Buscando los mini satélites (2)

Buscando los mini satélites (2)

Antes: Buscando los mini satélites (1)

Sigue: Flying Saucers: Fact or Fiction (1)

Tombaugh también publicó más tarde una negación de que nada había sido encontrado. Esto se puede leer en una carta a Willy Ley, y en el número de octubre de 1955 de la revista Popular Mechanics, en donde informó[1]:

PopularMechanics-10-1955aÉl espía a los satélites

 

Por Thomas E. Stimson Jr.

 

Cuarteles. Patrulla del Espacio Exterior.

 

Ese es un nombre adecuado para el extraño toldo de metal desde el cual se mantendrá una observación cercana sobre el satélite que los Estados Unidos planea lanzar en 1957-58.

 

Situado en los terrenos del Observatorio de Lowell en Flagstaff, Ariz., el edificio pequeño contiene cámaras telescópicas tan poderosas que pueden registrar un objeto del tamaño de una pelota de tenis a una distancia de 1,000 millas.

 

Desde este toldo los Estados Unidos ya están manteniendo una vigilancia del espacio que rodea la Tierra, hasta la Luna.

 

Desde aquí, presumiblemente, se están haciendo observaciones regulares del primer satélite artificial que se rumora ha sido lanzado al espacio hace un año.

 

Exclusivamente informado en el número de mayo de 1955 de Popular Mechanics, la existencia de esta luna hecha por el hombre no ha sido confirmada oficialmente. Pero no oficialmente se entiende que nuestro primer satélite artificial todavía sigue barriendo alrededor de la Tierra. La última información es que su órbita está cambiando lentamente a una elipse debido al jalón de la Luna.

 

Posiblemente el éxito de este primer experimento cae detrás del anuncio de que lanzaremos un satélite que transporte instrumentos dentro de dos años., en conexión con el Año Geofísico Internacional, para reunir nueva información sobre el espacio exterior. Los científicos dicen que el satélite instrumental se posicionará a 200 o 300 millas de altura y zumbará PopularMechanics-10-1955balrededor de la tierra cada 90 minutos. El satélite, informan, será del tamaño de una pelota de basquetbol, pensando que esto se refiere sólo a su diámetro. Varios tamaños y formas diferentes pueden ser lanzados durante el programa de satélites.

 

Una propuesta hecha por Aerojet Corporation, fabricantes de JATO y otras unidades cohete, es usar un cohete sonda Aerobee modificado como satélite. El Aerobee es de 20 pies de largo y 15 pulgadas de diámetro, impulsado con un motor de combustible líquido y lanzado por medios de una unidad propulsora de combustible sólido. Una versión de 30 pies, el Aerobee-Hi, ha transportado 100 libras de instrumentos a una altura de 123 millas.

 

La idea de Aerojet para el satélite es un usar un impulsor extra largo bajo el cohete. Este podría elevar el Aerobee alrededor de 20 millas, punto en el cual su propio motor se haría cargo hasta que esté paralelo con la Tierra. En el pico de su elevación, alrededor de 300 millas, podría dispararse un pequeño motor de combustible sólido en la nariz, desprendiendo la nariz del cuerpo del cohete y acelerando la nariz a una velocidad orbital de alrededor de 16,000 millas por hora. Habría un cuarto en el cono de la nariz para varios instrumentos de medición más los circuitos de telemetría que regresarían a la Tierra la información por radio.

 

Los datos sobre presión, temperaturas, rayos cósmicos y otros fenómenos pueden obtenerse de esta forma. Pero el rastreo real del cohete mismo será hecho por instrumentos astronómicos. La altura del satélite, su velocidad y dirección de movimiento pueden medirse más precisamente por los instrumentos ya en uso en Flagstaff. El eventual descenso del satélite a la atmósfera y su desintegración serán pronosticados PopularMechanics-10-1955ccon la ayuda de los mismos instrumentos.

 

Hasta ahora, el uso principal de estos instrumentos ha sido la búsqueda de cualesquier satélites naturales que pueda poseer la Tierra.

 

Los científicos sospechan que estos objetos pueden existir, aunque ninguno ha sido detectado incluso con los telescopios más poderosos. Hasta hace poco nadie se preocupaba si el espacio cercano estaba totalmente vacío o contenía una población de satélites, ni nadie había averiguado la forma de buscarlos.

 

Tales cuerpos pueden ser pedazos de residuos dejados arriba por la creación de la Luna o pueden consistir de material capturado de un asteroide que ha pasado a través del campo gravitacional de la Tierra.

 

Un pequeño satélite natural puede ser menor al tamaño de un automóvil o puede medir muchas millas de largo. Puede ser una masa sólida o simplemente una mezcla suelta de rocas. La información sobre satélites naturales, si existen, puede ser extremadamente valiosa en el mapeo del programa para satélites artificiales, PopularMechanics-10-1955dsu altura y órbitas.

 

La búsqueda de cualquiera de tales objetos naturales está siendo conducida por el astrónomo Clyde W. Tombaugh para la Oficina de Ordenance Research del Ejército. El Profesor Tombaugh es el descubridor del “Planeta X”, ahora conocido como Plutón, el planeta que está más alejado del Sol. Él es una autoridad en el hallazgo de objetos hipotéticos en el cielo. Aunque para su búsqueda de satélites él ha inventado métodos nuevos. Ninguna técnica astronómica previa podía hacer el trabajo.

 

Su descubrimiento de Plutón vino después de que otros astrónomos concluyeron que un objeto desconocido estaba afectando los movimientos de algunos de los planetas externos. Se sospechó de un planeta no descubierto. Su posición probable fue trabajada y se hicieron muchas fotografías en esa parte del cielo. Pero no se encontró ningún nuevo objeto. El “Planeta X” permaneció en el misterio hasta que el Profesor Tombaugh tomó la búsqueda. El recalculó, mucho más precisamente, la posición que podría ocupar el cuerpo desconocido. Entonces apuntó un telescopio en esa dirección. Fue recompensado con fotografías que contenían una imagen del objeto.

 

Este método no funciona para satélites pequeños de la Tierra. Si existen son tan pequeños para afectar los movimientos de la Tierra y la Luna, así que no hay forma teórica de señalar su localización. Ni pueden ser detectados por telescopios que están orientados para girar a la misma velocidad a la que se mueven las estrellas a través del cielo. Un satélite pequeño cercano se movería demasiado rápido para construir una imagen en la película de un telescopio que está girando a la velocidad usual.

 

El Profesor Tombaugh superó este problema calculando la velocidad a la cual podría moverse un satélite natural a través del cielo, luego orientó sus instrumentos (un telescopio de reflexión Schmidt con un campo de 13 grados y una cámara aérea K-24 con un campo de 40 grados) para moverse a la misma velocidad. De esta forma, un satélite podría literalmente pararse

 

(Continúa en la página 332)

 

PopularMechanics-10-1955eEl espía a los satélites

 

(Viene de la página 109)

 

y producir una fuerte imagen fotográfica. Las estrellas ordinarias se arrastrarían en largas líneas delgadas de luz en la película. Esto explica las largas líneas de luz estelar en la foto de telescopio que acompaña este artículo.

 

Un telescopio con unidad sideral normal gira a unos constantes 15 grados por hora. Los instrumentos que buscan satélites están orientados para girar a velocidades de un rango mayor a 1,500 grados por hora.

 

Pero el problema no es tan simple, explica el Profesor Tombaugh. “La velocidad de un satélite depende de su distancia a la Tierra”, dice. “Mientras más cercana es, se debe mover más rápido para mantenerse en órbita”.

 

Para superar esta complicación, el astrónomo dividió el espacio alrededor de la Tierra en numerosas esferas concéntricas o zonas de profundidad. Él calculó la velocidad orbital promedio para cada zona, entonces exploró cada zona ajustando el mecanismo de velocidad variable del telescopio para adaptarse.

 

“Lo que buscamos en la película son dos puntos de luz, uno sobre el otro”, explica. “Los dos puntos pueden mostrar que hemos atrapado un objeto moviéndose en una velocidad angular correspondiente al mecanismo del telescopio. Líneas cortas indicarán un sospechoso que se estaba moviendo no lejos de la velocidad calculada”.

 

La doble imagen (un punto sobre el otro) es creada haciendo un desplazamiento en la declinación del telescopio de alrededor de la mitad a través de cinco minutos de exposición. Esto es hecho con el propósito de evitar imágenes espurias tales como las creadas por una mota de polvo en la película. El polvo no puede producir el desplazamiento de imagen y fácilmente puede ser identificado como espurio”.

 

Ocasionalmente el Profesor Tombaugh encuentra una brillante línea diagonal en una película, corriendo en un ángulo a lo largo de las estelas de estrellas. Ha sido producida por un meteoro. Otra película puede mostrar rayas intermitentes de luz, posiblemente con una línea brillante blanca a lo largo de ellas. Estas son hechas por una aeronave, las rayas cortas son creadas por el parpadeo de las luces de navegación en las puntas de las alas del avión.

 

Justo como la Luna es visible dado que refleja la luz del Sol, los pequeños satélites pueden detectarse sólo por la luz del Sol que reflejan hacia la Tierra. Esta en el mejor de los casos no podría ser mucha, y parte del tiempo un satélite podría ser sólo completamente “lleno” o podría estar en la sombra de la Tierra.

 

Así que en algunos procedimientos, el personal de observación deliberadamente busca en una dirección alejada del Sol. Apuntan sus instrumentos al Este justo después de que el Sol se oculta en el Oeste, y en el Oeste justo antes del amanecer. Esto da

 

(Continúa en la página 334)

 

PopularMechanics-10-1955f(Viene de la página 332)

 

una reflexión máxima de la luz del Sol de cualquier objeto que esté afuera en el espacio.

 

¿Por qué no usar radar en lugar de instrumentos de captación de luz para la búsqueda? Porque, explica el Profesor Tombaugh, el radar es mucho menos efectivo que la luz para detectar objetos pequeños a grandes distancias. Es verdad que señales de radar han sido reflejadas de la Luna, pero la Luna es un cuerpo grande. Ella refleja una señal debido a su tamaño.

 

La búsqueda metódica del Profesor Tombaugh es tan sensible que no sólo puede detectar una pelota de tenis a 1,000 millas de distancia, puede revelar un cohete pintado de blanco del tamaño de un V-2 a la distancia de la Luna. Puede registrar un meteorito oscuro de alrededor de un pie de diámetro a 1,000 millas en el espacio.

 

El profesor Tombaugh mantiene silencio acerca de sus resultados. No dice si los pequeños satélites naturales han sido descubiertos o no. Él dice, sin embargo, que los informes periódicos de hace 18 meses anunciando el descubrimiento de los satélites naturales en 400 y 600 km no son correctos. Añade que no hay conexión entre el programa de búsqueda y los informes de los llamados platillos voladores.

 

Aparte de buscar satélites, la nueva técnica tiene otras varias aplicaciones útiles en astronomía. Se presta para la búsqueda sistemática de pequeños planetoides (asteroides) que ocasionalmente cruzan la órbita de la Tierra. A la fecha sólo una docena de ellos han sido descubiertos, todos por accidente, aunque se piensa que realmente puede haber miles de estos objetos. También, la técnica de deriva rápida puede revelar un gran número de pequeños cometas que ahora no conocemos que existen[2].

 

Otro campo es la investigación de una nueva clase de estrellas variables conocidas como estrellas “flare”. Estas incrementan repentinamente su brillo en casi dos magnitudes, entonces regresan a su brillo normal a los cinco minutos. Se ha sugerido que estas repentinas explosiones de energía representan la detonación de equivalentes naturales a enormes bombas de hidrógeno. El proceso que causa la explosión es de un gran interés astrofísico.

 

El mejor método de buscar estrellas flare en el pasado era lento y tedioso. Consistía en comparar cuidadosamente pares de fotografías de la misma región del cielo bajo un microscopio especial. La técnica de deriva rápida da la misma información casi de un vistazo. Una simple mancha brillante en un prolongado rastro de una estrella puede indicar que una estrella flare ha estado activa.

 

Una de las propuestas del Profesor Tombaugh es usar un satélite artificial para medir

 

(Continúa en la página 336)

 

PopularMechanics-10-1955g(Viene de la página (334)

grandes distancia en la Tierra con una exactitud de varios pies. Los océanos nunca han sido medidos por instrumentos topográficos, de aquí que nadie conoce la distancia y dirección exactas de, por ejemplo, la ciudad de Nueva York a Roma.

 

Haciendo fotografías simultáneas de un satélite artificial desde varios lugares de la Tierra, se pueden obtener azimut y elevaciones exactas por triangulación geodésica sobre grandes distancias.

 

“Esa es una posibilidad”, dice el Profesor Tombaugh, “y hay otras. Una cosa curiosa sobre la astronomía es que hemos explorado el universo a una distancia de 1,000,000,000 años luz y nunca antes hemos hecho una búsqueda a través de nuestro vecindario inmediato. Ahora por primera vez estamos tratando de aprender qué es lo más cercano a casa”.

 

Y, ahora que estamos lanzando un programa de satélites artificiales, los telescopios que barren el cielo, del Profesor Tombaugh, serán usados para rastrearlos.

En una conferencia de meteoros de 1957 en Los Ángeles, Tombaugh reiteró que sus cuatro años de búsqueda de satélites naturales no habían tenido éxito[3]. En 1959, Tombaugh emitió un informe final que indica que no se había encontrado nada en su búsqueda. Por otra parte, la participación de La Paz y Tombaugh en la búsqueda de objetos cercanos a la Tierra que orbitan fue casi accidental.

Sin embargo, a pesar de los desmentidos de La Paz y Tombaugh sobre el hallazgo de supuestas mini lunas de la Tierra, en cuestión de días, la historia estaba por todo el país. Otros medios de comunicación también recogieron la historia de los satélites. Un artículo publicado por el Washington Evening Star declaró que había muchos más que dos objetos desconocidos en órbita alrededor de la Tierra. Se hace referencia a la obra de un ingeniero eléctrico John P. Bagby que divulgó sus hallazgos en un artículo que pronunció en el Planetario Adler de Chicago. Bagby informó que había “más de cincuenta objetos, algunos de los cuales brillaban rojo tenue de vez en cuando”. Calculó que los objetos estaban orbitando a “cerca de 475 millas de la tierra… tal vez se mueven en una órbita elíptica alargada”, y que él había hecho su primera observación de los objetos en febrero de 1954[4].

No todas las personas, creyeron que los objetos eran naturales, ya que las posibilidades de capturar dos asteroides en el campo gravitacional de la Tierra eran casi imposibles. Muchos en el público simplemente asumieron que los dos objetos eran artificiales y podrían haber estado relacionados con el acercamiento del planeta Marte que siempre parecía traer consigo muchos más avistamientos ovni que lo normal.

JosephAlsop-StewartAlsopLa historia de los satélites fue impresa por muchas publicaciones pero ninguna causó más preocupación en la Casa Blanca de Eisenhower que la historia publicada por el columnista conservador Steward Alsop el 25 de mayo 1955 relativa a los objetos misteriosos[5]. El artículo titulado “Debate sobre el satélite” fue escrito por Steward uno de los más destacados periodistas políticos de la década de 1950 que escribía para el New York Herald Tribune, el Saturday Evening Post y el Newsweek. En un momento de su carrera su columna fue la más fuertemente sindicada en los Estados Unidos.

En su artículo Alsop escribía: “La posibilidad de que los soviéticos lanzaran un satélite se toma tan en serio que se ha establecido un proyecto de detección por satélite en White Sands, Nuevo México y en el Monte Wilson, California. Una tremendo susto fue causado no hace mucho tiempo en el Pentágono cuando el proyecto identificó no uno, sino dos satélites. Resultó que ambos eran satélites naturales, nunca antes detectados”[6].

DwightDEisenhower-RobertCutlerEsta columna ante la falta de urgencia acerca de un programa de satélite del Pentágono fue una de una serie de columnas por Stewart y su hermano Joseph Alsop que criticaron la postura de defensa de la administración de Eisenhower. A pesar de que la historia sobre el programa de seguimiento del Pentágono para recoger objetos que orbitan ya había sido hecha pública, el artículo de Alsop encolerizó a Robert Cutler, asesor de Seguridad Nacional de Eisenhower. En una reunión del Consejo de Seguridad Nacional al día siguiente, Robert Cutler estaba tan molesto de la columna que ordenó a dos miembros de la N.S.C., amigos cercanos de Joseph Alsop, cortar todo contacto con él.

Keyhoe informó que Cutler estaba tan enojado por la publicación del artículo que las personas en el NSC tenían miedo de estar cerca de él.

En el artículo Alsop también describía la rabia de Cutler por la historia del satélite, pero se mantuvo su nombre fuera de la historia hasta tres semanas más tarde. En ese artículo detalla las consecuencias obtenidas del artículo del satélite en un artículo titulado “Advertencia de censura”. El artículo inicial describió cómo la “Administración estaba practicando una censura generalizada, que no es menos eficaz en la inclinación de la noticia porque es insidiosamente indirecta”.

En una serie de columnas desde junio 8 al 13[7] los hermanos Alsop se quejaron amargamente de la mezquindad y la venganza de Cutler y los intentos de mano dura de la administración para censurar a la prensa.

El artículo de Alsop informó que dos amigos cercanos de Joseph Alsop habían cancelado asistir a una fiesta que él había creado justo después de que apareciera el artículo del satélite. A Joseph se le dijo sin rodeos que “sus posiciones oficiales (en el NSC) se pondrían en peligro si asistía a la fiesta como estaba previsto”.

Los Alsops se enteraron de que el día después de que apareció el artículo del satélite, la reunión del NSC en la Casa Blanca rompió en un “estallido prolongado de justa indignación” dirigido por Cutler. “Aquí, una vez más”, escribieron el Alsops, “al pueblo estadounidense se les están contando hechos de suma importancia nacional – pero hechos que el NSC quería encubrir”[8].

Se hizo evidente que Cutler había dicho a los dos empleados de NSC que cancelaran asistir a la fiesta de Joseph Alsop. Hablando de Cutler los Alsops escribieron, “no temía ninguna divulgación indebida (por los dos empleados), pero temía en gran medida el ataque que se desarrollaría en su agencia, si se supiera que subordinados importantes seguían una vieja amistad con personas que se atrevieron a escribir sobre hechos de la más alta importancia nacional”.

Lo que siguió a continuación fue un ataque a los Alsops por la Casa Blanca. En una serie de cuatro artículos sobre la censura los hermanos escribieron cómo se habían convertido en el blanco de una investigación de seguridad. Ellos acusaron a la Casa Blanca de Eisenhower de escuchar sus teléfonos, molestar sus casas, lanzar indirectas de detención y procesamiento y la garantía de que “oficiales conocidos y amigos están sujetos al acoso más vergonzoso”.


[1] Stimson, Thomas E., Jr., “He Spies on Satellites”, Popular Mechanics, Vol. 104, No. 4, October 1955, page. 106.

[2] Esta técnica también se podría aplicar para detectar platillos voladores. De hecho Tombaugh originalmente ofreció a la Fuerza Aérea buscar y fotografiar ovnis. (Nota LRN)

[3] Los Angeles Times, 4 de septiembre de 1957

[4] Washington Evening Star, February 18, 1955

[5] Steward Alsop “Matter of Fact. Satellite Debate New York Herald Tribune, New York, 25 May 1955.

[6] Steward Alsop “Matter of Fact. Satellite Debate New York Herald Tribune, New York, 25 May 1955.

[7] New York Herald-Tribune 8 – 13 June 1955

[8] Joseph and Steward Alsop, “Censorship Warning” New York Herald Tribune, New York 8 June 1955

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.