Encuentran pista sobre “hombres gorila” – Podría ser una raza perdida de gigantes

NevadaStateJournal-Reno-Nevada-16-7-1924aNevada State Journal

Reno, Nevada, 16 de julio de 1924

Encuentran pista sobre «hombres gorila» «“ Podría ser una raza perdida de gigantes

«Demonios de las montañas descubiertos en Monte Santa Elena, cerca de Kelso, no son más que la tribu Seeahtik, dijo en una entrevista hoy Jorg Totagi, editor de la Tribu Clallam de una publicación semanal india nacional The Real American.

Los indios del Noroeste han mantenido la existencia de los Seeahtiks en secreto. Parcialmente porque no conocen ningún hombre blanco que les pueda creer y en parte porque los indios del Noroeste están avergonzados por la tribu Seeahtik, dijo Totagi.

«Los «˜demonios de las montañas»™ o «˜gorilas»™, que bombardearon la choza de los prospectores en Monte Santa Elena de acuerdo a la descripción de los mineros, no son otros que la tribu Seeahtik, (de quienes) se escuchó hablar por los indios Clallam hace unos cincuenta años, y se creía por los indios actuales que se habían extinguido. La tribu hizo su hogar en el corazón de los bosques en la Isla Vancouver y también en el Olympic Range.

Tienen siete a ocho pies de alto. Poseen cuerpos peludos como los osos. Son grandes hipnotistas y matan sus presas por hipnotismo. También tienen un don de ventriloquía, lanzando sus voces a grandes distancias, y pueden imitar cualquier pájaro en el Oeste. Tienen un sentido muy agudo del olfato, son grandes viajeros, ligeros de pies, y tienen un peculiar sentido del humor», añadió Totagi.

NevadaStateJournal-Reno-Nevada-16-7-1924b«La tribu Seeahtik son inofensivos si se dejan solos. Sin embargo, la tribu Clallam, una vez hace muchas generaciones, mató un joven de la tribu Seeahtik y para su tristeza eterna, porque mataron a toda una rama de la tribu Clalamm menos uno, y a él se le dejó sólo para que contara la historia a los otros Clallams.

«Henry Napolean de la tribu Clallam es el único indio que alguna vez fue invitado al hogar de la tribu Seeahtik. Fue cuando Napolean estaba visitando a unos parientes en la costa de la Columbia Británica hace unos treinta años, que él conoció un Seeahtik mientras cazaba. El indio gigante entonces lo invitó a su casa, que estaba en el profundo corazón del bosque en la Isla Vancouver. Napolean afirma que viven en una gran caverna. Fue tratado con mucha cortesía y le contaron algunos de sus secretos.

«Algunos indios afirman que durante el proceso de la evolución cuando los indios estaban cambiando de animal a a hombres los Seeahtik no absorbieron por completo el tamanaweis, o poder del alma, y entonces se convirtieron en una anomalía en el proceso de la evolución. Por lo general, acostumbran asustar a las personas que les han disgustado lanzándoles rocas».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.