Auge y ocaso del ovni

Auge y ocaso del ovni

22 de septiembre de 2016

Por Barbara Kiser

Publicado en nombre de Daniel Cressey

2 ARC028 - UFO - CoverParece increíble que alguien alguna vez creyó en ellos. En el apogeo de los objetos voladores no identificados (ovnis), las fotos granulosas de platillos volantes flotando en el cielo de mediados del siglo XX fueron un elemento básico, incluso en revistas respetables como Time y Life. Los volúmenes fueron escritos con seriedad detallando las visitas de extraterrestres. Esta nueva forma de paranoia de la guerra fría parecía filtrarse en la psique colectiva a ambos lados del Atlántico.

Porque creen que lo hicieron. Una parte considerable de la opinión pública se comió libros baratos de platillos y devoró cuentos de visitantes de fuera de nuestro planeta, ya fuera su intención buena o mala. Afortunadamente para cualquier persona enamorada de las subculturas estadounidenses en todo su esplendor chillón, el escritor de ficción especulativa Jack Womack ha acumulado una gran colección de estos libros, desde novelas para adultos obsesionados con el sexo a serios tratados pseudo-académicos. Reproduce muchas de estas joyas en su colección salvaje profusamente ilustrada, Flying Saucers Are Real.

ARC028-UFO-MIichael-C-Round-Trip-To-Hell-In-A-Flying-SaucerUn título de 1955.

Van desde lo que Womack llama la «mejor cubierta de ciencia ficción que alguna vez apareció en un libro de no ciencia ficción» (The Flying Saucers Are Real de Donald Keyhoe) a lo mundano (I Remember Lemuria de Richard S. Shaver de 1948).

Aunque Womack invirtió profundamente en estos libros, no los perdona. UFO Photographs Around the World Vols 1 y 2, señala, «ofrece la compilación más completa de lens flares, manchas de cámara, desenfoques, imperfecciones de cámara y disparos zangoloteados que se haya publicado». Womack señala que el lingüista británico Gavin Gibbons (autor de The Coming of the Space Ships (1956) y They Rode In Space Ships (1957)), y otros del Reino Unido tuvieron «los ojos muy abiertos, aunque espíritus no demasiado creativos para el campo». Gibbons volvió a escribir otros encuentros ovni de otras personas, «haciendo que sus relatos se hicieran menos interesantes».

Esto no es un intento de deconstruir las razones detrás del auge y caída del ovni. En lugar de ello, Womack parece intentar entender un culto extraño perdido mediante la recopilación de los artefactos que dejaron.

Aprendemos de George Adamski, nacido en Polonia en 1891, que terminó fundando la «Real Orden del Tíbet» en California (y co-escribiendo el libro de 1953 Flying Saucers Have Landed) antes de la creación de un restaurante. Los encuentros cercanos de Adamski incluyen a un hombre que decía ser de Venus – evidenciado por el hecho de que sus «pantalones no eran como los míos». En Gran Bretaña, el libro de 1966 de Leonard G. Cramp UFOs and Anti-Gravity pretendía dejar al descubierto la ingeniería del platillo volante, con planos detallados, que al parecer pensaba revelaban un sistema anti-gravedad «similar a uno de su propia invención».

Womack describe otro libro, Flying Saucer from Mars (1954), escrito por «Cedric Allingham» – un engaño que fue perpetrado por un astrónomo británico ya fallecido y su amigo. Este amigo, aparentemente admitió pretender ser Allingham para dar una charla a un club de platillo volante, durante la cual llevaba un bigote falso.

ARC028-UFO-Wilkins-HJ-Flying-Saucers-On-The-Moon1954 el texto de Harold T. Wilkins.

El libro de Womack puede ser tan confuso como seguir los argumentos de sus defensores ovni. Los tipos de letra cambian para señalar los pasajes de los materiales de base, y abundan las cubiertas, fotos y dibujos. Siguiendo el enorme número de autores mencionados y que éstos son creyentes, falsificadores o de ficción se convierte en una tarea ardua. No hay ninguna lógica clara a esta colección de lo que la luminaria de la ciencia ficción William Gibson llama «testimonios a ciertas necesidades humanas» en la introducción.

Algunas de las notas que acompañan a las imágenes impresionantes son breves y desconcertantes. Leemos en la página 10: «Cuando John C. Sherwood tenía diecisiete años, Gray Barker publicó su libro, Flying Saucers are Watching You (1967), un relato en seco de eventos durante el 1966 el flap de Michigan. La enhorabuena de Barker, después de la publicación, «Evidentemente, los aficionados se tragaron esto con un trago». ¿Quiénes son Sherwood y Barker, y que fue el «Michigan Flap», sólo podemos adivinar.

La colección de Womack se dirige a la biblioteca de la Universidad de Georgetown en Washington DC, para ser conservada entre sus colecciones especiales. Puede presentarse como un monumento a la locura colectiva, un testimonio de la facilidad con que las personas pueden ser guiadas por el camino del jardín, o simplemente una colección de publicaciones de errores flagrantes. Sea lo que sea, Womack ha conservado un registro de algo que se sentía muy real para un gran número de personas. Estos libros han empezado a surgir, después de todo, alrededor de una década después de que el director de cine y empresario teatral Orson Welles asustó inadvertidamente un estimado de 1.2 millones de oyentes estadounidenses durante su famosa emisión de radio 1938 de una adaptación de H. G. La Guerra de los pozos de los mundos.

Hoy en día, las ubicuas cámaras avanzadas significan que la falta de fotografías convincentes es cada vez más un problema para los creyentes. La evidencia que se recoge aquí es tan «real» como la que nunca conseguirán los platillos voladores.

Daniel Cressey es un reportero para la Nature en Londres. Él tuitea en @dpcressey. Flying Saucers Are Real es la primera versión del libro lanzada por el editor de Nueva York Anthology Editions, una asociación entre Boo-Hooray Gallery y Anthology Recordings.

http://blogs.nature.com/aviewfromthebridge/2016/09/22/the-rise-and-fall-of-the-ufo/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.