Conversación platillo realista

Conversación platillo realista

The_Indianapolis_Star_Sun__Jun_25__1972_ (1)Robert L. Peirce

Reportero miembro del Star

Logansport, Indiana. «“ Gente platillo volador ha aterrizado en tiempos difíciles.

A los miembros restantes del Congress of Scientific Ufologists, que tienen su convención nacional aquí, se les dijo por su director, James Moseley, que el interés público en los objetos voladores no identificados ya no es astronómico.

«Hay por lo menos dos razones. Una es que nuestro vuelos espaciales han dado evidencia de vida en el espacio exterior no publicada ampliamente», dijo Moseley, un rico neoyorkino que en 1967 atrajo a 8,000 personas al Hotel Commodore de la ciudad de Nueva York para conferencias sobre platillos voladores.

«El otro es un estudio bien conocido del Dr. Edward U. Condon de la Universidad de Colorado, quien concluyó que no valía la pena el dinero y el tiempo gastados en investigar ovnis», dijo.

Como resultado del estudio de 1968 de Condon, financiado por la Fuerza Aérea de los Estados Unidos, dijo Moseley, la Fuerza Aérea terminó su cámara de compensación nacional

Vaya a la página 10, columna 1

The_Indianapolis_Star_Sun__Jun_25__1972_Conversación platillo volador realista

Concluye de la página 1

para investigar informes de platillos voladores a finales de los sesentas. Así que es difícil conocer cuantos avistamientos todavía se están haciendo en la nación, dijo.

Los ovnis han perdido su interés para un número no determinado de antiguos fanáticos en favor de la brujería y lo oculto, según Moseley.

Cuánto interés permanece en el público en los ovnis será puesto a prueba hoy cuando un programa público se lleve a cabo en el YMCA, comenzando a la 1 p.m.

Sólo 11 personas aparecieron cuando se abrió la convención de tres días el viernes.

Los oradores contratados para la sesión pública de hoy incluyen a Laura Mundo, editora de Emergency Press, y L. E. Lawrence de la cercana Galveston en el Condado Cass, conocido como durador del primer museo platillo volador, en su patio trasero.

Los delegados de la convención dicen que no están seguros si aparecerá la editora de Emergency Press, pero que así lo esperan. Ella está programada para hablar sobre «Mi experiencia personal con platillos voladores».

El interés en los platillos voladores tuvo un máximo en 1967, después de los muy publicitados avistamientos en Michigan donde un astrónomo los anuló como gas de los pantanos y desde ese entonces las cosas han disminuido.

Cuando una vez Moseley dijo que estaba «ingresando $ 1,000 a la semana» en conferencias ovni, las multitudes han disminuido.

Su revista Saucer News, que alguna vez alcanzó una circulación de 5,000, se fusionó con The Saucerian en 1968, y ambas se hundieron en 1970, dijo.

De hecho, aquellas personas interesadas en los platillos voladores como una moda ahora están regresando a la brujería y a los fenómenos psíquicos, asuntos que ahora con entusiasmo se incluyen en las publicaciones ovni sobrevivientes, dijo Moseley.

El menguante entusiasmo de los platillos voladores humedeció la reunión de ayer en el Captain Logan Hotel del centro.

Algo se tiene que hacer, concordó el grupo, y la primera cosa era quitar la palabra «científico» del nombre del grupo, ya que ningún miembro es científico y pocos son graduados universitarios.

Los leales 11 incluyen dos aficionados platillistas independientes y ricos, un sargento de la Fuerza Aérea, una mujer de la ciudad de Nueva York quien trajo un cuento sobre un tiroteo del Ejército a un platillo volador sobre Central Park, y el director de noticias de una estación de radio suburbana de Filadelfia que publica una revista de platos voladores llamada Caveat Emptor (del latín: que el comprador tenga cuidado).

Aunque no todo fue triste.

Moseley admitió que el nuevo interés de la gente de los platillos voladores en brujería y lo oculto puede que no esté tan lejos.

Después de todo, la evidencia no es concluyente de que los platillos vengan de otros planetas. Tal vez, después de todo, los platillos vienen de la cuarta dimensión y tal vez la Tierra sea una terminal de transbordo para viajeros de otro tiempo.

Barbara Hudson, de 34 años, de la ciudad de Nueva York, sin hablar en la reunión de hoy, pero sin duda sosteniendo su propios cuentos de platillos voladores quien dice que actualmente está desempleada pero que ha solicitado un trabajo como telefonista en un hospital de su ciudad natal.

Alrededor de 1950 o 1951, ella dice que vio un platillo volador sobre Central Park que fue recibido a balazos por el Ejército, cortando dos trozos enormes de metal que aterrizaron en el parque y en Seventh Avenue.

La policía militar, armada con rifles, limpiaron su vecindario, aunque no pudieron decirle a su familia qué estaban buscando, recuerda.

Misteriosamente el incidente no llegó a los periódicos, aunque el comentarista de radio Walter Winchell hizo referencia tres semanas más tarde de que él había escuchado que el ovni era un cohete fuera de control o un meteoro, dijo.

Pero regresando al asunto más práctico de tratar de resucitar su vacilante organización, los miembros del congreso ufológico (nombrada National UFO Conference desde ayer) solicitaron ofertas para la convención del próximo año.

Peirce L. Robert, Saucer Parley Down To Earth, The Indianapolis Star, June 25, 1972.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.