Hablan los platillos (6)

4 Alfred C. Bailey: su historia

Durante mis años escolares, y por razones desconocidas o no comprendidas, discrepaba de mis instructores y libros de texto. Tenía una fuerte tendencia a discutir y no creer tanto a los profesores como a sus muchas teorías que enseñaban como «hechos».

Ahora que miro hacia atrás, durante toda mi vida, puedo ver dónde las ideas y opiniones creadas por el hombre han sido relegadas al fondo de mi mente. Sin embargo, siempre me resultó fácil aceptar ideas de naturaleza universal y rechazar o ignorar las ideas de efecto que se estaban enseñando.

Quizás durante mis años de escuela primaria este factor desconocido fue lo que hizo mi vida tan difícil. Después de ingresar a la escuela secundaria, me resultó mucho más fácil llevarme bien incluso si no estaba completamente de acuerdo con mis instructores.

En 1933 conocí al Dr. F. E. Dewart, un quiropráctico de Perú, Indiana. Hasta ese momento mi concepto de la quiropráctica era tan confuso y sesgado como el de la mayoría de los jóvenes. El Dr. Dewart me explicó en un lenguaje conciso y sencillo la teoría de su profesión. Fue tan natural y razonable que inmediatamente me intrigó. A partir de su sencilla explicación de cómo y por qué funcionaba el cuerpo humano, decidí estudiar esta ciencia.

En el otoño de 1933 entré en la Palmer School of Chiropractic. No completé el curso de estudio prescrito, pero aprendí lo suficiente para saber que ciertas Leyes Universales, tal como se enseñan allí, se aplican a casi todas las fases de la investigación científica y a la vida misma.

La filosofía se basa en la comprensión y aceptación de la existencia de una Inteligencia Universal. Comienza con ese gran principio universal de causa. Mientras se tenga en cuenta esa parte de su filosofía, en la que se basa su ciencia, ellos o cualquier otra persona que siga una línea de investigación científica no pueden estar muy equivocados.

Cualquier estudio científico basado en ese gran principio del universo que estudia los efectos que proceden de la causa en lugar de intentar llegar a las causas mediante el estudio de los efectos, no puede sino estar bien basado en los hechos en lugar de la teoría.

Aunque no terminé mis estudios de quiropráctica y no pude ingresar a la práctica, me alegro de haber asistido a su escuela. Aprendí a comprender un poco más las Leyes del Universo. Hace seis o siete años rompí con una religión dogmática. Desde ese momento hasta ahora no me he sentido perdido de ninguna manera, pero aprendí que ninguna religión ofrecía todas las respuestas necesarias al universo. Al menos, ninguna de ellas respondió a mis sentimientos más íntimos.

Me gustó el Suroeste de Estados Unidos. Tenía un clima excepcional y había un buen empleo en mi campo de ferrocarriles. Winslow, Arizona, es una típica ciudad ferroviaria. He trabajado para la Compañía de Ferrocarriles de Santa Fe durante muchos años y ahora les sirvo como conductor.

Aunque tuve poca educación formal en ciencias, leí muchos libros sobre diversos temas. Varios de estos libros hablaban de los platillos voladores. Pronto comencé a creer que estos extraños objetos celestes podrían ser naves espaciales de otros planetas habitados. Los escritos de muchos otros comenzaron a llenar un vacío en mi mente para ayudarme a comprender nuestra pertenencia universal.

Muchos de mis amigos y compañeros de trabajo en los últimos años se han sorprendido por mis declaraciones positivas de que estos platillos eran naves espaciales o naves de observación de naves espaciales más grandes. Dado que nunca había confiado demasiado en los pronunciamientos científicos sobre la naturaleza inhabitable de los planetas de nuestro sistema solar, me parecía apropiado y razonable que fueran visitantes de planetas vecinos.

Todo fue así durante varios años. De ninguna manera era un fanático de los platillos voladores. Los había aceptado por lo que mucha gente ahora sabe que son.

Un día del verano pasado (1952), recibimos una carta de George H. Williamson, un antropólogo que vive en Prescott, Arizona. Él conocía nuestro interés mutuo y dijo que si alguna vez estábamos en Prescott deberíamos ir a verlo a él y a su esposa. Esta carta fue ignorada durante casi dos meses. Entonces, un día, decidimos tomarnos el tiempo para hacer un viaje un poco largo a través de Flagstaff y Williams hasta la pequeña ciudad montañosa de Prescott. Disfrutamos de un buen viaje a través de algunos de los paisajes más hermosos del Suroeste.

Descubrimos que el Sr. y la Sra. Williamson son jóvenes muy interesantes. Hablamos de las leyendas que había recopilado entre los indios y mencionamos los platillos voladores. Luego revisamos muchos recortes y numerosos informes de este extraño fenómeno en serie.

Después de nuestra cena, decidimos jugar algunos juegos de salón. Había oído hablar de la escritura automática, pero nunca la había probado ni visto cómo se hacía. Dado que mi conocimiento de ella era pequeño, nunca me había formado una opinión al respecto. Después de todo, solo estábamos realizando un truco de salón. ¿O no? Se suponía que dos personas debían agarrar un lápiz sostenido sobre una hoja de papel. En el momento en que comenzamos nuestro truco, ¡la información más asombrosa e increíble comenzó a aparecer en el papel!

Mi esposa Betty y yo casi nunca habíamos mencionado platillos y ciertamente nunca discutimos la escritura automática. De inmediato, ella estaba confundida y algo molesta. Antes de conocer a los Williamson pensó que se había casado con un loco por mis extraños intereses. Ahora estaba segura de que acababa de conocer a dos candidatos más para el Sanatorio del Estado. Pero ella fue cortés y esperó. No tuvimos que esperar mucho para ver pruebas de la realidad de nuestro contacto.

Como dije, siempre había creído que los platillos eran de origen interplanetario, pero como todos los demás, solo sabía lo que se podía encontrar en los periódicos y revistas. Después de descubrir que el Sr. y la Sra. Williamson habían encontrado leyendas y relatos antiguos que trataban de extraños objetos celestes en la tradición de la gente primitiva, realmente me senté y comencé a prestar atención. Fue muy interesante saber que estas personas de una época pasada habían conservado el conocimiento de lo que hoy estaba causando tanta atención mundial.

Sabemos que las personas maduras no se toman muy en serio los resultados de los trucos de salón. Al principio, nosotros tampoco; pero la naturaleza de los mensajes exigía que investigáramos más a fondo.

Siento que muchas ideas e impresiones llegan a ciertas mentes receptivas que solo podrían tener su origen en ese vasto depósito de todo conocimiento: El Universo. Quizás muchos de nuestros grandes descubrimientos se produjeron de esta manera. Es el explorador en el hombre lo que lo impulsa hacia un nuevo conocimiento de este Universo.

Hay muchas cosas en este informe que no serán fácilmente aceptables para muchos. Esto es de esperar de cualquier publicación que trate de los platillos voladores. El término platillo en sí es una palabra que provoca risas. ¡Qué irónico es esto! El mayor acontecimiento en la historia de la humanidad y muchos lo introdujeron en el mundo como una broma.

Estos platillos que vuelan por nuestros cielos nos llegan desde ese gran más allá que aún no hemos comenzado a explorar. ¿Qué podrían enseñarnos? ¡Esperamos ansiosamente sus respuestas!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.