Si el Bigfoot fuera real

Si el Bigfoot fuera real

Darren Naish

Tenemos vocalizaciones de Bigfoot, tenemos huellas de Bigfoot, tenemos ADN de Bigfoot, ¿verdad? Bien»¦

27 de junio de 2016

bigfoot-vocalising-2-cropped-600-px-tiny-June-2016-Darren-Naish-Tetrapod-ZoologyjpgCrédito: Darren Naish

Usted, estoy seguro, ha oído hablar de los primates vernáculos sin confirmar de América del Norte llamados Bigfoot o Sasquatch.

Hunting-Monsters-cover-300-px-tiny-Feb-2016-re-use-June-2016-Darren-Naish-Tetrapod-ZoologyCubierta de Naish (2016): la figura negra con los ojos brillantes es especialmente relevante para este artículo.

Desde hace mucho tengo el interés inquebrantable en el Bigfoot, y he pensado mucho en el tema, al menos algunos de estos pensamientos han aparecido aquí en Tet Zoo a largo de los años. No creo que los datos que tenemos en este momento – esto incluye pistas, pelos, vocalizaciones, fotografías y los innumerables relatos de los testigos – proporcionen apoyo a la idea de que Bigfoot es real, y he llegado a la conclusión de que se trata de un fenómeno sociocultural: que la gente está viendo todo tipo de cosas diferentes, combinándolas con ideas, memes y preconcepciones que tienen en sus mentes, e interpretándolas como encuentros con un bípedo monstruoso, similar al humano. Esta afirmación se explora más en mi libro recientemente publicado, Hunting Monsters (Naish 2016) (y, para demostrar que tengo la historia, también Naish (2012)).

Y permítanme decir, por cierto, que me gustaría estar equivocado… Todavía espero que el Bigfoot sea real; que la versión de la criatura avalada por Krantz (1999), Bindernagel (1998) y Meldrum (2006) es exacta y válida. Pero Ay.

Bigfoot-sightings-in-USA-and-Canada-350-px-tiny-June-2016-public-domain-Tetrapod-ZoologyBigfoot enfáticamente no se limita al Noroeste del Pacífico, como este mapa, «densidad de avistamientos», ilustra muy bien. El mapa es de aquí y es de dominio público.

Los lectores habituales de Tet Zoo – y de algunas de las cosas que he publicado (Conway et al. 2013, 2014 Naish.) – estarán familiarizados con la idea de que la criptozoología se solapa ampliamente con la zoología especulativa. El Bigfoot puede que no ser una verdadera especie de primates no descubiertos (por lo que podemos decir, en este momento)… pero ¿qué si lo fuera? En este artículo, y quizás en otros dos que puedan aparecer en el futuro, me gustaría jugar un juego y reflexionar sobre las cosas que pertenecen a la evidencia Bigfoot, tal como es. Es, después de todo, muy divertido preguntarse qué significaría la existencia de Pie Grande para la biología de campo y la ecología en América del Norte, para la conservación y manejo de vida silvestre, para nuestra comprensión de la evolución de los primates y la diversidad, y para la relación que tenemos con el resto del mundo natural. No estoy a punto de escribir sobre todos esos hipotéticos en este momento, pero, eso sí, son cosas tan entretenidas en que pensar. De hecho, me gustaría ver alguna ficción especulativa escrita por el estilo… oh, para ser justos, ya hay algunas cosas por ahí: Yo sólo estoy familiarizado con los libros de Lee Murphy.

Por cierto, una cosa interesante que he aprendido sobre Bigfoot al escribir este artículo (y otros) es que no hay casi ninguna imagen en línea Bigfoot que esté marcada para su reutilización: todas están protegidas por derechos de autor y no están disponibles para el uso libre por otros. Haga lo que quiera. En aras de hacer del mundo un lugar mejor, las imágenes que he creado para este artículo están liberadas para su uso a través de una licencia CC.

Vocalizaciones, homogéneas biológicamente compatibles se documentan a través de América del Norte. Los Bigfoots supuestamente hacen ruidos, y una parte estándar de la tradición moderna Bigfoot es que las personas podrían ser capaces de ‘llamar a o incluso comunicarse con los Bigfoots haciendo gemidos, gritos, rugidos o aullidos, o golpeando árboles o rocas para hacer golpes de percusión, estos sonidos se asemejan a los ruidos que se atribuyen a la criatura. Lo notable es que estas vocalizaciones son extraordinariamente diversas: los «aullidos Ohio», «charla Samurai», gritos, silbidos, gruñidos y aullidos se atribuyen a este animal bastante por encima de lo que cabría esperar para una sola especie animal que se comunica a través de largas distancias, y no hay nada que se aproxime a homogeneidad en la especie presente en todas las especies de primates conocidos.

C3443C56-A9C0-49C1-8B45588A5B5F71FFEl Bigfoot aparentemente hace un montón de vocalización. Esta imagen está inspirada en una escena en particular que puede reconocer de la serie de Animal Planet Finding Bigfoot. Imagen de Darren Naish, CC BY.

De hecho, algunos de los más increíbles de estos sonidos – si usted nunca ha oído los «Sierra sounds» o «charla Samurai» grabados por Ron Morehead, bueno, está de enhorabuena «“ suena a nada en absoluto como los otros que han sido reportados y registrados, y sólo se han oído exclusivamente en un área pequeña. Aun teniendo en cuenta la posibilidad de dialectos regionales y locales, de variación ontogénica, anual o estacional, o que esta diversidad está vinculada a una diversidad de roles funcionales (una estrecha comunicación frente a la comunicación a larga distancia, las llamadas de apareamiento vs vocalizaciones de los padres, etc.), los ruidos y las llamadas están absolutamente por todo el lugar y no son en lo más mínimo homogéneos de una región a otra, como debe ser si estamos tratando con una especie de primates desconocidos.

La conclusión debe ser que los ruidos tienen diversos orígenes, y me refiero a que en su mayoría son sonidos producidos por especies animales conocidas, incluyendo vacas, coyotes (y sus híbridos) y los seres humanos. Y, sí, creo que muchos de los más increíbles sonidos Bigfoot «“ «charla Sumarai» y otras expresiones semejantes al hablar entre ellos – fueron generados por la gente.

Las huellas Bigfoot serían fáciles de encontrar por personas que saben lo que están haciendo. Si Bigfoot es súper-raro (como algunos, aunque no todos, los autores sostienen que es), puede ser que sus huellas se encuentran raramente y o sean difíciles de encontrar. Eso parece razonable. Pero el hecho es que las personas que realmente conocen las huellas de especies animales en una capacidad profesional o técnica son casi universalmente de la opinión de que Pie Grande no es un animal real: (1) ellos, y sus colegas, no encuentran evidencia por ellos mismos y (2) las pruebas que han visto son fraudulentas o poco convincentes. Tenga en cuenta que incluso algunos de los investigadores de Bigfoot más destacados – estoy pensando el finado René Dahinden – nunca encontró huellas él mismo.

Florida-panther-tracks-public-domain-wikipedia-600-px-tiny-June-2016-Tetrapod-ZoologyLas huellas de mamíferos norteamericanos muy raros son fáciles de encontrar, por biólogos cualificados. Estas pistas son de una pantera de Florida Puma concolor. Imagen de aquí, del dominio público.

Para un mamífero grande, habitando la tierra que deja huellas visibles y se supone que se produce en todo el continente, el Bigfoot es un críptido poco realista; si fuera real, los biólogos de vez en cuando encontrarían e informarían alguna de sus huellas, por lo menos en la misma frecuencia que lo hacen con las huellas de tales mamíferos como carcayúes, jaguares, pumas y ocelotes, todos los cuales son extremadamente raros e incluso de estatus polémico dentro de ciertas partes de los EE.UU. El hecho de que las huellas de Bigfoot no se encuentren por personas capacitadas y con la experiencia necesaria para hacerlo es una señal de alerta. Lo siento si esto suena elitista; incluso si lo es, eso no impide que sea cierto.

Las huellas Bigfoot serían más «biológicas». Un aspecto poco discutido de las muchas huellas del Bigfoot en el expediente es que son decididamente… limpias. Sí, hay algunos ejemplos famosos que cuentan con lo que parecen cicatrices y abolladuras, además de que está la famosa huella Bossburg «pie cojo»… todas las cuales son de origen dudoso y se asocian con individuos ampliamente pensados – incluso por los defensores «“ que son falsificadores. Pero incluso dejándolas a un lado, las huellas restantes son extrañas.

 

Bossburg-bigfoot-cast-600-px-tiny-June-2016-Darren-Naish-Tetrapod-ZoologyUna secuencia famosa de huellas de Bossburg, en el estado de Washington, fueron supuestamente hechas por un Bigfoot con un pie izquierdo con formato incorrecto. Las pistas se encuentran por lo general junto a una carretera y podrían estar vinculadas a una fuente poco fiable incluso considerada por los defensores de Bigfoot. Imagen de Darren Naish.

Por lo general se ven tan ordenadas, tan limpias. Los dedos de los pies son con demasiada frecuencia perfectamente colocados juntos en estrecho contacto, y la suela y la parte anterior del pie son lisas y sin rasgos en su mayoría. A lo que quiero llegar es que éstas no se ven como huellas de animales reales, como debe ser si Bigfoot fuera real. En un primate con un pie de apariencia humana – especialmente uno enormemente grande, pesado y bípedo – los dedos de los pies deben ensancharse consistentemente, como lo hacen en las personas que van sus vidas sin zapatos. Y, en base a la apariencia de las patas de primates de vida silvestre (incluidos los humanos), ¿los Bigfoot no debería tener suelas que son retorcidas, ásperas, agrietadas, arrugadas y agrietadas? Como es, las plantas de los pies y las bolas de las huellas Bigfoot se parecen a las de los humanos domésticos que nunca han caminado descalzos al aire libre, por no hablar de un animal que vive en los bosques y montañas, condiciones congelantes al aire libre, y camina de forma rutinaria en terrenos difíciles.

Patty-print-and-Walla-Walla-print-600-px-tiny-June-2016-Darren-Naish-Tetrapod-ZoologyTodas las demasiadas impresiones Bigfoot son poco realistas «ordenadas», con dedos de los pies muy compactos (sin propagación), ordenados, paralelos y sin rasgos distintivos, suelas limpias. Parecen ser modelados en los pies de los seres humanos domésticos, que usan zapatos, no en primates de vida silvestre. A la izquierda, una representación de una de las huellas de Bluff Creek de 1967. A la derecha, representación de un molde y sus marcas asociadas, descubierta en Walla Walla, Washington. Imágenes de Darren Naish, CC BY.

No estoy comentando aquí sobre las crestas dérmicas o la supuesta ruptura del tarsal medio: ni ponerse de pie como evidencia que apoya la realidad de Bigfoot. Las discutí ambas en mi reciente libro (Naish 2016).

Habría ADN de Bigfoot por todo el lugar. Cualquiera que sepa algo del Bigfoot sabe que ha habido varias afirmaciones recientes en relación con el descubrimiento del ADN de Bigfoot. Hasta el momento, ninguno ha dado resultado. En el estudio más conocido – el dirigido por Melba Ketchum, publicado en una revista paywalled creada únicamente para realizar el estudio en sí – se informó que el Bigfoot era una especie de híbrido entre Homo sapiens y una segunda especie no identificada. Los resultados fueron ampliamente discutidos y ridiculizados por los genetistas calificados quienes mostraron cómo los resultados genéticos parecían mezclar humanos con otros mamíferos, perros y osos entre ellos. Ninguna de las secuencias podría ser tomada para apoyar la hipótesis de hibridación integral a las conclusiones. Y algunos genetistas describieron el manuscrito como «un disparate».

Una idea popular en algunos sectores de la comunidad Bigfoot es que el valor y la calidad del estudio Ketchum fue tirado por científicos cobardes y editores de revistas que no tienen las bolas o la integridad de verla conseguir un trato justo. De hecho la misma Ketchum escribió de ser testigo de sesgo grave, e incluso se refirió al «Efecto Galileo». De hecho, el estudio de Ketchum – que fue sometido a varias revistas importantes antes de su eventual publicación – se trató a fondo y éticamente, y se encontró defectuoso por las razones mencionadas anteriormente. Un análisis excelente y exhaustivo de todo el episodio se puede encontrar aquí.

Patterson-Gimlin-scene-final-2-350-px-tiny-June-2016-Darren-Naish-Tetrapod-Zoology¿Hembra con zancadas de un gigante, homínidos salvajes que aún desafían la detección científica, o un tipo en un disfraz? Esta imagen representa el famoso cuadro 352 de la película de Patterson-Gimlin. Imagen de Darren Naish, CC BY.

De cualquier forma, mi punto principal aquí es que el ADN que no se puede explicar que no sea por la existencia de un primate distinto desconocido, no se ha documentado, mientras que debería estar presente en todo el lugar si el Bigfoot fuera real, incluso si se tratara de una sub-población inusual de Homo sapiens. Y aquellos de ustedes que piensan que esto es una cosa tonta, en vista de la ausencia o escasez de supuestos restos de Bigfoot deben tener en cuenta que la recogida y el examen de eDNA – es decir, el ADN residual recogido del medio ambiente (sí, a partir de agua, hielo y sedimentos) – se ha extendido y es común.

Lo principal de lo que he dicho aquí – y estoy repitiendo lo que muchos otros científicos han dicho antes que yo – es que una gran cantidad de buena evidencia habría sido documentada por ahora si el Bigfoot fuera real. Tan interesantes e intrigantes que son todos esos informes de testigos, simplemente, no estamos viendo la evidencia que debería haber, ni la evidencia que tenemos es del todo convincente. Así que… ¿Por qué es eso?

Para artículos anteriores Tet Zoo relevantes al tema de Bigfoot, consulte…

Cryptozoology at the Zoological Society of London. Cryptozoology: time to come in from the cold? Or, Cryptozoology: avoid at all costs?

The Cryptozoologicon (Volume I): here, at last

Is Cryptozoology Good or Bad for Science? (review of Loxton & Prothero 2013)

My New Book Hunting Monsters: Cryptozoology and the Reality Behind the Myths

Refs – –

Bindernagel, J.A. 1998. North America»™s Great Ape: the Sasquatch. Beachcomber Books, Courtenay, B.C.

Conway, J., Kosemen, C. M. & Naish, D. 2013. Cryptozoologicon Volume I. Irregular Books.

Krantz, G. S. 1999. Bigfoot Sasquatch Evidence. Hancock House, Surrey, B.C. & Blaine, WA.

Meldrum, D. J. 2006. Sasquatch: Legend Meets Science. Tom Doherty Associates, New York.

Naish, D. 2012. Should we give up looking for Bigfoot? BBC Focus March 2012, 27.

Naish, D. 2014. Speculative zoology. Fortean Times 316, 52-53.

Naish, D. 2016. Hunting Monsters. Arcturus Books, London.

http://blogs.scientificamerican.com/tetrapod-zoology/if-bigfoot-were-real/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.