Reflexiones finales de la semana

Reflexiones finales de la semana

Aaron Sakulich

Ah, semana diez en Drexel. La semana que, para ser franco, me patea en la cara cada trimestre. La mayoría de las decenas de las semanas son iguales, una orgía frenética de escribir a máquina, plagiar y garabatear tareas, pero esta semana tiene algo especial. Este es el vigésimo artículo que escribo para la sección de ciencia y tecnología sobre el tema de no creer todo lo que lees en los tabloides. Ya que estoy seguro de que estás tan sobrecargado como yo, en lugar de mi habitual torpe lógica, me gustaría tomarme un minuto para repasar las últimas diez quincenas.

He escrito sobre una variedad de temas, pero generalmente se pueden agrupar en dos categorías: monstruos locos y ovnis. Si alguna vez has estado pensando en escribir artículos sobre ovnis, déjame asegurarte: cada uno recibe una avalancha de correos de odio. Cuando escribí sobre cómo los Hombres de Negro no existen allá por el otoño, recibí una amenaza de muerte real (¡la primera en mi vida!) Lo creas o no, no tenía mucho miedo de la advertencia de este tipo anónimo de no estar nunca solo o nunca más me volverían a ver. Parte de mi falta de miedo se debió a que toda la carta estaba escrita en minúsculas sin puntuación. Cuando estaba en sexto grado, podía tener miedo de los de octavo grado, pero ya no. Además, tengo un destornillador afilado en mi bolsillo y una falta de respeto por la santidad de la vida en mi corazón que dice que los entusiastas de los ovnis deberían dispararme algo un poco más grande que un correo electrónico si quieren matarme.

Las cartas que no me amenazan con daño físico a veces son más inquietantes. Por ejemplo, después de escribir un artículo sobre cómo los ovnis no vuelan y secuestran a la gente, recibí un correo electrónico de una anciana muy amable que me dijo que era la reencarnación de un extraterrestre que murió en el accidente de Roswell. El gobierno sabía esto, dijo, y le había asignado algunos manejadores muy amigables. También se ofreció como voluntaria para un experimento alienígena que cambió su raza varias veces, de blanco a negro y viceversa.

Esta carta casi me hizo dejar de escribir. De alguna manera, se sentía como si me estuviera metiendo con mujeres mayores. He elegido muchas peleas verbales en mi día, pero te lo aseguro, nunca con ancianas. Prefiero a mis enemigos más ágiles. Afortunadamente, esta mujer en particular mencionó que había trabajado como maestra de escuela primaria durante la mayor parte de su vida. El hecho de que alguien responsable de la custodia de los niños durante sus años más formativos creyera que había sido secuestrada por platillos voladores cuyos habitantes cambiaron su etnia me convenció de que tal vez lanzar otra voz de la razón no haría daño a nadie.

Si no le gusta que le pongan apodos, nunca, nunca, escriba un artículo que sugiera que los círculos de las cosechas son algo más que intentos extraterrestres de comunicación. Eso es todo lo que tengo que decir al respecto. Sin embargo, aquí hay algunos consejos gratuitos para la comunidad de entusiastas de los ovnis: si vas a enviarle un correo electrónico a alguien llamándolo tonto, tómate el tiempo para deletrear la frase «tú eres». Recibir un correo electrónico que dice «eres tonto» de alguna manera no logra impresionar al lector. Además, soy consciente de que hay errores gramaticales ocasionales en lo que escribo.

Cada pocas semanas más o menos, recibo un aviso de alguien de que se está hablando de mí en algún tablero de mensajes u otro. Este es, hasta cierto punto, el punto culminante de mi semana. Algunas personas, como un grupo en Texas que me deja inseguro sobre si creen o no en los ovnis, se toman el tiempo para razonar mis argumentos y debatirlos. Esos siempre son agradables de ver y me dan una sensación cálida y difusa en lo profundo de mi interior. Por otro lado, ver publicaciones que dicen y cito «este perdedor se basa en burlarse de la gente y poner apodos para hacer su punto» me deja con un terrible sabor a ironía en la boca.

Sin embargo, no todas las respuestas a mi columna han sido malas. Mi favorito personal fue un correo electrónico que recibí de un compañero llamado Willy Wegner, que quería traducir mis artículos al danés y publicarlos en su sitio web Danish Skeptic. Así es: las cosas tontas que escribí sobre el Chupacabras se pueden encontrar en danés en Internet. ¿Qué tan dulce es eso?

Después de escribir sobre los duendes de Hopkinsville, pequeños monstruos que aterrorizaron una granja rural de Kentucky en los años 50, recibí un correo electrónico de un residente de Hopkinsville que decía que, aunque no estaba segura de lo que eran realmente los hombres pequeños, habría un gran festival allí para celebrar el 50 aniversario del incidente este verano. Incluso tuvo la amabilidad de invitarme a bajar. Una parte de mí piensa que es un truco para atraerme a la muerte, pero otra parte de mí ya llamó a mi tío y le pidió prestada su RV. Serán mis primeras y mejores vacaciones.

Los investigadores me han contactado dos veces. Una vez fue de un hombre que escribió un libro sobre el loco Gasser de Mattoon, que atribuyó a un lunático y yo atribuí a la histeria colectiva. Él había escrito un libro completo al respecto hace algún tiempo y tal vez solo lo digo como el tipo de persona que escribe 1200 palabras sobre ovnis cada semana, pero eso es muy bueno. El otro era un tipo que aparentemente conoció al famoso ufólogo John Keel cuando estaba escribiendo un libro sobre el monstruo que la gente llama Mothman. Eso es lo más cerca que he estado de conocer a una celebridad.

Entonces, si estás considerando escribir artículos sobre cosas raras que a nadie le importan como pasatiempo, te lo recomiendo encarecidamente. Tienes la oportunidad de conocer mucha gente interesante, aunque posiblemente loca, y algunas veces puedes conocer gente menos loca pero igualmente interesante. Incluso podría recibir algunas amenazas de muerte y, en serio, ¿qué hace que una historia sea mejor para contar en las fiestas que «un tipo que vive en el sótano de sus padres y finge ser un hombre de negro me dijo que me mataría?»

Publicado por primera vez en The Triangle, 11 de marzo de 2005

http://www.theironskeptic.com/articles/ruminations1/ruminations1.htm

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.