El mokélé-mbembé, un dragón "en el corazón de las tinieblas"

El mokélé-mbembé, un dragón «en el corazón de las tinieblas»

18 de noviembre de 2020

Christophe Kilian

François de Sarre

Su nombre significa el que detiene el curso de los ríos, es descrito por los habitantes de la cuenca congoleña, como un enorme saurio acuático con un cuello largo y una pequeña cabeza de serpiente.

¿Sobreviviría un monstruo prehistórico, un saurio, en el corazón de la oscuridad, en las profundidades de los bosques del Congo? Debe hacerse la pregunta.

Un animal compuesto

Junto con el monstruo del lago Ness, el yeti y la gran serpiente marina, mokele-mbembé es una de las estrellas indiscutibles de la criptozoología.

Los pigmeos le dan el tamaño de un elefante; la criatura sería lampiña, de color marrón rojizo o gris, y pasaría la mayor parte del tiempo en el agua, como un hipopótamo; se describe con una cabeza serpentiforme, la cola de un cocodrilo, y en ocasiones también un cuerno en la frente, o incluso una especie de cresta, que va desde el cuello hasta el final del cuerpo …

Surgen tres figuras distintas y, por tanto, tres vías explicativas que tomaremos.

¿Podría ser un saurio? un mamífero ? ¿O incluso un animal legendario “recompuesto”?

De hecho, fueron los europeos quienes hicieron la conexión con un dinosaurio, los nativos simplemente hablando de su animal como si fuera un representante de la fauna local, al igual que el elefante del bosque, el hipopótamo o los grandes simios antropomórficos.

Los cuentos del mokele-mbembe han estado circulando durante casi 250 años, pero no hay evidencia física real, o fotografía indiscutible del misterioso animal, a pesar de los esfuerzos de los criptozoólogos.

Una mirada retrospectiva a la rica historia de Mokélé M’bembé, a los numerosos encuentros relacionados y a las investigaciones realizadas.

Los primeros testimonios

En 1776, el padre Louis Bonaventure Proyart informó no del descubrimiento de animales, sino de enormes huellas de un metro de circunferencia (que tiene unos 30 cm de diámetro). El abad también notó la presencia de marcas de garras.

Mucho más tarde, en 1909, el cazador y zoólogo alemán Carl Hagenbeck informó sobre leyendas africanas que describen animales similares a los saurópodos de la era secundaria. Escribe en particular: Por lo que he oído de la bestia, me parece que puede ser una especie de dinosaurio, probablemente relacionado con el brontosaurio. (“Von Tieren und Menschen”, traducido al francés con el título: “Cages sans barreaux”, 1951).

mokel1El mokele-mbembé representado como un dinosaurio saurópodo por el artista italiano Stefano Maugeri

Esta es la primera observación sobre una “forma de dinosaurio”, pero los nativos en cambio insisten en que la bestia es “mitad lagarto”, “mitad elefante”. Su piel se describe como “gruesa”, como la de un hipopótamo, rinoceronte o elefante. Una cosa es cierta: mokele-mbembé comparte rasgos tanto de reptiles como de mamíferos.

El siguiente paso en la investigación fue buscar rastros dejados por un animal así en el barro, cerca de ríos o lagos, para confirmar las observaciones anteriores del padre Proyart.

mokel23 (¿o 4?) Huella digital, atribuida al mokélé-mbembé (Yvan Ridel, Congo-Brazzaville, 1966)

La huella fotografiada por el naturalista francés Yvan Ridel podría ser la –deformada– de un hipopótamo (que tiene 4 dedos), o la de un rinoceronte que en efecto tiene 3, pero que suele estar ausente del bosque ecuatorial, en ¿A menos que sea el enigmático mokélé-mbembé?

mokel3pgLa foto de arriba recuerda lo que describió el padre Proyart hace más de dos siglos. Proviene de la expedición Powell-Greenwell de 1981 (de la que hablaremos más adelante), pero estas supuestas huellas dactilares parecen inverosímiles.

Por supuesto, no se puede excluir totalmente la hipótesis de un animal desconocido para la ciencia, o solo entonces en su forma fósil.

Dinosaurio o gran mamífero del Terciario, tampoco debemos perder de vista que una especie podría haber derivado genéticamente, de un antepasado fósil conocido por la ciencia, hasta el punto de volverse irreconocible (la filiación ya no es tanto obvio).

Si el animal realmente existe, la explicación más “económica” es decir que es un gran lagarto monitor. (El “dragón” de Komodo en Indonesia puede medir hasta 3 m ½, pero el Megalania tenía 8 m de largo, todavía vivía en Australia, ¡hace apenas 40,000 años!)

El problema es que los lagartos monitores son carnívoros, mientras que al mokele-mbembé se le atribuyen hábitos más bien frugívoros: de hecho le gustarían los frutos del malombo o “chocolate de monte”.

Además, su forma de moverse (por ejemplo, cuando emerge del agua en medio de un río, y solo se ve su lomo) no es la de un reptil, sino la de un gran mamífero (o un dinosaurio, que también ondula su cuerpo en un plano horizontal).

Según algunos relatos, el animal desconocido ataca al elefante y le gusta la médula que contienen sus colmillos, que a veces se encuentran rotos …

También parece existir una cierta enemistad entre el hipopótamo y el mokele-mbembé que no soportaría ningún otro animal anfibio de gran tamaño en “su sector”, y además si ve canoas intentaría levantarlas. Cuando hay hipopótamos en el río, no aparecen río arriba, donde reina el mokele-mbembé. (Este es el caso del río Boumba, en el sur de Camerún, donde se concentran los esfuerzos del explorador francés Michel Ballot).

714h96f3dflMichel Ballot, investigador, criptozoólogo realiza una intensa investigación de campo sobre las huellas de mokélé mbembé, que relata en este libro.

Esto se puede entender fácilmente, porque estos animales comparten el mismo nicho ecológico, incluso si el hipopótamo sale del agua por la noche para ir a pastar, mientras que el mokele-mbembé prefiere alimentarse de plantas acuáticas y hojas de árboles en el Banco.

Otros testimonios o expediciones

En 1913, el barón von Stein zu Lausnitz escuchó en el sur de Camerún (ahora norte de Congo Brazzaville) de una extraña criatura llamada mokélé-mbembé. Incluso se le muestra el estupendo hueco que se supone que hizo el animal en la orilla mientras buscaba su comida favorita, los frutos del malombo.

En 1932, el naturalista escocés Ivan T. Sanderson dijo que había visto muy brevemente en Camerún una criatura acuática de tamaño gigantesco con una cabeza tan grande como un hipopótamo.

En 1977, un maestro de escuela congoleño afirmó haber visto emerger un animal del río Likouala-aux-Herbes que identificó con un brontosaurio (Apatosaurio) cuando el herpetólogo estadounidense James Powell le mostró una reconstrucción.

la-tribuna-illustrata-18-janvier-1920-publie-recits-deux-explorateurs-belges-lesquels-pretendaient-avoir-chasse-brontosaure-congo-belge_2“La Tribuna Illustrata” del 18 de enero de 1920 publica un engaño que no deja de evocar las historias relativas a Mokélé-Mbembé

En 1980, Powell y el bioquímico Roy Mackal conocen al misionero Eugene P. Thomas, quien afirma haber visto a la criatura, y también les cuenta cómo en 1959 unos pigmeos capturaron un mokele-mbembe.

En 1981, Roy Mackal lanzó una nueva expedición en Congo-Brazzaville hacia Lac Télé, acompañado por Richard Greenwell, secretario de la Sociedad Internacional de Criptozoología, y el zoólogo congoleño Marcellin Agnagna. Mientras estaba lejos del grupo, Greenwell afirma haber observado un animal muy grande en un biotopo pantanoso. Al sur de la ciudad de Epéna, la repentina caída de una gran criatura en el agua provocó una ola de ½ m de altura que golpeó de frente la canoa de los exploradores …

2171764._sy475_El libro de Roy Mackal publicado en 1987

Ese mismo año, el estadounidense Herman Regusters tomó fotos de una forma no identificable en el lago Télé que dijo que era mokele-mbembé. Regusters estaba en compañía de su esposa cuando vio emerger un cuello largo con una pequeña cabeza de serpiente. Después de mirarlos, la bestia desaparece lentamente bajo el agua.

En 1983, Marcellin Agnagna observó al animal durante unos veinte minutos, lo filmó, pero con entusiasmo se olvidó de quitar la tapa del objetivo de su cámara …

En 1985 se fue con el escocés William J. Gibbons, pero la Operación Congo no tuvo éxito.

En 1988, una expedición japonesa (que no buscó específicamente mokélé-mbembé) sobrevoló el lago Télé en un avión y filmó un objeto nadando en la superficie durante unos quince segundos, antes de que desapareciera bajo el agua.

mokel4En 1992, William J. Gibbons y Rory Nugent lanzaron la Operación Congo 2 en la región del río Bai; Nugent toma una foto borrosa (abajo) de un objeto flotando en el agua que cree que es la cabeza del mokele-mbembe.

mokel5En 2001, el Club de Criptozoología Científica de Columbia Británica y la organización Crypto Safari lanzaron una campaña de exploración en Camerún; El equipo está formado por William Gibbons, John Kirk, Robert Mullin, Scott Norman y el camerunés Pierre Sima, pero no se puede proporcionar ninguna prueba tangible de la existencia de mokele-mbembé.

Desde 2004, el explorador francés Michel Ballot ha estado organizando numerosas expediciones al sur de Camerún, en busca de mokélé-mbembé y otros críptidos (emela-ntouka, morou n’gou), recogiendo numerosos testimonios, algunos de los cuales son los primeros principal, con los pigmeos Baka.

Finalmente, en junio de 2010, un equipo de cineastas (Marie Voignier, Steffi Baumann y Thomas Fourrel) acompañaron a Michel Ballot y François de Sarre en el sector del Parque Nacional Lobéké, Boumba, Ngoko, Dja y Sangha (en la frontera entre Camerún y Congo-Brazzaville).

Aspectos zoológicos y ecológicos

Durante esta última expedición en junio de 2010, pude estudiar de primera mano el vasto ecosistema formado por el bosque tropical primario del sur de Camerún y el sistema de 4 ríos (el Sangha, en el que desemboca el Ngoko, misma formada por la unión del Dja y el río Boumba) que aparece capaz de albergar una gran especie de animal acuático o semiacuático, todavía desconocido para la ciencia.

Estos ríos cercanos a la frontera congoleña son anchos y profundos, ricos en aluviones y materia orgánica en suspensión y, por tanto, ricos en peces.

En ausencia del hipopótamo, podemos considerar la presencia de otro gran animal herbívoro cuyos excrementos nutren a los microorganismos, alevines y peces pequeños … contribuyendo así al mantenimiento de la biomasa, a la diversidad de especies y a el equilibrio del ecosistema fluvial.

¿Es este el tan buscado mokélé-mbembé?

Lo que sorprende al zoólogo, sin embargo, es que un animal de gran tamaño, sin tener que temer a ningún depredador, no se observa con mayor frecuencia en su área de distribución actual: la cuenca del Congo.

La hipótesis del dinosaurio

En un entorno preservado en el corazón de África, un dinosaurio saurópodo puede muy bien haber sobrevivido sin modificaciones anatómicas notables, lo que de ninguna manera contradice las leyes de la evolución.

La selva tropical de la cuenca del Congo es uno de los últimos bosques nativos que quedan en el mundo. Sabemos que el clima se ha mantenido cálido y estable durante 200 millones de años. Esta región estaba entonces en el centro de Pangea, el único continente que se dividiría en Gondwana y Laurasia, en el origen de nuestros continentes actuales.

mokel6Massospondylus

Los dinosaurios vivían entonces en pantanos, rodeados de colas de caballo, cícadas y helechos arborescentes. En el Triásico (hace alrededor de 190 millones de años), el prosaurópodo “Massospondylus” era muy común en lo que se convertiría en África; tenía una cabeza pequeña, un cuello delgado y flexible, medía de 4 a 5 m de largo, por lo general caminaba a cuatro patas, pero también podía pararse sobre las extremidades traseras para alcanzar la vegetación en altura (comportamiento que también tendría, según algunos testimonios, el mokélé-mbembé).

En el sur de Camerún, los pigmeos baka generalmente informan que su tamaño es el de un elefante, que tiene un cuello largo y muy flexible y una cola larga y musculosa como la de un cocodrilo, una pequeña cabeza de lagarto y una gran espalda prominente. También se dice que el animal tiene una serie de puntos dérmicos (llamados “garras”) a lo largo del cuello, la espalda y la cola. Todos estos rasgos recuerdan a un dinosaurio.

mokel7Dicraeosaurus

Los paleontólogos prestan una cresta similar a “Dicraeosaurus”, un saurópodo del Triásico de Tanzania (alrededor de 145 millones de años), cuyo esqueleto bien conservado se encuentra en el Berliner Museum für Naturkunde. Apoyada por espinas, la cresta comenzaba en la parte posterior del cráneo y continuaba a lo largo del cuello y de regreso a la punta de la cola.

En el Cretácico Inferior (hace unos 135 millones de años), Jobaria tiguidensis también vivía en un entorno de pantanos. Descubierto en 1999 en Níger (por lo tanto en el norte de Camerún), este saurópodo también tenía una hilera de espinas a lo largo de su cuello.

Se cree que los dinosaurios desaparecieron hace 65 millones de años, pero hallazgos recientes en lugares tan diversos como Mongolia, Inglaterra y Nuevo México muestran que algunos de ellos pueden haber sobrevivido a la Gran Extinción de el final de la era secundaria.

En relación con el mokélé-mbembé, los zoólogos Ivan T. Sanderson (1948) y Bernard Heuvelmans (1955, 1978, 1986), el herpetólogo James H. Powell (1976) o el biólogo Roy P. Mackall (1987), han mencionó en varias ocasiones la hipótesis de los dinosaurios.

El explorador escocés William J. Gibbons, a quien conocí a finales de agosto de 2010 en Niza, también parece compartir este punto de vista.

Las otras hipótesis

Si el mokele-mbembé parece ser un superviviente de la prehistoria antigua, o incluso un desertor de la era secundaria, su identidad zoológica no está claramente definida. Aparte de la hipótesis de los dinosaurios, también podemos evocar la posibilidad de que un lagarto monitor grande o un mamífero haya adquirido la misma forma corporal por convergencia evolutiva (¿rinoceronte acuático de cuello largo?).

Como ya hemos indicado, el monitor actual más grande es el dragón de Komodo que vive en Indonesia y mide casi 3.5 metros de largo; no muy lejos de allí, en Australia, un lagarto monitor gigante, el Megalania, vivió en el Pleistoceno, los primeros aborígenes lo conocieron, hace 40.000 años (ver sobre este tema el artículo A la recherche des dragons vivants 1).

El hecho de que toda una mitología rodee al mokele-mbembé no constituye un argumento real a favor de su existencia real. El animal no podía ser más que una figura en la imaginación de los pigmeos, vendido por toda la cuenca del Congo por las migraciones de las tribus.

También podemos mencionar una extinción reciente, luego de una epizootia viral que diezmó la especie.

¿Quizás algunos individuos aislados han sobrevivido hasta el día de hoy? Esto explicaría los testimonios recogidos durante muchos años por MM. Michel Ballot y William J. Gibbons.

En cualquier caso, muchas observaciones podrían basarse en la confusión con animales conocidos que se han vuelto raros: nutrias, cocodrilos, tortugas acuáticas, manatíes o incluso hipopótamos.

¿Una bestia legendaria?

También volvemos al animal mítico “compuesto”. Aparte del mokélé-mbembé con aspecto de brontosaurio, algunos relatos también evocan al emela n’touka (en lingala, “asesino de elefantes”), más agresivo, con un cuerno que usaría para empalar elefantes … Conocemos estatuillas de este animal que reúne los rasgos del elefante, el rinoceronte, el hipopótamo y el cocodrilo.

mokel8tumblr_oo0n91ln541uyu9m3o1_1280mokelaemela n’touka

Si tenemos en cuenta los ríos del sur de Camerún, como el Boumba o el Dja, la no presencia de hipopótamos en la zona es obviamente un problema real que requiere una solución, especialmente como la preservación de los equilibrios biológicos. (cadena alimentaria) “implica”, por así decirlo, la presencia de (otro) animal herbívoro grande. (Los estudios comparativos sobre el pH del agua podrían resultar fructíferos, ya que se sabe que el hipopótamo tiene una piel muy sensible, pero esto, por supuesto, no dará una explicación sobre el animal que lo reemplaza …)

La leyenda del mokele-mbembé puede estar basada en hechos reales, pero en aras de la objetividad, ante todo animales conocidos, como el manatí; en segundo lugar, podemos pensar en variedades (pero pueden ser individuos aislados) de elefantes o rinocerontes particularmente acuáticos y agresivos; ¡En un tercer paso solamente, debemos evocar la gran “reliquia” animal antediluviano, mamífero o dinosaurio!

telechargementEl río Boumba

En cuanto al mito en sí, se puede “reactivar” constantemente, como indicábamos, mediante la observación de animales simplemente vislumbrados: nutrias, tortugas, cocodrilos o peces grandes, al amanecer o al atardecer. noche, cuando las condiciones de visibilidad no son muy buenas.

El explorador Jean-François Floch, que conoce bien el África subsahariana, también habla de “códigos tradicionales” que se utilizan entre las tribus.

Por lo tanto, las historias de animales legendarios, ya sea en el monte o en el bosque, deben ser analizadas cuidadosamente y acompañadas de un riguroso trabajo de campo para explicarlas.

¿Diferentes grados de iniciación?

Durante las ceremonias de iniciación, los pigmeos jóvenes bailan imitando el comportamiento de un animal fetiche: leopardo, pájaro o elefante.

Del mismo modo, las descripciones de un animal fantástico son menos verdaderas que un “mensaje de prohibición” destinado a las personas que pasan, ¡y especialmente a los iniciados!

Jean-François Floch me aseguró, durante nuestras discusiones: ¡los “mensajes” así entregados son todo lo que quieres, excepto la descripción de un animal real!

La leyenda de mokélé-mbembé puede estar basada en algo masivo y peligroso, pero de ninguna manera se asemeja a las “observaciones” de testigos …

La gente del África subsahariana usaría “códigos” para transmitir mensajes, al igual que nuestras señales de tráfico. Por ejemplo, vemos la imagen de un “ciervo” estilizado, pero también sirve para indicar el paso de otros animales salvajes: jabalí, gamo, corzo … ¡no solo ciervos o ciervos!

En África, los jefes tribales o los grandes iniciados prohíben el derecho de acceso a determinadas áreas entregando un mensaje codificado que todos conocen (excepto el occidental…), pero que cada uno “descifra” según su nivel de iniciación.

Por tanto, el mensaje puede tener varios significados. Para algunos, será una prohibición absoluta de ingresar al área donde se cree que vive el animal legendario; para otros, son indicaciones de lo que uno podría encontrar allí.

Puede ser un peligro oculto (animal, hombres o “espíritus”) o un lugar tabú por razones que solo los iniciados conocen.

1380789638En cualquier caso, esta hipótesis tiene el mérito de dar una explicación racional al aspecto extraño y compuesto del mokele-mbembé (cabeza y cuello de una serpiente, cuerpo de un hipopótamo, cresta de un camaleón, cola gruesa de un cocodrilo) o del emala-ntouka (hocico y cuerno de rinoceronte, dientes de cocodrilo, orejas, trompa y patas de elefante, cola carnosa parecida a la de un gecko).

Estos “códigos animales” restauran para los iniciados (de varios niveles) la naturaleza “de lo que deben comprender”. Para ello, es necesario conocer el simbolismo de cada elemento del “monstruo”. En cualquier caso, el mensaje es claro para quienes conocen bien los animales del bosque. Y los iniciados aún pueden encontrar información adicional (relacionada con un santuario, un lugar de culto o incluso un animal al que se atribuyen poderes sagrados y secretos.

Para los no iniciados, el mensaje es claro: “¡No se acerquen!”.

En cualquier caso, hay que admitir que fueron los occidentales los que hablaron de los dinosaurios, animales fósiles que conocemos desde el siglo XIX y para entonces ya muy populares, ¡mucho antes de que Steven Spielberg los llevara a la pantalla!

Los criptozoólogos continúan investigando

En el campo, prosigue la prospección. El objetivo de los investigadores en el Congo o Camerún es encontrar huellas inequívocas, restos de carne o piel, restos o huesos que pudieran atribuirse al misterioso mokele-mbembé.

imageFrançois de Sarre en el campo

Se cree que los dinosaurios (o la mayoría de ellos) eran ovíparos, es decir, pusieron huevos. Muchos construyeron nidos que cuidaban, ya que pequeños animales (mamíferos o reptiles) robaban los huevos.

En el contexto actual de mokele-mbembé, notamos que en los relatos de los pigmeos, no hay alusiones directas a posibles lugares de desove, necesariamente en los bancos.

De hecho, los criptozoólogos podrían dedicar sus esfuerzos a este aspecto de la prospección, porque los huevos, e incluso, en su defecto, las cáscaras simples, constituirían la prueba largamente esperada de la existencia real del animal.

Además, la depredación ejercida sobre estos engendros por cocodrilos o pequeños mamíferos, explicaría la rarefacción de mokélé-mbembé.

Por supuesto, la viviparidad (= los jóvenes nacen vivos) podría ser una adaptación a la vida acuática, como fue el caso de los reptiles marinos del Jurásico. El paleontólogo estadounidense Robert T. Bakker incluso sugirió que algunos grandes dinosaurios saurópodos habían sido vivíparos.

En este caso, por supuesto, no hay huevos. Pero también reforzaría la tesis del gran mamífero acuático, habiendo adquirido por convergencia la apariencia de un saurio de cuello largo, al igual que la jirafa procedía de antepasados con cuellos poco desarrollados.

Algunos elementos (como la cola gruesa en su base) pueden hacer pensar en Megatherium, incluso si no está apoyado por fósiles.

Hace unos años, biólogos del Departamento de Microbiología de la Universidad Bharathidasan en India publicaron un artículo bien documentado sobre mokele-mbembe. Después de haber enumerado una serie de testimonios y pistas recopiladas por diversas expediciones, su conclusión es sorprendentemente favorable a la hipótesis de la supervivencia de un dinosaurio relacionado con el apatosaurio (o brontosaurio).

brontosaurusantigua representación de brontosaurio

Por su especialización en microbiología, estos investigadores indios enfatizan que sería posible un análisis de ADN de algunas células de esta criatura, en el estado actual de la tecnología. Todo lo que necesitas es un poco de piel arrancada, excrementos o incluso plantas pastadas (pensamos en los frutos del malombo que ves por todas partes en las orillas): pequeños rastros de saliva son suficientes para este tipo de análisis.

¿Quizás las próximas expediciones de Michel Ballot y William J. Gibbons traerán documentos esenciales al dossier? En ausencia de muestras biológicas del propio animal, lo ideal sería, por supuesto, una película o buenas fotografías.

¿Han sobrevivido realmente los dinosaurios hasta el día de hoy en varios lugares inaccesibles de la cuenca del Congo?

Esto sigue siendo científicamente plausible: los casos de animales “de tiempos prehistóricos” han seguido siendo famosos, como el pez celacanto arcaico, el cangrejo herradura o incluso los escorpiones del Sahara, sin cambios durante 400 millones de años. ¡El mokélé-mbembé ni siquiera tendría el récord de “longevidad”!

https://strangereality.blog/2020/11/18/mokele-mbembe-un-dragon-au-coeur-des-tenebres/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.