El misterio de las centellas (882)

El misterio de las centellas (882)

No espero que nadie me crea, porque yo no lo creo. La única razón por la que me atrevo a relatar la experiencia que acabamos de vivir hace 2 horas del «fenómeno centella» es porque no tengo otra explicación para esto. (Yo sólo he oído hablar de esto cuando yo era un niño que leía una enciclopedia). Me levanté esta mañana y fui y me senté en mi sofá. Por el rabillo del ojo detecté un destello y se veía como si la esquina de la sala de mi casa estuviera en llamas. Moví mis ojos a la jaula de los pájaros y vi que era brillante. Esta cosa era brillante (como un flash de cámara en cámara lenta) estaba a 1 pie y medio sobre la tierra y se lanzó al ave o a la pajarera ¡NO SÉ! Todo esto ocurrió en un segundo y medio a dos segundos. Tenía miedo de moverme. Mi pájaro (es una cacatúa) se asustó lo suficiente como para que se le cayeran las plumas de su corona vertical. No había humo. No había evidencia de que incluso haya existido. No había quemaduras. Mi única ave se sacudió durante momentos. Por mi parte tengo que volver a evaluar lo que arrogantemente creía que sabía.

Estoy escribiendo esto de inmediato porque, aunque me considero una persona honesta, el cerebro humano le gusta tomar los acontecimientos, especialmente los inquietantes o emocionantes, y tratar de racionalizarlos y reinterpretar la aparición dejándole con un recuerdo que no es 100 % objetivo. ¿Fueron centellas? No tengo ni idea. Era la explicación más cercana que pudo llegar a calmarme y tratar de dar sentido a algo que no tiene sentido. Me encontré con este sitio web en un intento de consolarme. No puedo creer que acabo de escribir eso.

T. Diboll

Woodbridge, VA USA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.