Ruleta filogenética y la identificación de monstruos marinos

Ruleta filogenética y la identificación de monstruos marinos

21 de mayo de 2009

Por Darren Naish

Como la mayoría de las comunidades científicas, el mundo de la zoología tetrápoda académica es un lugar incestuoso. Inspirado en un comentario hecho aquí en Tet Zoo por Matt Wedel – coautor, colega y uno de los tres SV-POWsketeersCameron McCormick (que trabaja en guppies pero está colaborando con Michael Woodley y tu servidor en monstruos marinos) tiene un nuevo post en Lord Geekington que encuentro bastante interesante. Empleando el nuevo término «ruleta filogenética», lamenta el hecho de que las personas se inclinan por las identificaciones altamente específicas cuando se informan animales misteriosos, aunque el pensamiento crítico y la parsimonia muestran que han ido demasiado lejos con la evidencia de que tienen, o se han descarriado en su interpretación, o ambos. Da la casualidad que el decano de la investigación de los monstruos marinos, el estadístico y biólogo pesquero Charles Paxton, ha estado diciendo cosas similares en sus conferencias y artículos publicados. Como caso de estudio, Cameron observa uno de los casos de serpiente marina más famosos de todos los tiempos, el encuentro Dédalo de 1848. Aquí hay una de las famosas ilustraciones del Dédalo …

imageLa criatura del Daedalus ha sido un monstruo marino «clásico» (a saber, un animal marino gigante no identificado que representa una criatura nueva, científicamente desconocida) para algunos. Como comenta Cameron, un prominente científico del siglo XIX discutió sobre una identificación específica pero muy equivocada. Otros han propuesto que la criatura del Daedalus era un calamar gigante. Naish (2001), del que realmente debo hacer un pdf, si supiera cómo hacerlo, dice: «La mayoría de los escritores están familiarizados con la apariencia de esta criatura debido a la versión publicada en el Illustrated London News bajo la supervisión del capitán del barco. Sin embargo, un boceto original dibujado por el teniente Edgar Drummond revela mucho menos detalles, y una criatura mucho más distante que la ilustración del ILN. Ellis sostiene, al igual que Lee en 1884, que la serpiente del Daedalus en realidad podría haber sido un calamar gigante nadando hacia atrás con el extremo de su cola sobre la superficie del agua. El boceto de Drummond no descarta esta posibilidad y, además, muestra que nuestra visión «tradicional» de este relato puede ser más colorido (e impresionante) de lo que realmente era. Por lo tanto, este avistamiento no es tan «clásico» después de todo. (p.76). Ah, maldición. Nosotros los científicos y nuestra molesta confianza en la evidencia.

imageEn cuanto a la «ruleta filogenética», aunque el término es nuevo, el concepto, por supuesto, ha existido por un tiempo: el fallecido Clinton Keeling se refirió a él como aferrándose a las pajas. No creo que esto sea del todo justo, dado que las personas que proponen identidades poco probables para los críptidos dados normalmente se aferran a lo que es, al menos, un parecido muy superficial. Naish (2001) – oh, ¿he mencionado este artículo? – incluye una sección completa titulada «Un enfoque precipitado para la identificación» en la que lamenté el hecho de que los criptozoólogos hayan tendido demasiado lejos al proponer identificaciones específicas para los críptidos cuando «no es en absoluto acientífico concluir que una respuesta es esquiva, o indeterminable en base a los datos disponibles» (p.79). Por supuesto, esto no niega el hecho de que, en algunos casos, podemos hacer inferencias generales sobre los tipos de animales con los que podríamos estar tratando (Woodley et al., 2009), y recordar también que hay al menos unos pocos casos donde podemos hacer identificaciones específicas. Sin embargo, estos últimos son excepcionales (Paxton et al., 2004; Paxton & Holland, 2005). De todos modos, consulte el artículo de Cameron para mayor discusión.

Refs – –

Naish, D. 2001. Sea serpents, seals and coelacanths: an attempt at a holistic approach to the identity of large aquatic cryptids. In Simmons, I. & Quin, M. (eds) Fortean Studies Volume 7. John Brown Publishing (London), pp. 75-94.

Paxton, C. & Holland, R. 2005. Was Steenstrup right? A new interpretation of the 16th century sea monk of the ÃËœresund. Steenstrupia 28, 39-47.

– ., Knatterud, E. & Hedley, S. L. 2004. Cetaceans, sex and sea serpents: an analysis of the Egede accounts of a «most dreadful monster» seen off the coast of Greenland in 1734. Archives of Natural History 32, 1-9.

Woodley, M. A., Naish, D. & Shanahan, H. P. 2009. How many extant pinniped species remain to be described? Historical Biology doi:10.1080/08912960902830210

https://web.archive.org/web/20090527002616/http://scienceblogs.com/tetrapodzoology/2009/05/phylogenetic_roulette_2009.php

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.