¡Imposible! Tal vez, pero ver es creer, dice aviador

¡Imposible! Tal vez, pero ver es creer, dice aviador

La primera historia sobre platos voladores, sin firma pero comúnmente atribuida al periodista Nolan Skiff, apareció en la edición del 25 de junio de 1947 del East Oregonian, de Oregón[1].

EastOregonian-Oregon-25-6-1947¡Imposible! Tal vez, pero ver es creer, dice aviador

Kenneth Arnold, con el control de incendios en Boise y que volaba en el sur de Washington ayer por la tarde en busca de un avión marino desaparecido, se detuvo aquí en ruta a Boise hoy con una historia inusual: que no espera que la gente crea, pero que declaró que era verdad.

Dijo que vio nueve aviones con forma de platillo volando en formación a las 3 de la tarde de ayer, extremadamente brillantes, como si fueran niquelados, y volando a una velocidad inmensa. Calculó que estaban a una altitud de entre 9,500 y 10,000 pies y los registró desde el monte Rainier hasta el monte Adams, llegando a la sorprendente velocidad de unas 1,200 millas por hora. “Parecía imposible”, dijo, “pero ahí está, debo creer lo que veo”.

Aterrizó en Yakima un poco más tarde y preguntó allí, pero no aprendió nada. Hablando de ello con un hombre de Ukiah en Pendleton esta mañana cuyo nombre no obtuvo, ¡se sorprendió al saber que el hombre había visto los mismos objetos aéreos ayer por la tarde desde las montañas en la sección de Ukiah!

Dijo que en vuelo parecían entrar y salir en formación.


[1] Anonimo, Impossible! Maybe, But Seein’ Is Believin’, Says Flier, East Oregonian, Oregon, June 25, 1947.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.