El cerebro humano evolucionó para creer en dioses

El cerebro humano evolucionó para creer en dioses

Cómo la creencia en lo sobrenatural tiene sentido a la luz de la evolución.

15 de octubre de 2018

The Crux por Bridget Alex

webRNS-God-Sistine-042518Mi imagen de archivo favorita de Dios, de la Capilla Sixtina de Miguel Ángel (Crédito: Creative Commons)

Es natural creer en lo sobrenatural. Considere cuántas personas en todo el mundo pertenecen a una religión: casi 6 mil millones, o el 84 por ciento de la población mundial, y se espera que estas cifras aumenten en las próximas décadas. En los EE. UU., las encuestas muestran que el 90 por ciento de los adultos creen en algún poder superior, fuerza espiritual o Dios con D mayúscula. Incluso los autoproclamados ateos tienen inclinaciones sobrenaturales. El mismo estudio encontró que todos los ateos rechazan a Dios, pero uno de cada cinco acepta poderes superiores o fuerzas espirituales.

pf_15.04.02_projectionstables8En resumen, los humanos son un grupo de creyentes. Y los antropólogos evolutivos dicen que eso no es un milagro. Los orígenes y la ubicuidad de las creencias religiosas pueden explicarse mediante la teoría de la evolución.

Entonces, ¿cómo explica la evolución la religión?

Destacados académicos proponen una hipótesis de dos fases (aquí, aquí): Primero, nuestros antepasados desarrollaron ciertas habilidades mentales, útiles para la supervivencia y la reproducción, que los predispusieron a las creencias religiosas. Luego, de la multitud de creencias que surgieron, se extendieron y persistieron religiones particulares porque sus deidades y rituales promovían la cooperación entre los practicantes.

En mi próxima publicación, hablaré de la fase dos. Aquí, revisemos la evidencia de la fase uno, la idea de que la religión es un subproducto accidental de las capacidades cognitivas, desarrollada por otras razones.

Prerrequisitos psicológicos para la religión

Muchos ingredientes mentales son necesarios para la religión tal como la conocemos. Pero los estudiosos destacan tres tendencias en particular, que son pronunciadas en los humanos, pero mínimamente expresadas en otras especies: buscamos patrones, inferimos intenciones y aprendemos por imitación.

Estas son adaptaciones cognitivas que ayudaron a nuestros antepasados a sobrevivir. Por ejemplo, obviamente es útil notar las huellas de las patas (un patrón) que deja un león que planea comerte (una intención), y disuadir al depredador con tácticas que otros han usado con éxito (imitación, al menos antes de que puedas leer cómo hacerlo en línea). Sin embargo, las personas sobreextienden estas tendencias. También encontramos patrones en la aleatoriedad, como leer hojas de té, atribuir intenciones a seres inexistentes, como culpar de los desastres a deidades enojadas, y copiar a otros incluso cuando es costoso, como el ayuno y el sacrificio. De esta manera, las habilidades mentales adaptativas podrían haber llevado a las creencias religiosas.

40534689_toastie-afp203Un sándwich de queso a la parrilla con una imagen que se parece a la Virgen María se vendió por $28,000 en eBay en 2004. (Crédito: BBC News)

El primer requisito previo, la búsqueda de patrones, tiene beneficios obvios para encontrar comida, evitar depredadores, predecir el clima, etc. Observamos constantemente el mundo, tratando de derivar relaciones de causa y efecto. Y demostramos que nos pasamos de la raya: usamos calcetines de la suerte en cada partido de fútbol, adivinamos el futuro con las líneas de las palmas y vemos a la Virgen María en un queso asado.

El siguiente prerrequisito, inferir intenciones, es conocido por los psicólogos como Teoría de la Mente (ToM), la comprensión de que otros tienen creencias, deseos y metas que influyen en sus acciones. ToM nos permite tener relaciones sociales sofisticadas y predecir cómo se comportarán los demás. No podrías “ponerte en el lugar de otra persona” sin ella.

Nuestro pariente primate más cercano, los chimpancés, muestran cierto grado de ToM. Los investigadores han probado esto ocultando la comida a la vista de algunos chimpancés, pero fuera de la vista de otros. Luego, los científicos observaron si los simios informados se aprovechaban de la ignorancia de sus compañeros para conseguir más bocadillos. Con base en estos experimentos, los chimpancés probablemente entiendan que otros pueden estar informados o desinformados sobre hechos, como la ubicación de los alimentos. Pero se debate si los simios comprenden que otros pueden estar mal informados o si tienen creencias falsas.

triangles-300x217Los sujetos interpretaron las formas en movimiento como personajes con objetivos. (Crédito: Heider & Simmel 1944 The American Journal of Psychology)

Los humanos, por otro lado, muestran una ToM extrema, atribuyendo mentes a cosas inanimadas o imaginadas. Un experimento clásico de psicología mostró que las personas incluso hacen esto con formas geométricas. En el estudio, los estudiantes universitarios interpretaron un círculo y dos triángulos que se movían por una pantalla como personajes impulsados por objetivos y llenos de emociones (para ver una versión más reciente, consulte aquí).

En la vida real, las personas aplican ToM a las fuerzas de la naturaleza, los espíritus ancestrales y los dioses invisibles. Y parecen pensar en estos actores sobrenaturales de la misma manera que conciben a los demás humanos: los estudios de fMRI han encontrado que las regiones del cerebro relacionadas con ToM se activan cuando las personas escuchan declaraciones sobre las emociones de Dios y su participación en los asuntos mundanos.

chimp-box-205x300Un estudio de 2005 mostró que los chimpancés se saltan pasos innecesarios para recibir un premio, mientras que los niños humanos repiten cada paso que los adultos les muestran. (Crédito: Horner & Whiten 2005 Cognición animal)

Finalmente, nuestra tendencia natural a sobreimitar nos predispone a adoptar prácticas religiosas. En lugar de confiar en la experiencia y el ensayo y error, los humanos aprenden la mayoría de los comportamientos y habilidades de otras personas. Nuestro éxito depende de tanto conocimiento cultural, acumulado durante muchas generaciones, que resolver las cosas por sí solo es imposible. Además, parte de este conocimiento contradice lo que supondría a partir de observaciones personales o intuición.

Por ejemplo, muchas culturas han desarrollado métodos para hacer comestibles las plantas tóxicas (como los aborígenes australianos que procesan semillas venenosas de plantas de cícadas). Han transmitido estas técnicas ritualizadas, sin comprender necesariamente por qué se necesitan los pasos complicados y lentos. Pero saltarse pasos aparentemente innecesarios conduciría a un envenenamiento gradual. Por lo tanto, copiar a otros, incluso cuando las razones no son evidentes, puede beneficiar la supervivencia. Esta mentalidad se extiende a las prácticas religiosas; si miembros prestigiosos de su comunidad sacrificaran ciervos cada solsticio, probablemente usted también lo haría.

Nuestra propensión a imitar en exceso está bien demostrada por experimentos que comparan las estrategias de resolución de problemas de niños humanos y chimpancés. Los investigadores realizaron una serie de pasos innecesarios para liberar un premio de una caja con una trampilla. Los niños repetían diligentemente cada paso, mientras que los chimpancés saltaban al último, la única acción requerida para obtener la recompensa.

Al ver los experimentos, supongo que los chimpancés estaban pensando: “¿Por qué están perdiendo el tiempo estos estúpidos Homo sapiens?” Y al asumir que, aquí estoy, ejemplificando la ToM extrema, cuán propensos somos a inferir los pensamientos de los demás.

Las características evolucionadas de nuestros cerebros, como la Teoría de la Mente y la imitación excesiva, probablemente causaron el surgimiento de religiones en las sociedades humanas. No se necesitan seres sobrenaturales para explicar por qué tantas personas creen en ellos, solo procesos evolutivos naturales.

https://www.discovermagazine.com/planet-earth/the-human-brain-evolved-to-believe-in-gods

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.