Del baúl de los recuerdos (5)

Del baúl de los recuerdos (5)

No se qué está pasando últimamente, pero los visitantes habituales de Marcianitos Verdes se habrán dado cuenta que en esta última semana no hemos publicado noticias interesantes sobre el mundo de los fenómenos para-anormales, vamos, ni siquiera medianamente interesantes.

Hemos tenido que recurrir a nuestras series clásicas de pareidolias y centellas o incluso a fotografías que teníamos archivadas.

No, en ningún momento he pensado que la Copa del Mundo tenga algo que ver con esta escases de noticias. Ni el bigfoot, ni los fenómenos forteanos y/o parapsicólógicos tienen nada que ver con asuntos socio culturales o psicológicos del ser humano común y corriente. ¡Mucho menos los ovnis! (a esos no me los toquen).

Pero el hecho es que, a pesar de mi acostumbrado barrido de internet que hago los fines de semana, he tenido que hacer otro barrido más intenso este lunes, martes, miércoles, e incluso la mañana de este jueves, para encontrar nada de noticias sobre los temas de este blog.

Luego entonces, agotadas todas las instancias y las series que utilizo de muleta para completar mis cinco notas diarias, he tenido que rescatar otra vieja serie para llenar este espacio. Vayamos a nuestro «Baúl de los recuerdos».

En esta ocasión traemos una vieja historia ufológica. La de una contactada de Warrington, Chesire, que contactó nada más y nada menos que el máximo capitán de las flotas galácticas: Jesucristo.

Se trata de la señora Phyllis Henderson, un ama de casa inglesa, quien junto con su esposo, Stuart, tuvo un encuentro con un ovni procedente de Saturno, del cual bajó el Cristo del espacio, quien era el pilota de aquella nave espacial.

Motivados por su encuentro la pareja inglesa transformó la cochera de su casa en un flamante templo dedicado al Capitán Cristo.

A pesar de su enorme entusiasmo, su iglesia no paso de contar con tan sólo 10 feligreses, eso sí todos muy ruidosos, por lo que recibieron multitud de quejas.

Pasó el tiempo y los esposos decidieron unirse a un grupo más grande y mejor conformado, la Sociedad Aetherius, movimiento encabezado por el «reverendo» George King (un taxista inglés) que también había afirmado haber tenido encuentros con ese extraterrestre llamado Jesucristo, cuando éste aterrizó a bordo de otro ovni (de otro planeta) en Holdstone Down, Devon.

0 pensamientos en “Del baúl de los recuerdos (5)”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.