Antropólogo habla: Grover Krantz y el caso científico de Sasquatch, segunda parte

Antropólogo habla: Grover Krantz y el caso científico de Sasquatch, segunda parte

Micah Hanks

14 de abril de 2020

Hacía buen tiempo esa tarde de octubre en Bluff Creek. Dos vaqueros cabalgaban a caballo, atravesando el remoto bosque de California en lo que podría haber parecido una escena de una película occidental de la época.

Aunque la filmación estuvo realmente involucrada en el día en cuestión, el resultado de este esfuerzo cinematográfico resultaría en un tipo de película muy diferente de lo que la mayoría está acostumbrada a ver: una que supuestamente representaba a un gran mono antropoide caminando bípedamente a lo largo de un arroyo seco. La idea de que tal criatura, un Sasquatch, pudiera existir en suelo estadounidense era más que descabellada para la mayoría de las personas. ¿Cómo podría ser que otro primate, y mucho menos uno tan similar a los humanos, hubiera logrado permanecer en regiones boscosas remotas de América del Norte? Parecía imposible en el mejor de los casos, y en el peor, simplemente absurdo.

Sin embargo, no todos pensaron eso. El antropólogo Grover Krantz, quien eventualmente se convertiría en el principal defensor científico de la existencia del Sasquatch, había estado dispuesto a mirar la película y considerar la extravagante idea de un simio desconocido en las Américas. Sin embargo, no confiaba en pura ilusión: creía que la ciencia podía probar el asunto.

KD-640x509Existieron varios problemas con la película, realizada principalmente por Roger Patterson, un ex vaquero de rodeo que se involucró en la búsqueda de Sasquatch antes de su muerte en 1972, y su asociado Bob Gimlin. Además del hecho obvio de que el sujeto de la película pretende ser un primate andante erguido no humano, durante años los investigadores que han estudiado la película han debatido qué velocidad de fotogramas había utilizado Patterson en el momento en que se realizó.

Patterson había dicho que normalmente operaba la cámara, una Cine-Kodak K-100, a 24 cuadros por segundo. Sin embargo, este modelo permitió la filmación a velocidades de cuadro que incluían 16, 24, 32, 48 y 64 cuadros por segundo (fps). Además, el problema había sido el hecho de que Patterson más tarde recordó haber filmado a 18 cuadros por segundo, lo que el interruptor de parada de clic en la cámara probablemente no hubiera permitido.

A pesar de esto, Grover Krantz pensó que 18 fotogramas por segundo probablemente era la velocidad correcta de la película, una posición que algunos de sus críticos consideraron cuestionable, por decir lo menos.

«Patterson le dijo claramente a John Green que descubrió, después de la filmación, que la cámara estaba configurada en 18 cuadros por segundo», escribió Krantz más tarde. Sin embargo, lo que parece más probable es que esto simplemente haya sido Patterson recordando mal la configuración que usó, y con esto, en realidad había querido decir 16 fps. ¿Por qué entonces, Krantz sostuvo que la película se había hecho a 18 fps, si la cámara no tenía tales ajustes?

Para Krantz, la cuestión de la locomoción del sujeto de la película debe abordarse matemáticamente. Primero, tomó en consideración la relación entre la longitud de la pierna del sujeto y su estatura general; Krantz encontró que esto es similar al de un humano (a pesar de que los brazos del sujeto son comparativamente mucho más largos). Luego, mirando los brazos, notó que el período de cada movimiento de los brazos era proporcional a la raíz cuadrada de su longitud total. Utilizó esta información para calcular no solo la velocidad de fotogramas sino también la altura aproximada de la criatura, comparándola con un humano de altura conocida (Krantz se usó para la comparación). Descubrió que el movimiento más natural se logró a 18 fps, donde cada zancada comprendía 1.25 cuadros. Aún así, ¿cómo podría ser así si la cámara solo tuviera configuraciones que permitieran 16 y 24 fps en las más cercanas?

Curiosamente, el Cine-Kodak K-100 utilizada por Patterson muy bien podría haber estado filmando a 18 fps más cercanos en ese momento, incluso si probablemente se hubiera colocado en 16 fps. Jeff Glickman, miembro del Consejo de Investigaciones Forenses del Estado de Washington y miembro del Colegio Estadounidense de Examinadores Forenses, produjo un informe exhaustivo sobre el tema de Sasquatch en 1998, donde también vio esa famosa película de Patterson Gimlin.

De la velocidad de la película utilizada en el momento en que se obtuvo la película, Glickman señaló que «incluso si Patterson conocía la configuración, los archivos de Kodak informan que la tolerancia a la velocidad del subensamblaje del portador de película del K-100 era de ± 10%, lo que resulta en un rango de velocidades de película de 14.4 fps a 17.6 fps cuando el dial de selección de velocidad de película está configurado en 16 fps». Además, las pruebas realizadas con este modelo en los últimos años han mostrado velocidades de cuadro de hasta 19 fps mientras la cámara está configurada para filmar en modo de 16 fps. Basado en esto, es muy probable que Krantz haya tenido razón al afirmar que la película se realizó a alrededor de 18 fps (por lo tanto, irónicamente, lo mismo debe decirse de la estimación de Patterson también).

patty-1A través de su análisis de la película de Patterson Gimlin, Krantz concluyó que la altura del sujeto habría sido de aproximadamente 6″™ 6″ (sin embargo, hay varias estimaciones diferentes a este respecto que están fuera del alcance de la discusión actual). Krantz también concluyó que el ancho del pecho comparativamente grande del sujeto habría estado fuera del alcance de un humano, lo que hace improbable que la película simplemente represente a un hombre disfrazado de gorila.

David J. Daegling, un antropólogo biológico y especialista en fisiología de primates, discutió con Krantz sobre este punto. «Suponiendo que estos parámetros se miden sin error, esta afirmación puede ser refutada mediante una consulta rápida del Anthropometric Source Book«, escribió Daegling. «Krantz mide el ancho del pecho de la misma manera que una distancia conocida como interscye en la literatura antropométrica».

Daegling continuó señalando lo siguiente:

«En una muestra de 1,004 hombres de la Fuerza Aérea Alemana, el intersciclo del percentil noventa y cinco es de 49.6 cm, unos 3 cm más grandes que el tórax imposiblemente ancho de Bigfoot». La estatura del percentil noventa y cinco es 187.1 cm en este grupo, menos de 4 pulgadas más corta que el sujeto de la película. A menos que Krantz argumentara que el personal más alto de la Fuerza Aérea necesariamente tiene pechos más estrechos, su declaración de confianza es admirable por su fe pero no por su veracidad».

¿Se había demostrado que Krantz estaba equivocado en este caso? Tal vez no, en retrospectiva, como Jeffrey Meldrum, Ph.D., señaló en su libro Sasquatch: Legend Meets Science. «Daegling y Schmitt lamentablemente han expresado mal su caso», argumentó Meldrum. «Al referirse al Libro Antropométrico de Origen, uno descubre que la medida «˜entrecruzada»™ (# 506) es una medida grabada en la parte posterior entre los pliegues axilares posteriores en el nivel inferior de la axila».

«La medida correcta que se encuentra en el Anthropometric Source Book«, observa Meldrum, «para comparar con el ancho del pecho de Krantz es, no sorprendentemente, «˜ancho del pecho»™ (métrica # 223), definido como «˜la amplitud del torso medida en la línea del pezón»™».

En resumen, «Parece que la plausibilidad de las estimaciones del Dr. Krantz permanece intacta», concluye Meldrum.

El hecho es que a menudo se puede hacer lo que parece ser un argumento lógico a favor o en contra de algo, independientemente de si eso es lo que muestran necesariamente los datos. Los críticos de Krantz pueden señalar el hecho de que su interpretación de los datos lo llevó a conclusiones favorables sobre la realidad de Sasquatch; sin embargo, es igualmente posible que algunos interpreten los mismos datos que él usó, pero de maneras que conducen a conclusiones desfavorables, que no siempre se justifican.

Al final, el camino que Krantz eligió en la vida seguir el camino menos transitado, y a pesar de sus esfuerzos, nunca vería una aceptación generalizada de Sasquatch entre sus colegas académicos. Eso sigue siendo cierto hoy, casi dos décadas después de la muerte de Krantz. Sin embargo, sus contribuciones científicas al campo de la antropología siguen siendo ejemplos impresionantes de cómo el método científico, junto con una mente abierta, ciertamente puede conducir a algunas posibilidades realmente fascinantes.

https://mysteriousuniverse.org/2020/04/the-anthropologist-speaks-grover-krantz-and-the-scientific-case-for-sasquatch-part-two/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.