The Plane Truth

plane-truth-cover-300pxThe Plane Truth: Libro recientemente publicado (póstumo) de escéptico notable acerca de las teorías de la Tierra Plana

19 de noviembre 2015

Daniel Loxton

Explore el proyecto final de Bob Schadewald, un libro sobre el tema de su área más especializada de conocimientos escépticos: teorías de la tierra plana.

Estoy muy contento de saber que The Plane Truth, el trabajo final inconcluso del finado erudito escéptico Robert J. Schadewald (1943 – 2000), se ha preparado para su publicación y publicado en línea de forma gratuita. Usted puede leer el libro en su versión web aquí, donde también se encuentra la versión de libro electrónico EPUB disponible para su descarga.

Durante su vida, Bob Schadewald fue el experto escéptica más importantes del mundo en la historia de la defensa de la Tierra plana. La noción pseudocientífica de que la Tierra es un disco plano puede parecer tan pintoresca como absurda, pero la llamada “Zetetic Astronomy” disfrutó de una sorprendentemente fuerte período de prominencia pública en el Reino Unido y Estados Unidos durante el siglo 19 – atrayendo la atención de detractores del período como Alfred Russel Wallace1 (ver Skeptic Vol. 20, No. 3) y Richard Anthony Proctor, y que provocó reflexiones de pensadores posteriores como George Bernard Shaw y George Orwell. Durante el siglo 20 la sofisticación relativa a la Zetetic Astronomy colapsó en teorías confusas de conspiración, parodia y literalismo bíblico ultra-fundamentalista; sin embargo, la defensa de la Tierra plana continúa hasta nuestros dias.

Junior Skeptic #53 coverPortada de Junior Skeptic 53, en el interior Skeptic Vol. 19, No. 4.

Para mantener y avanzar en el conocimiento de las “cosas raras” de hoy en día requiere eruditos escépticos quizás especialmente (he sosenido) erudición histórica que trace los orígenes y la evolución de las ideas marginales a través del tiempo. Cuando me volví a la historia de la Tierra plana pensando en mi historia para Junior Skeptic #53, “Flat Earth?! The Convoluted Story of a Flatly Mistaken Idea” (dentro de Skeptic magazine Vol. 19, No. 4) que se benefició sobre todo de dos fuentes útiles de información general. Una de ellas era Flat Earth: The History of an Infamous Idea, de la historiadora Christine Garwood. El otro era Worlds of Their Own: A Brief History of Misguided Ideas: Creationism, Flat-Earthism, Energy Scams, and the Velikovsky Affair, una antología de ensayos escépticos de Bob Schadewald (editado por su hermana Lois Schadewald y publicado después de su muerte).

Un Escéptico de Escéptico

Durante décadas Bob Schadewald investigó el pensamiento y conceptos relacionados con la Tierra plana, como las teorías de la Tierra Hueca, Velikovskianismo, y, en particular, la “Ciencia de la Creación”. Mi investigación de la Tierra Plana en Júnior Skeptic surgió del trabajo originalmente publicado en las páginas de Science Digest, la revista Smithsonian, The Bulletin of the Tychonian Society, y otros lugares. Sus ensayos sobre pseudociencia aparecieron regularmente en publicaciones periódicas como el Skeptical Inquirer y los Reports of the National Center for Science Education y en antologías valiosas como The Fringes of Reason: A Whole Earth Catalog (Nueva York: Harmony Books, 1989) y Scientists Confront Creationism (Nueva York: WW Norton, 1983). Él fue la última persona a entrevistar a Immanuel Velikovsky (para la revista Fate)

“Mi hermano era un estudiante de la pseudociencia”, recordó Lois Schadewald. “Esto fascinó a Bob para tratar de entender cómo alguien podía creer tan firmemente en una idea que casi todo el mundo consideraría un indicador de la locura o, al menos, la ingenuidad”.

Con ese entendimiento como su meta, Schadewald mantuvo generosas relaciones personales con defensores prominentes de la Tierra-plana y el creacionismo[1]. Nunca tuve la oportunidad de conocer a Bob Schadewald, pero me hubiera gustado tenerla. Parece haber sido un escéptico de corazón. Él era un hombre serio, contundente crítico de los sistemas de creencias pseudocientíficas, pero conocido por el civismo y el respeto que se extendió hacia los que tenían esas creencias. (Los reconocimientos que dejó para The Plane Truth agradecen tanto al escéptico Martin Gardner como al creacionista Duane Gish). Él claramente le gustaba la gente. Y, parece haber sabido que el conocimiento obtenido es un arma fundamental potente, mientras que la mera indignación es relativamente débil.

bob-schadewald-portraitEl difunto Bob Schadewald (1943-2000), ex presidente del Centro Nacional para la Educación Científica. (Imagen cortesía de Lois Schadewald.)

Ese énfasis en la paciente divulgación escéptica de voz suave y profunda comprensión es un enfoque asociado a menudo en los últimos años con el Centro Nacional para la Educación Científica (NCSE). Tal vez no es de extrañar entonces que Bob Schadewald fuera un ex presidente de esa organización. Se le recuerda en la NCSE, por ejemplo, en este obituario obituario del 2000 y en esta reflexión del 2014 “Thinking of Bob”, tanto por el estimado Eugenie Scott (Director Ejecutivo del NCSE durante 27 años, ahora retirado). (Para mayor información consultar su implicación con el NCSE usando Google.)

“Asistió a conferencias creacionistas más que nadie que yo conozca”, escribió Eugenie Scott, “de alguna manera manteniendo su cordura, pero también su civismo y el sentido del humor en todas partes. Él no dudó en corregir los abundantes errores científicos que proliferan en este tipo de eventos, pero lo hizo con una genialidad del medio oeste que no genera ofensa”.

Ese enfoque amable-pero-resuelto[2] (“no daba cuartel en el vigoroso debate con los creacionistas… pero no veía ninguna contradicción en salir después a tomar una cerveza con estos mismos adversarios”, dijo Scott) era una posición de fuerza, una fortaleza construida en una extensa erudición de lo extraño. Esto incluyó investigación en sitio, conversaciones cara a cara, y Scott recordó, “la más grande biblioteca personal que he visto en mi vida”.

Él se inspiró para esta obra de una generación anterior de escépticos. Como su hermana nota, “Bob comentó en varias ocasiones que fue el libro de Martin Gardner Fads and Fallacies in the name of Science (Dover, 1957) la influencia determinante en la pasión de su vida: El estudio de pensadores alternativos”. Esa es una pasión que compartí y por esa pasión común por el escepticismo científico, a través de ese trabajo continuo, Bob Schadewald a su vez influyó en mí.

The Plane Truth

Bob trabajó en The Plane Truth hasta la semana en que murió en el año 2000. De todas las cosas, completar este libro… era de suma importancia para él.

Felizmente, el legado de Bob Schadewald le ha sobrevivido gracias a los esfuerzos de Lois Schadewald, Wendy Schadewald y otros admiradores que comparten sus escritos en formatos digitales modernos y accesibles. En particular, el trabajo editorial y técnico de Bob Forrest, Michael Behrend, y Lois Schadewald ahora ha hecho The Plane Truth disponible para todos nosotros ¡gratis! Por mi parte, no puedo esperar a cavar aún más en ella.

El libro se “ofrece como es”, Lois advierte a los lectores en su prefacio: “un trabajo académico sin terminar en la historia y los antecedentes de la creencia de la tierra plana, rociada a través de los personajes y personalidades coloridas de los involucrados”.

Incluso incompleto, fue el trabajo de décadas, explica:

The Plane Truth… ha sido un trabajo en progreso por lo menos desde 1984, aunque estoy segura de que la idea se remonta a la década de 1970. Es una obra que está sin terminar en algunos puntos, tal vez más detallado que uno habría creído posible en algunos lugares, perfectamente construido en otros lugares y en todo el mapa (plano) en otros lugares. Bob trabajó en The Plane Truth hasta la semana en que murió en el año 2000. De todas las cosas, terminar este libro a su satisfacción era de suma importancia para él. Creo que el libro quedó inconcluso porque Bob sintió que nunca conoció sus estándares lo suficientemente cerca para ser publicado.

Esa es la realidad para los investigadores escépticos, y de hecho para los estudiosos en general: ninguno de nuestro trabajo terminará nunca. El camino se extiende siempre hacia adelante. Siempre hay más para aprender. Pero nosotros, los que nos quedamos para continuar ese trabajo somos más ricos hoy, porque tenemos el último regalo de Bob Schadewald para los estudiosos de lo extraño.

 

http://www.skeptic.com/insight/noted-skeptics-posthumous-flat-earth-book/#more-31607


[1] En un incidente muy conocido, Robert Schadewald envió una caja de libros a un homólogo creacionista llamado Kurt Wise quien había perdido su biblioteca de investigación en un incendio. Este fue uno de los últimos actos de la vida de Schadewald, porque él murió sólo un mes más tarde, antes de que el cargamento llegara en el correo. Wise fue profundamente conmovido por esta bondad de un hombre con una “perspectiva filosófica y religiosa muy diferentes de la mía”, diciendo: “Siempre recordaré esa caja y el que la envió con una lágrima en el rabillo del ojo. Gracias Bob. Me hubiera gustado haber compartido aún más”. Véase Robert J. Schadewald. Lois A. Schadewald, Ed. “It’s a Small Flat World”. Worlds of Their Own: A Brief History of Misguided Ideas: Creationism, Flat-Earthism, Energy Scams, and the Velikovsky Affair. (Xlibris, 2008.) pp. 263–264.

[2] Lois Schadewald deja claro que su hermano era amable, no una presa fácil: “Ahora, después de describir la calidez de Bob hacia aquellos que estudió, quiero señalar y dejar perfectamente claro, no era empático con todos ellos. Bob no tenía tiempo para la deshonestidad… Bob mantenía la característica de la honestidad en la más alta consideración. Cuando veía gente salirse con la suya, ya sea con el propósito de estafar a la gente su dinero o estafar a la gente su conocimiento se ponía lívido”. Ibid. p. 259

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.