Escepticismo del síndrome de La Habana

Escepticismo del síndrome de La Habana

Robert E. Bartholomew

Outbreak-cover-detail-2xOutbreak! The Encyclopedia of Extraordinary Social Behavior (detalle de la portada)

En 2019, el Departamento de Estado de EE. UU. pidió a la Academia Nacional de Ciencias que examinara la causa de una serie de misteriosas quejas de salud experimentadas por los diplomáticos de la embajada estadounidense y sus familias que estaban estacionados en Cuba. Apodado «Síndrome de La Habana» en los medios, el brote comenzó a fines de 2016 cuando el personal informó haber escuchado sonidos extraños antes de sentirse mal. Los síntomas incluyeron dolores de cabeza, mareos, fatiga, dolor de oído, desorientación, confusión, insomnio y dificultad para concentrarse. Lo más alarmante fueron los misteriosos síntomas similares a una conmoción cerebral en ausencia de traumatismo craneal. Las teorías iban desde armas sónicas hasta microondas, pesticidas e histeria colectiva. Encabezando la lista de presuntos culpables: Rusia, China y Cuba.

A principios de diciembre de 2020, se filtró una copia del informe de la Academia a los medios de comunicación, tras lo cual rápidamente hicieron público el estudio[1]. Sus hallazgos sorprendieron a muchos científicos que habían estado siguiendo el caso, adoptando una de las explicaciones más exóticas: las microondas. El presidente del comité, David Relman, concluyó que la explicación más plausible era un «ataque de energía de radiofrecuencia dirigido» que podría explicar muchos de los síntomas. Los científicos conocen desde hace mucho tiempo un fenómeno conocido como «el efecto Frey», en el que se sabe que los pulsos de microondas dirigidos a la cabeza de una persona producen sonidos de clic. Relman escribió que «si se puede inducir un efecto similar al de Frey en el tejido del sistema nervioso central responsable del procesamiento de la información del espacio y el movimiento, probablemente induciría respuestas idiosincrásicas similares … [incluidas] alteraciones en el funcionamiento del cerebro»[2].

El efecto Frey lleva el nombre de Allan Frey, un pionero en la investigación de la radiación. Pero hay muchos problemas con la explicación. Es muy especulativo y ninguno de los miembros del panel parecía ser un experto en el impacto biológico de las microondas y el efecto Frey. Alguien que es un especialista en el efecto, el bioingeniero Kenneth Foster de la Universidad de Pensilvania, es crítico con el informe y observa que no hay evidencia de que el efecto Frey pueda causar lesiones. Además, el efecto requiere una enorme cantidad de energía para crear un sonido que es apenas audible[3]. Foster debería saber que, en 1974, él y Edward Finch fueron los primeros científicos en describir el mecanismo involucrado en el efecto mientras trabajaban en la Investigación Médica Naval. Instituto en Maryland[4].

Outbreak-cover-3xFoster ve cualquier vínculo entre su efecto epónimo y el síndrome de La Habana como pura fantasía. «Es una explicación totalmente increíble de lo que les sucedió a estos diplomáticos»¦. Simplemente no es posible. La idea de que alguien pueda emitir grandes cantidades de energía de microondas a las personas sin que sea obvio desafía la credibilidad»[5]. El ex director de la división de Electromagnetismo de la Agencia de Protección Ambiental, Ric Tell, también ve el enlace de microondas como ciencia ficción. Tell pasó décadas trabajando en estándares para una exposición segura a la radiación electromagnética, incluidas las microondas. «Si un hombre está parado frente a una antena de radio de alta potencia, y tiene que ser alta, muy alta, entonces podría sentir que su cuerpo se calienta», dijo Tell. «Pero para causar daño al tejido cerebral, tendrías que impartir suficiente energía para calentarlo hasta el punto en que se esté cocinando. No sé cómo podrías hacer eso, especialmente si estabas tratando de transmitir a través de una pared. Simplemente no es plausible», dijo[6].

Ocultos a plena vista

Entonces, si el Síndrome de La Habana no es causado por microondas, ¿qué podría ser? El panel consideró poco probable la posibilidad de histeria masiva, pero no pudo descartarla. El informe señala que no hubo información suficiente para determinar el patrón social de los síntomas, ya que «el comité no recibió evidencia epidemiológica sobre patrones de contactos sociales que permitieran determinar un posible contagio social». Específicamente, señalaron que no tenían conocimiento de ningún caso índice (la primera persona afectada) y de los casos posteriores.

Havana-Syndrome-cover-3xAquí es donde la historia toma un giro extraño: los patrones sociales de las primeras etapas del brote se describieron en el libro de 2020, Havana Syndrome, escrito en coautoría por mí y Robert Baloh y publicado en mayo[7] y en dos extensos informes de el periodista Timothy Golden en 2018 y 2019. Golden habló con diplomáticos de la Embajada y examinó documentos gubernamentales relacionados con el caso[8]. Ninguna de estas publicaciones fue citada en el informe. Aparentemente, no estaban al tanto de su existencia, lo cual es desconcertante porque ya el 5 de noviembre de 2019, el Director Médico del Departamento de Estado tuvo conocimiento del libro y su contenido[9]. Imagínense, un panel de científicos es convocado para investigar la causa de un misterioso brote de enfermedad.

El único estudio exhaustivo del caso está contenido en un libro publicado por una editorial científica líder y está escrito por un neurólogo destacado que creó algunas de las pruebas que se administraron a los diplomáticos afectados para evaluar su condición, y el panel no está al tanto del estudio. Igualmente desconcertante, un periodista prominente publicó dos informes largos y detallados, que también fueron ignorados. Estos informes aparecieron en un importante medio de comunicación, Propublica, y fueron escritos por Timothy Golden, ganador de dos premios Pulitzer. Da la casualidad de que estos estudios contienen información detallada sobre lo que el panel afirma que no pudieron encontrar: el patrón social del brote, incluida la forma en que comenzó y se extendió a través de la comunidad diplomática en Cuba.

Se trata de una simple negligencia por parte de la Academia Nacional de Ciencias.

Información clave omitida

El informe señala que los diplomáticos a menudo se sentían mal después de escuchar sonidos misteriosos, lo que da crédito a las sugerencias de que fueron atacados o expuestos a una fuente de energía desconocida. Sin embargo, el comité no hace mención a las numerosas grabaciones de «atentados» que fueron realizadas por varios diplomáticos y posteriormente analizadas. Varias fueron examinadas por el comité de investigación cubano, otras fueron examinadas por el FBI, mientras que una tercera fue analizada por biólogos. Cada una resultó ser sonidos de insectos[10].

También existe la preocupación de que los que supervisan el panel puedan haber tenido motivos impulsados más por la política que por la ciencia. Por ejemplo, el ex presidente del Royal College of Psychiatrists me dijo que lo invitaron a unirse al panel, solo para ser eliminado. El motivo: una entrevista radial que concedió en la que abrazó la probabilidad de que el Síndrome de La Habana fuera psicógeno. Esto sugiere la posibilidad de un sesgo en contra de una explicación psicológica. Esto no solo es más probable y se basa en la ciencia conocida, sino que es, con mucho, la explicación más vergonzosa para los médicos del Departamento de Estado que, al comienzo del brote, pueden haber confundido los sonidos de los grillos y las cigarras con un ataque de un hostil. potencia extranjera. Curiosamente, es el Departamento de Estado quien encargó el estudio. ¿Coincidencia? Si bien esto es especulación, lo que no es una conjetura es la flagrante falla del panel para evaluar la evidencia que estaba a la vista.

Golden proporciona una rica descripción del patrón social temprano y la propagación del síndrome de La Habana. Una vez que el Departamento de Estado aceptó la explicación del dispositivo sónico, a los diplomáticos estadounidenses que estaban siendo enviados a La Habana «se les advirtió discretamente que podían enfrentar una amenaza misteriosa que estaba causando que los oficiales del Servicio Exterior estadounidense se enfermaran, algunos con síntomas de larga duración»[11]. A diplomáticos que estaban a punto de ser destinados a La Habana se les reprodujeron incluso grabaciones de audio realizadas por personal en Cuba, de los misteriosos sonidos que habían acompañado sus síntomas. Estas grabaciones fueron posteriormente identificadas como grillos y cigarras. Estas acciones alentaron más «ataques» porque el nuevo personal de la Embajada estaba buscando sonidos que se parecieran a estos mismos insectos. Como nos dijo un trabajador de la Embajada: «Si, antes del despliegue en La Habana, a un funcionario del gobierno se le entregó esta grabación y se le dijo que era el sello de un ataque debilitante, es completamente comprensible que dicho funcionario llegaría a La Habana, escuchara los insectos no mucho después y temer lo peor»[12].

Al asesorar al futuro personal de la Embajada sobre la amenaza percibida, se creó una expectativa de enfermedad y, con ella, un marco a través del cual se interpretarían los sonidos y síntomas futuros. Esta es una configuración clásica para un brote de enfermedad psicógena masiva.

Sobre el Autor

Robert Bartholomew es profesor titular honorario en el Departamento de Medicina Psicológica de la Universidad de Auckland en Nueva Zelanda. Ha escrito numerosos libros al margen de la ciencia que cubren ovnis, casas encantadas, Bigfoot, monstruos del lago, todo desde una perspectiva de la ciencia convencional. Ha vivido con los malayos en Malasia y los aborígenes en Australia Central. Es coautor de dos libros fundamentales: Outbreak! The Encyclopedia of Extraordinary Social Behavior con Hilary Evans (Anomalist Books, 2009) y Havana Syndrome con Robert W. Baloh (Copernicus Books, 2020). Vive en Nueva Zelanda con su esposa y 3 hijos.

https://www.skeptic.com/reading_room/havana-syndrome-skepticism-it-was-probably-psychogenic-by-robert-bartholomew/


[1] National Academies of Sciences, Engineering, and Medicine. 2020. An assessment of illness in U.S. government employees and their families at overseas embassies. Washington, DC: The National Academies Press. https://doi.org/10.17226/25889

[2] National Academies of Sciences, Engineering, and Medicine. 2020, op cit., 19″“20.

[3] Vergano, Dan . 2020. Scientists Are Slamming A Report Saying Microwave 3 Attacks Could Have Caused «˜Havana Syndrome»™ In US Diplomats. BuzzFeed News, December 7.

[4] Foster, Kenneth, Finch, Edward. 1974. Microwave Hearing: Evidence for Thermoacoustic Auditory Stimulation by Pulsed Microwaves. Science 185 (4147):256″“58 (July 19).

[5] Hurley Dan. The Diplomat»™s Disorder. The New York Times Magazine, May 19, 2019, 40″“5, 71. See 44.

[6] Hurley, op cit., 44.

[7] Baloh, Robert W., and Bartholomew, Robert E. 2020. Havana Syndrome: Mass Psychogenic Illness and the Real Story Behind the Embassy Mystery and Hysteria. Cham, Switzerland: Copernicus Books.

[8] Golden Timothy, and Rotella Sebastian. 2019. The Sound and the Fury: Inside the Mystery of the Havana Embassy. ProPublica, February 14; Golden T, Rotella S. 2018. The Strange Case of American Diplomats in Cuba: As the Mystery Deepens, so do Divisions in Washington. ProPublica, November 9.

[9] E-mail from Robert Bartholomew to Mark J. Cohen, Chief Medical Officer, U.S. State Department, November 5, 2019.

[10] Baloh and Bartholomew, op cit., 14″“15.

[11] Oppmann, Patrick, and Labott, Elise. US Diplomats, Families in Cuba Targeted nearly 50 Times by Sonic Attacks, says US Official. CNN News. 23 Sept 2017.

[12] Interview between Robert Bartholomew and a U.S. Embassy Employee who was stationed in Havana during the «˜attacks»™ and wishes to remain anonymous.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.