera tendrá que estallar, y lo que estuvo haciendo el gobierno fue retrasar el momento de la detonación hasta después de las elecciones del pasado 7 de julio. Ahora el estallido es inminente.

Comentarios: [email protected]


[1] Publicado en los diarios Por Esto! de Yucatán y Quintana Roo. Miércoles 17 de julio de 2013

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.