Una estafa platillo y un viaje a Venus que no lo fue

Una estafa platillo y un viaje a Venus que no lo fue

24 de marzo de 2016

Nick Redfern

Teniendo en cuenta mis artículos recientes en los archivos del FBI sobre George Adamski y George Van Tassel, pensé ¿por qué no convertirlo en una “trilogía”? Entonces, eso es lo que he hecho. Sin duda, el archivo actual es el más extraño de todos. También es una historia de proporciones trágicas. A diferencia de los archivos de Adamski y Van Tassel – que dan un número significativo de páginas – el expediente en cuestión asciende a sólo 4 páginas. De fecha 10 de junio de 1959, que se subtitula “Interstate Transportation of Stolen Property”. Usted bien puede preguntarse qué podría tener que ver con ovnis y los extraterrestres un documento con un título de este tipo. Sigue leyendo…

Como señaló el FBI: “Tal vez una de las maniobras fraudulentas más fantásticas jamás concebidas es aquella en la que una mujer fue engañada en girar sus considerables activos a un hombre de edad avanzada con una imaginación extraordinariamente vívida. Las publicaciones actuales contienen muchos artículos referentes a los viajes al espacio y aterrizajes en la luna o en uno de los planetas. Los periódicos publican historias diarias de los nuevos logros en el campo de la astronáutica y las previsiones de los viajes espaciales. Sin embargo, el hombre de confianza Harold Jesse Berney, en 1952 puso en marcha una estafa de un presunto viaje interplanetario”.

Berney, que el FBI describió como “un pintor de carteles para el comercio”, era una persona que “tenía antecedentes penales, que databan de unos 40 años. Finalmente fue puesto en libertad por orden judicial en 1949 tras cumplir menos de un año de una condena de cinco años por malversación de fondos”. El FBI señaló que Berney, en 1952, “se convirtió en activo en la formación de la Alberney Corporation, que estaba destinada a producir antenas de televisión. Esta compañía se disolvió en 1953, y un año después Berney se incorporó a Telewand Corporation. Esta empresa también era supuestamente con el propósito de producir antenas de televisión, pero en realidad servía como pantalla para un programa más ambicioso que su promotor tenía en mente”.

Todo lo cual nos lleva a una mujer nombrada en los documentos como “la señorita Pauline Eva Bock”. El archivo revela que Bock se reunió con Berney en el otoño de 1952, y a principios de 1953 había “avanzado varios cientos de dólares a Berney y se había hecho la secretaria-tesorera de la Aberney Corporation”. Entonces, las cosas se pusieron seriamente raras. De hecho, el FBI señaló: “En el otoño de 1954, Berney comenzó a contar a la señorita Bock de su viaje a Venus”.

article-2402253-1B78FF1F000005DC-48_634x362-1-570x310De acuerdo con Berney, hizo el viaje a Venus en una nave espacial de dos millas de longitud, haciendo una parada en la Luna (ya sea para ir al baño, o para un soplo del aire inexistente, no se nos dice), y luego salió con “ciertos hombres principales del planeta”, dijo Berney, además, se quedó en Venus por alrededor de 2 semanas y tomó “un recorrido por las principales ciudades”. La vida, al parecer, era bastante buena en Venus: el oro era tan abundante que los venusinos lo utilizaban “en la fabricación de accesorios de plomería”, ¡ni más ni menos! Los edificios de Venus “empequeñecían el monumento a Washington”, dijo Berney a Bock.

En este punto, se puso en marcha una estafa sin corazón por Berney. El “Príncipe Uccelles” de Venus, de aspecto muy humano, aparentemente informó a Berney que él (Berney) había sido seleccionado para “supervisar la fabricación en la Tierra de ciertos elementos altamente secretos que habían sido inventados en Venus”. El “elemento” más importante más importante, de acuerdo con el Príncipe, era un misterioso “modulador”. En un libro ridículo que Berney escribió – Two Weeks on Venus – dijo sobre el modulador que, “no sólo genera energía para la luz y fabricación, sino fabrica por sí mismo el producto conocido como flujo magnético, que es una fuente de poder ilimitado para operar cualquier tipo de maquinaria”. El FBI registró que: “Supuestamente, el modulador suavemente podía levantar y bajar millones de toneladas en una fracción de segundo, y podría propulsar aviones y naves espaciales aproximadamente a la velocidad de la luz o mantenerlos inmóviles en el cielo”.

zipped-mouth-570x385Ahora era el momento de Berney, el supuesto contactado, para poner sus garras en la pobre Pauline. El informe del FBI dice de esta parte de la historia: “Berney dijo a Bock que estaba trabajando en conjunto con una gran corporación en el Oriente para desarrollar el “modulador” para usarlo en este país. El proyecto era tan secreto, dijo, que los detalles eran conocidos sólo por la Casa Blanca y ciertos altos funcionarios del Gobierno. Por esta razón, él le pidió que jurara secreto, pero le aseguró que cuando el dispositivo se completara, todo el dinero que ella había invertido se multiplicaría al menos siete veces”.

Increíblemente, en septiembre de 1956 la señorita Bock había entregado a Berney “entre $ 38,000 y $ 40,000”. Eso es un infierno de un montón de dinero en la actualidad. Hace sesenta años, era aún más. Nadie se sorprenderá al saber que poco después Berney desapareció: corrió con el dinero. Sin embargo, el FBI fue pronto en su camino, como revela el Bureau: “En febrero de 1957, la información relativa a las operaciones de defraudar de Berney llegó a la atención del FBI y la investigación se inició bajo fraude por la Wire Section of the Interstate Transportation of Stolen Property Statute. En la consecución de su fraude, Berney con frecuencia había estado en contacto con la señorita Bock por teléfono o por carta para que ella le enviara más dinero”.

La historia continua diciendo que cuando fue contactada por el FBI, la señorita Bock “al instante identificó una fotografía de Harold J. Berney como el individuo que la había defraudado su dinero. Ella dijo que las únicas cosas que tenía para mostrar, de manera sustancial, del fraude de Berney eran una silla y un sofá que obtuvo cuando la oficina de Telewand fue cerrada en 1955. Ella también obtuvo $ 800 de la venta de maquinaria de Telewand. El archivo continúa diciendo que poco después se comenzó una búsqueda exhaustiva para encontrar Berney. Demostró ser un éxito: fue detenido el 25 de marzo de 1957 en Prichard, Alabama. Pronto estuvo tras las rejas.

http://mysteriousuniverse.org/2016/03/a-saucer-scam-and-a-trip-to-venus-that-wasnt/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.