Albert Coe: viaje a Norca (1)

Albert Coe: viaje a Norca

AlbertCoe1En junio de 1920, en Ontario, Canadá, Albert Coe, entonces un muchacho de dieciséis años de edad, estaba de vacaciones por las montañas, haciendo canotaje con su amigo, Rod.

Un día, al final de la tarde, mientras remaban en una canoa cerca de las orillas del río Mattawa, hacia la cima de un afloramiento de rocas en un terreno remoto y áspero en el río, la atención de Albert fue atraída repentinamente por un grito que rasgó el silencio del lugar.

imageMapa de la zona en la que conoció a este extraño hombre.

Asombrado, Albert miró a su alrededor, pero no podía ver dónde se había originado la solicitud de auxilio. Aparentemente sólo él escuchó el grito de socorro, mientras su amigo siguió el camino.

Albert gritó. Un poco a su derecha y por delante vino una respuesta. Ayúdame, estoy aquí abajo.

Él, siguiendo la voz de la persona en problemas, llegó a una gran hendidura estrecha de casi dos metros dentro de una base de roca y en la ranura había un hombre joven con el pelo rubio que surgió a medio metro por debajo de la superficie e incapaz de salir solo.

Al ver que tenía bloqueado el brazo, tomó un tronco y lo ató con una cuerda y consiguió liberar al chico con cierta dificultad.

Después de ayudar a este desconocido a levantarse del acantilado en el que había caído, lo primero que hizo el joven al ser liberado fue pedirle a Albert que le llevara agua. Albert corrió hacia el río, le llevó agua y luego procedió a vendar la pierna del joven.

Fue entonces que Albert notó algunas extrañezas y peculiaridades en el chico que acababa de liberar: en primer lugar la ropa era muy inusual, ya que consistía en un traje ajustado de color gris plateado brillante, de la consistencia del cuero, sin cinturón y sin cierres visibles, tipo jersey, casi como seda, con una especie de pequeño panel de instrumentos debajo del pecho, con varios botones.

TheSchockingTruth5Intrigado, Albert le preguntó de dónde venía y cómo se había producido el accidente. El misterioso chico respondió que había llegado al lugar en un avión que había dejado en un claro a unos 300 metros de allí, y que por la mañana, al ir a pescar, se había deslizado en la grieta.

Teniendo en cuenta los niveles primitivos de la aviación en 1920 y, más aún, el suelo áspero en aquél lugar, Albert pensó que el muchacho estaba delirando, como resultado de un traumatismo en la cabeza.

Se añadió una sorpresa cuando vio su caña de pescar que era diferente a cualquiera vista en su vida, luminiscente azul, sin guías ni carrete, con el cable saliendo directamente desde el interior. Sorprendido, Albert preguntó al chico, donde encontró esa caña y él respondió que la había fabricado su padre que era un inventor.

En este punto, el desconocido trató de ponerse en pie para volver a su avión, pero fue incapaz de mantenerse a sí mismo a causa de las heridas sufridas en la caída.

NorcadianoAlbert se ofreció a acompañarlo al avión y, con evidente renuencia, el chico tuvo que dejar que le ayudara a llegar a su «avión», ya que apenas podía caminar por su cuenta, pero haciéndole prometer que no le diría a nadie, ni siquiera a su amigo Rod ni sus padres, del encuentro, y sobre todo, de la aeronave, porque era un avión experimental secreto proyectado y construido por su padre.

Los dos llegaron al claro, no más ancho de 25 metros, en el que estaba el avión.

Albert había esperado ver una nave convencional, pero no, era muy diferente de cualquier aparato conocido de la época, en forma de disco, de alrededor de 6 metros de diámetro y un metro y medio de altura, con una pequeña cúpula central, carente de alas, sin propulsor, motor, o fuselaje. Descansaba sobre un trípode. Estaba a 4.5 pies del suelo. No había ventanas, así que Albert se preguntó cómo podía ver la navegación y la dirección.

El muchacho se posicionó debajo de la unidad, pulsó un botón y apareció una escalera en la que se reclinó, dando las gracias a Albert y recordándole su promesa de mantener el secreto más absoluto de lo que vio. Albert confirmó que no le diría a nadie, y se alejó.

«Yo estaba meditando sobre su falta de ventanas y portillas y me preguntaba cómo podía ver, a menos que estuvieran más en el otro lado. Justo entonces, el borde del perímetro comenzó a girar. Al principio emitió un bajo sonido de silbido, aumentó la velocidad de montaje a un gemido agudo, por último, fue por encima de las capacidades audibles del oído»»¦

Segundos más tarde el avión se levantó a pocos metros, produciendo una vibración molesta y voló fuera de la vista y luego desapareció. Albert se volvió, llegó una hora más tarde con su amigo Rod y, como le prometió al hombre extraño, no le contó nada.

«…fue un episodio que duró no mucho más de una hora, que puede haberme llevado miles de años en el futuro, y sin embargo dejó una sensación incómoda de presenciar algo que en realidad no existe, y la impresión de secuencias desconectadas que sólo se encuentran en sueños…»

Albert y Rod siguieron con sus vacaciones por el rio, pero los acontecimientos extraños no se completaron. Dos semanas más tarde, a pocas millas de Ottawa, en la noche Albert vio en el cielo la nave extraña del misterioso visitante que hacía evoluciones en el cielo claro saludando (o al menos eso pensó Albert).

Mister X

imageSin embargo, seis meses más tarde, la historia dio un resultado nuevo e inesperado. Albert Coe recibió una nota firmada por un Xretsim[1] invitándole a almorzar en el hotel McAlpine Ottawa, a las 12:30 del próximo sábado.

Él, de inmediato, se sintió seguro de que Xretsim era ese misterioso hombre conocido en la quebrada cerca del río, pero no encontró elementos específicos que le podrían dar lugar a creerlo.

Albert fue al encuentro y su convicción sobre la identidad de Xretsim se confirmó pronto: era el chico que conoció seis meses antes, pero esta vez iba vestido de una manera muy diferente y ciertamente menos extraña, ya que usaba una camisa blanca y una corbata.

Los dos comenzaron a hablar, pero principalmente el desconocido, que dijo a Albert que lo llamara, por el momento, Zret[2] para mantener el hilo de la conversación y le hizo varias preguntas con respecto a sus actividades y aspiraciones, hasta el punto de que, durante el almuerzo, Albert no había aprendido nada de Zret, que finalmente prometió que lo vería dos o tres meses más tarde, y que iban a ir a pescar juntos.

Lake MahopacA principios de mayo del siguiente año, 1921, Albert Coe fue contactado nuevamente por Zret que le dio una cita ante la estación Hastings de Ottawa. Aquí Zret llegó en un coche bastante común de la época, subió a Albert y juntos fueron al lago Mahopac.

A medida que se viaja en coche, fueron contestadas todas las preguntas que Albert había pensado durante esos meses sobre el origen de Zret.

«Probablemente ya tienes la idea de que soy un extraño a tu mundo moderno. Esta decisión de explicación es una responsabilidad personal. Nuestra misión aquí será siempre escondida en el mayor secreto. Si los acontecimientos que anticipamos no llegan a suceder, la presencia aquí no será conocida. La gran profundidad de gratitud que siento hacia ti, junto con las cosas que has visto y sabes que existen, ha influido en la violación de una ley inhibida de revelación…»

También habló de los acontecimientos previos a la primera reunión. Dijo que era uno en un grupo de hombres que habían venido aquí para observar nuestro avance científico, especialmente por los militares, ya que todas las invenciones recientes habían sido utilizadas con fines de guerra.

Zret continuó diciendo que fue a partir de 1904 que había grupos de científicos capacitados un total de alrededor de 100 personas para infiltrarse en las diversas naciones de la Tierra para vigilar los descubrimientos científicos.

Albert, comprensiblemente asombrado, preguntó a Zret de dónde venía exactamente. Él le dijo que tenía dos domicilios diferentes, uno en Marte y otro en Venus.

En la Tierra realmente él era un estudiante majoring (= tema principal) en electrónica. Se había aprovechado del período de vacaciones para reunirse con algunos de sus propios habitantes, que operaban una de sus bases establecidas fuera del planeta, y al utilizar personalmente la nave, podían disfrutar de la maravillosa pesca de los ríos y lagos de lo contrario inaccesibles de Canadá.

Al salir de la base, les había dicho a sus amigos que no se preocuparan si no escuchaban de él durante una semana, así como de la señal de tono claro emitida por la nave.

Durante las reuniones posteriores, Zret explicó que su raza se había originado en Norca, un planeta en el sistema Tau Ceti, de unos 11 años luz de la Tierra; durante miles de años este planeta se había ido deshidratando y obligado a sus habitantes a buscar refugio en otro sistema estelar. Algunos de sus habitantes habrían migrado a nuestro sistema solar, hace unos 14,000 años, cuando el planeta lentamente comenzó a ser inhabitable.

Aproximadamente 243,000 habitantes de Norca, según le dijo a Coe, abandonarían el planeta en dirección a nuestro sistema solar, pero como resultado de un accidente grave sólo se sobrevivieron 3,700 que aterrizaron en Marte y dieron a luz a una nueva civilización.

TheSchockingTruth9Posteriormente, los Norcadianos habrían colonizado la Tierra con la vida terrestre y dando a la civilización de la Atlántida, a la de Cuzco, y Lemuria, construyendo varias bases subterráneas y luego pasando a Venus, mientras que todavía mantenían los puestos de avanzada en nuestro planeta.

Las reuniones entre Zret y Albert fueron varias en las décadas siguientes, hasta el final de los años setenta.

En 1958 Zret autorizó que le dijera a su esposa, su experiencia, y ella se sorprendió mucho y quedó con ganas de conocer Zret, pero él, sin embargo, se negó.

TheSchockingTruth10En los años sesenta, a Coe se le dio permiso para revelar su historia y fue así que concedió numerosas entrevistas y, en 1969, llegó a publicar por su propia cuenta un libro, The Shocking Truth, en el que se relata en detalle su historia, desde el primer contacto en 1920, mencionando también el interés mostrado desde los años cincuenta por algunos supuestos agentes federales de EE.UU. que lo seguían dondequiera que iba.

The Shocking Truth

TheSchockingTruth12En este libro se relatan todas las peripecias por las que pasó Albert Coe durante su contacto con Zret. También vienen las enseñanzas de este alienígena Norcadiano, amable y que supuestamente viajó todo el camino desde Tau Ceti para transmitir información tal que «sólo en las enseñanzas de Cristo podemos determinar una esencia del verdadero Dios universal».

Entre las muchas revelaciones de Zret se encuentra el tema de su edad:

«…la diferencia tremenda de edad va a asustarte. En el estándar del tiempo de la Tierra, soy exactamente trescientos cuatro años más viejo que tú. Este regreso a la juventud era un requisito vital para establecer nuestra identidad como terrícolas, para el cumplimiento de nuestra misión aquí, dependía de ser aceptados por sus diversas razas, como parte de ustedes».

Entonces Albert reflexiona:

«…parecía incomprensible que cualquier persona de tal edad, pudiera actuar como chico como él, mostrar el entusiasmo en las cosas pequeñas, que la mayoría de los jóvenes sólo disfrutan, pero su rasgo asombroso fue la fuente ilimitada de conocimiento, la manera fácil en que encontró expresión y simple explicación de lo que yo sabía que debía estar profundamente involucrado en problemas matemáticos, para que pudiera formar una opinión razonable de las facetas extrañas y desconocidas de nuestro mundo…»

Continuó diciendo más: cómo el panel de su pecho había sido aplastado en la caída en la hendidura, de modo que no podía enviar la llamada de emergencia automáticamente a la base. Así que si Albert no hubiera sido «llevado» a donde estaba, habría muerto allí, dijo.

El libro habla mucho de cómo suceden «estas» cosas de vigilancia, y había trabajado para que la ayuda llegara en 3-4 h.

«El auto control de esta nave, incluso a un vuelo no tripulado de regreso a su base…»

 

«…este fue el primer fallo operacional que hemos experimentado con este tipo de control».

Luego comentó sobre la guerra que había pasado por Europa (la Primera Guerra Mundial)

Otra reunión se estableció como el aniversario de su primera reunión allí en el bosque en Canadá.

imageMás adelante se encontraron en el Palisades Boat Club, donde tenía su canoa.

«Nuestras reuniones eran tan raras y tan lejanas que habría cancelado una cita, incluso con mi mejor chica…»

ContinuarỦ


[1] MisterX escrito al revés. (LRN)

[2] Que era el corto para Xretsim.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.