¿Se acuerda de un satélite que cayó en Ijuí?

¿Se acuerda de un satélite que cayó en Ijuí?

No sabemos precisar exactamente cuánto tiempo hace que se comenzó a investigar una historia que todavía estaba muy viva en nuestra memoria: una vez cayó un satélite en el municipio de Ijuí.

Lunes, 27 de mayo 2013

Ademar Bindé

IjuiFragmento de satélite que cayó en el municipio de Ijuí en lugar y fecha aún no determinada. Pero fue entre 1959-1961. El fragmento fue llevado a la sede de Rádio Progresso por Wilson Mânica, quien en ese momento trabajaba en esta estación. Al parecer, la foto se ha tomado en frente del estudio en el momento en que el locutor Wilson Mânica describía el objeto a los oyentes, ya que lo hace frente a un micrófono que cuelga improvisadamente. Y lo hace rodeado de varias personas que muestran curiosidad por conocer el objeto extraño, ya que había gran afluencia al sitio. De izquierda a derecha, en la primera fila están Argemiro Sadi Noronha, de sombrero, Décio Barriquello (director de la radio y con su mano izquierda sobre el objeto), el locutor Wilson Mânica en el centro, con las dos manos sobre el artefacto y describiéndolo ya que está frente del micrófono improvisado y en un segundo plano, de lentes, Clóvis Alfredo Beck. Esta foto fue enviada al portal la Ijuhy.com en la mañana del lunes, 27, por el ingeniero de Décio Luiz Barriquello hijo de Décio Barriquelo, después de haber leído el texto, a petición del periodista Ademar Campos Bindé. Localizada una foto del fragmento del satélite, ahora queda por conocer la ubicación exacta de su caída en Ijuí y la fecha en que ocurrió el hecho inusual. Para ello, el periodista Bindé sigue pidiendo la colaboración de los que han tenido noticia de la caída del satélite en Ijuí.

No sabemos precisar exactamente cuánto tiempo hace que se comenzó a investigar una historia que todavía estaba muy viva en nuestra memoria: una vez cayó un satélite en el municipio de Ijuí. Más precisamente, era un fragmento de un satélite. No pienses que es nuestra invención. Esta historia es verdadera.

Así que vamos a los hechos. Recordábamos que, en su momento, sería más o menos entre los años 1959 a 1960, el periodista Wilson Mânica que en ese momento trabajaba en Radio Progreso, consiguió exponer este artefacto en la sede de la emisora. En ese entonces Radio Progreso tenía su sede arriba del edificio de la antigua Casa São Paulo, de José Lucchese, luego se instalaron, en 1962, en la Casa Genta.

Como no podía ser, cuando el hecho se hizo público por radio, muchas personas acudieron a la estación para ver el satélite. Pronto se generó una preocupación. ¿Ese fragmento contenía alguna radiactividad y esto podría causar algún tipo de contaminación en que lo tocó?

Circuló también una información de que el consulado de EE.UU. en Porto Alegre envió a alguien a recoger el objeto.

Estos son los hechos que aún se conservan en la memoria. En lo posible tratamos de reunir más información para poder hacer pública esta historia. Con Salete Mânica, viuda de Wilson Mânica, llegó la confirmación de que recordaba este episodio.

En el Museu Antropológico Diretor Pestana, más de una vez, revisamos las ediciones del Correio Serrano en busca de una historia que hubiera registrado el hecho. Sin éxito, dicho sea de paso. También resultó que no había ninguna foto que pudiera documentar el hallazgo.

En marzo de este año, por una feliz coincidencia, hemos recibido un mensaje electrónico de nuestro amigo Dante Bresolin, hijo del periodista Antônio Bresolin, quien era el editor del Correo Serrano y en ese momento nosotros éramos cronistas deportivos del mismo diario. Dante ha vivido durante años en Brasilia, donde es dentista.

Para Dante Bresolin era el satélite que cayó Ijuí y nos preguntó si nos acordábamos de este hecho. Y quería saber más: ¿qué destino se habría dado a ese fragmento, entre otras cosas? Lo vimos casi como una provocación e intensificamos nuestra investigación.

Mantuvimos contacto con Delfino Coimbra, uno de los locutores más viejos de Radio Progreso que siguen activos. Esto inmediatamente recordó el hecho y dijo que el objeto tenía la forma de una palangana. Yo no sabía a dónde me había llevado el destino.

También en contacté con Décio Barriquello que en aquella época era uno de los directores de Radio Progreso. Lo recordaba bien y nos hizo una revelación. Nos dijo que estaba interesado en guardar ese pedazo de satélite y mantuvo contacto con el entonces jefe de la policía, Antônio Galileu Contino, pero dijo que no se lo pudo entregar.

Aún sin saber el destino que se le dio a este fragmento de satélite, la revelación de Decio Barriquello nos lleva a pensar que habría sido trasladado a la comisaría de policía, tal vez, a petición del consulado de EE.UU.

El punto de todo esto es que el contacto con Dante Bresolin prácticamente abrió las puertas, por decirlo así, para que podamos avanzar en la investigación sobre la caída de un satélite en Ijuí. Dante fue más allá. Debe haber causado que otros dos de sus hermanos, Paulo y Agostinho Bresolin, nos dijeran lo que sabían.

Estas tres declaraciones enriquecen nuestra investigación. Vamos pues a reproducir los párrafos principales de los mensajes enviados por los hermanos Bresolin.

Dante Bresolin nos dice: «Me estoy acordando de un hecho que ocurrió al principio de mi juventud, entre mis 13 y 16 años (1958-1961). En aquel entonces, por la tarde, los niños y algunos adultos también, solíamos ir a la parte delantera de la casa los Wichrowski, que estaba cerca de una mina oscura, para ver el paso, por el cielo, de los satélites artificiales lanzados por los rusos y los americanos.

En aquellas vigilias sucedió un imprevisto. De repente apareció descendiendo del cielo una bola de fuego, que se dividió en pequeños pedazos que cayeron en una región muy cercana. Todos pensamos que se trataba de un satélite. De hecho, al día siguiente, los agricultores de las afueras de Ijuí, que también vieron el fenómeno, buscaron y encontraron piezas de este satélite en sus cultivos.

Las piezas o partes fueron llevadas a una de las estaciones de radio locales y muchas personas fueron a verlas, incluyéndome a mí. Allí, en una de las salas de la estación, estaba lo que parecía ser la mitad de una bola de metal que cuando se unía a la otra mitad tendría tal vez el tamaño de unas dos pelotas de baloncesto.

Los remaches que unían las dos mitades estaban derretidos e incluso algunos cables que originalmente estaban en el interior del satélite. Aún se podían leer algunas inscripciones en inglés, lo que implicaba que el artefacto era estadounidense. Se dijo, más tarde, que funcionarios del consulado de EE.UU. en Porto Alegre, habían ido a recoger los restos del satélite».

Paulo Bresolin que, por cierto, es ufólogo desde hace más de 45 años, dice que «una de las cosas que estudiamos es justamente la carrera espacial que existía entre los EE.UU. y la antigua URSS».

Él recuerda la caída de ese satélite en Ijuí, «como si fuera ayer», y añade estos detalles: «En un día cualquiera, mi madre me dijo: vamos Paulinho, vamos a ver algo que te va a gustar. No sé por qué me premió entre los hermanos. Me tomó de la mano y caminamos. Mi curiosidad era grande, porque ella no dijo nada, y hoy creo que es que ella no sabía de lo que se trataba.

Subimos la colina de rua do Comércio, pasamos por la plaza y por la calle siguiendo de frente, un par de cuadras y me parece que subimos un tramo de escaleras. Recuerdo que era la Radio Progreso.

Cuando me encontré con el objeto en la parte superior de una pequeña mesa de madera, situado en el centro de la pequeña habitación, me quedé en silencio mirando. Lo que me fascinaba era su color. Oscuro, gris oscuro, lleno de manchas quemadas, como dicen de color iridiscente, debido a la alta temperatura alcanzada al reentrar en la atmósfera a una velocidad de más de 25,000 kilómetros por hora.

Su tamaño era de aproximadamente unos 35 centímetros de diámetro. Era la mitad del satélite, en forma de bola, pero sólo había una mitad y tenía un tablero lleno de agujeros donde estaban los supuestos remaches que debían unir las dos tapas redondas.

Creo que fue alrededor de 1959 (Paulo tenía entonces 11 años). Probablemente fue rescatada por el consulado estadounidense, pues ellos se mantenían monitoreando la órbita y conocían la ubicación aproximada de la reentrada del satélite».

Paulo Bresolin también revela otros detalles: «En cuanto al delegado Galileu Contino, lo recordamos con añoranza, y a su familia, hijos Robert y Sheila. Un día, estábamos viendo el cielo, en el patio de su casa, en busca del satélite que pasaba todas las noches en ese momento y era un espectáculo. En ese momento llegó el satélite en el horizonte, hermoso y brillante, el padre fascinado con el evento, levantó su brazo en el aire con su revólver 22 y disparó dos veces, cuando escuchamos la voz del Sr. Contino diciendo, cuidado y se echó a reír.

Sucede que el señor Contino estaba en la ventana de arriba, casi en la línea de los tiros, también observando la trayectoria del satélite y se llevó un susto, pero lo importante fue el paso del objeto en aquella noche. Él alquiló al padre la parte superior de la casa».

Agostinho Bresolin también nos dio una declaración, recordando la caída del satélite en Ijuí. Leamos lo que nos dice: «Yo, mis hermanos y algunos amigos solíamos ir por la noche, nos sentábamos en las escaleras de la entrada de una casa contigua a la mía, a una cuadra de la calle Comercio, junto a una cantera. Era el hogar de los Wichrowski y una hija de ellos ya adulta (fue mi maestra en una escuela primaria y creo que se llamaba Miriam) a veces se quedaba con nosotros.

Íbamos allí porque era el lugar más alto, con menos iluminación y amplia visión del cielo, para identificar los satélites que pasaban y nosotros, curiosos, observábamos. Y fue una época cálida del año, ya que yo llevaba ropa ligera (en el frío no iría allí).

Fue una noche de observación en que vimos una bola de fuego que iba a través del cielo, al parecer bastante baja. Como estábamos viendo el cielo en paralelo a la calle del Comercio, lo que puedo decir es que esta bola tenía una trayectoria hacia la plaza central de trenes (más o menos en ese ángulo). Debía ser el mismo ángulo en el que pasan la mayoría de los satélites hoy.

Al día siguiente, me enteré de que el objeto brillante era un satélite y que los restos fueron rescatados en medio de un huerto de calabazas en el área rural, con la participación de los bomberos. Y que se habían llevado a la Radio Progreso.

Yo fui allí y vi la pieza. Era la mitad de una bola (para mí, demasiado grande en ese entonces), pero me imagino que era de unos 60 a 100 centímetros de diámetro. Estaba con los bordes calcinados por el metal fundido, podían verse en su parte interna múltiples componentes electrónicos del tipo transistor (a pesar de mi corta edad ya había visto piezas similares en una radio abierta) y comentaron que había una inscripción que decía que se trataba de un satélite de la NASA y que alguien ligado a la embajada de EE.UU. en la concurrida Porto Alegre viajaría a Ijuí a buscar el artefacto».

Pues esta es la historia de un satélite que cayó en Ijuí. La información y los testimonios que hemos obtenido hasta ahora son muy esclarecedores, por cierto. Pero no queremos parar aquí. Por eso el título de este texto: «¿Se acuerda de un satélite que cayó en Ijuí».

Con esta pregunta, esperamos ser capaces de aclarar algunos detalles más de esta historia inusual. ¿Alguien recuerda la fecha, o conoce el mes o el año exacto de la caída del satélite? ¿Y el lugar del accidente? ¿Hay fotos de los fragmentos de ese satélite?

Sólo para complementar, en nuestro recuerdo ese satélite cayó en el lado este de la ciudad de Ijuí. ¿Sería por el lado de Ajuricaba, Bozano o lugares cercanos? Nuestro amigo Florentino Meggiolaro que en ese momento vivía en su propiedad de Boa Esperança, y ahora reside en el pueblo, cuando le comentamos confirmó que recordaba haber visto un rayo de luz que incidía en esa dirección y esto habría ocurrido durante 1959.

http://www.ijui.com/blog-do-ademar-binde/48651-voce-lembra-de-um-satelite-que-caiu-em-ijui.html

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.