The Flying Saucer As I Saw It

The Flying Saucer As I Saw It

TheFlyingSaucersAsISawItEstas son las fotografías que aparecen en el folleto autoeditado de Kenneth Arnold, The Flying Saucer As I Saw It, publicado en 1950.

Foto 1

TFSAISI-Foto1La primera imagen se refiere a los artículos sobre platillos voladores de Sid Shallet en el Saturday Evening Post de 1949[1]. Arnold escribe:

Este es un extracto de una carta recibida del Secretario al Director de Inteligencia de la Cuarta Fuerza Aérea, Hamilton Field, California. Esto no debería dejar dudas en la mente del público sobre quién produjo y publicó los artículos desacreditadores de Sidney Shalett en las ediciones del Saturday Evening Post de abril y mayo de 1949.

Foto 2

TFSAISI-Foto2La segunda foto es de la búsqueda del C-46 y los 32 marines a bordo. Arnold no aceptó la historia oficial y creía que nunca se encontraron los cuerpos, aunque el avión sí. El pie de foto dice:

Fotografía oficial de la Marina de los EE. UU. NA13 No. 1047 Fecha 25 de julio de 1947. Esta es una fotografía del desastre del Marine Corps C-16 en el glaciar Tahoma a 9,500 pies de nivel en el Monte Rainer en el Estado de Washington. Se informó que treinta y dos infantes de marina perecieron en este accidente. Los cuerpos nunca se recuperaron de los escombros y nunca se han publicado pruebas pictóricas de los cuerpos, lo que deja sin resolver la gran controversia sobre si realmente se encontraron cuerpos entre los escombros. La recompensa de $5,000.00 ofrecida por la recuperación de los cuerpos nunca fue pagada.

Siendo un piloto de montaña experimentado, Kenneth Arnold participó en la búsqueda aérea de estos restos. Fue mientras Arnold estaba involucrado en esta operación de búsqueda aérea que nueve aeronaves tipo balsa cruzaron su camino a una velocidad superior a 1,700 millas por hora.

Foto 3

TFSAISI-Foto3La imagen es una fotografía muy conocida de Emil Smith, Kenneth Arnold y Ralph Stevens. El pie de foto dice:

Viendo la primera fotografía jamás tomada de un disco volador en Seattle el 5 de julio de 1947, están el capitán E. J. Smith (izquierda), el piloto de United Airlines Kenneth Arnold y el copiloto de United Airlines Ralph Stevens.

El 8 de julio, el Capitán Smith despegó de Boise, Idaho en el vuelo 105 a las 9:04 p. m. con las palabras, “Creeré en los platillos voladores cuando los vea”. Nueve minutos después, sobre Emmett, Idaho, el capitán Smith, su copiloto y la azafata vieron nueve enormes objetos circulares planos. Los extraños objetos estuvieron bajo observación más de diez minutos.

Foto 4

TFSAISI-Foto4Se trata de copias que la Base Aérea Hamilton le dio a Arnold de las fotografías de William A. Rhodes del 7 de julio de 1947. En Marcianitos Verdes le dedicamos una serie a estas fotografías que resultaron ser un fraude.

Estas son dos fotografías auténticas de un platillo volador. Frank M. Brown le habló a Kenneth Arnold sobre estas fotografías mientras estaba en Tacoma, Washington, el 1 de agosto de 1947. Frank M. Brown, que era un agente de contraespionaje de Mitchell Field, Nueva York, y operaba con la Inteligencia de la Fuerza Aérea del Ejército fuera de Hamilton Field, California, dijo y citamos “Tenemos dos fotografías en nuestra sede de Inteligencia Militar en Hamilton Field, California. son auténticas. Los negativos originales fueron enviados a Washington D.C. Si usted, señor Arnold, desea ver estas fotografías, lo invitamos a visitar nuestra sede”.

Kenneth Arnold fue a Hamilton Field a pedido del Teniente Coronel Donald Springer, Comandante de la 4ta Fuerza Aérea de Inteligencia, y recibió las impresiones anteriores como cortesía por la asistencia que había brindado a la Inteligencia Militar en la investigación en el asunto de Tacoma.

Nota: El teniente Frank M. Brown y el capitán Davidson, ambos oficiales de inteligencia, murieron la mañana del 2 de agosto de 1947, cuando su bombardero B-25 explotó y se estrelló mientras transportaba fragmentos supuestamente arrojados desde un platillo cerca de Tacoma, Washington. camino a Hamilton Field, California.

Foto 5

TFSAISI-Foto5Arnold argumentó que los “hombrecitos” eran parte de nuestra historia evolutiva y la de los primates relacionados. Su evidencia aquí es terrible. Confunde el descubrimiento del Dr. Henry Fairfield (en realidad, el Dr. Henry Fairfield Osborn) de una criatura a la que llamó Hesperopithecus con una “momia misteriosa”. Habla de “hombrecitos arbóreos” que coexistieron con los dinosaurios, etc.

Lo que observamos aquí es la así llamada momia de Pedro, de Casper, en Wyoming, de la que nos ocupamos en el libro “100 fotos de extraterrestres[2]. El texto de Arnold es el siguiente:

Has escuchado historias de “Hombrecitos” asociados con los PLATILLOS VOLADORES. Las muchas descripciones de personas responsables que han visto hombrecitos los describen de manera diferente a estas fotografías pero…

Este pequeño mono parecido al hombre una vez vivió y respiró… y caminó sobre la tierra como una de las criaturas de Dios. Los científicos y curadores no pueden determinar positivamente su origen, pero han concluido tentativamente que vino a la tierra durante el período post glacial. Se cree que el espécimen podría haber existido antes que los hombrecitos arbóreos, que existieron casi al mismo tiempo que el dinosaurio. Las grandes migraciones de tiempos prehistóricos anunciadas por las ilustraciones mapeadas del Instituto Smithsonian probablemente tengan alguna relación con la raza de personas de donde vino este espécimen.

Fue descubierto en octubre de 1932. En las montañas Pedro… una cadena de las Montañas Rocosas a unas 65 millas al suroeste de Casper, Wyoming. Fue encontrado por dos buscadores de oro que dinamitaban en un barranco al pie de una cadena de estas montañas… y una de las explosiones abrió una cueva natural de unos quince pies de largo y unos cuatro pies de ancho y cuatro pies de alto. Dentro de la cueva en un saliente de roca se encontró a este hombre marchito tan realista como si hubiera estado vivo.

Lo más sorprendente de esta momia es la perfección de todas las características. Su piel de bronce, frente baja, nariz chata, cabeza torcida y poco inteligente con una franja de cabello se identifican fácilmente. Tiene una dentadura completa y sus ojos, aunque vidriosos, parecen mirarte claramente. Las autoridades afirman que el hombre tenía aproximadamente 65 años cuando murió, y las radiografías de la momia han revelado vértebras humanas y todos los demás huesos identificables del cuerpo humano.

El departamento de antropología del museo de la Universidad de Harvard dice que no hay duda sobre la rareza de la criatura. El curador del departamento egipcio del Museo de Boston dice que la momia tiene la apariencia de especímenes egipcios. El Dr. Henry Fairfield, destacado científico, llama a la criatura Hesperopithecus por una forma de antropoide, que vagaba por el continente norteamericano a mediados del período Plioceno. Todos dicen que es la momia más perfecta, prehistórica jamás descubierta.

Altura en posición sentada 6 1/2 pulgadas. Peso 3/4 de libra.

Propiedad de Iván P. Goodman. 1419 East 2nd St., Casper, Wyoming.

Foto 6

TFSAISI-Foto6Se trata de la historia del leñador John E. Ostrom cuyo camión, al parecer, fue golpeado por un meteorito[3]. Las fotografías tomadas por Dewey Bowman del incendio de Salmon River no aparecen en este folleto, pero sí en el libro de Arnold y Raymon Palmer, The Comig of the Saucers.

John E. Ostrom, de Nyassa, Oregón, (izquierda) señalando el punto del techo de la cabina de un camión pesado de acero del ejército que fue golpeado por un misterioso objeto incandescente que cayó en picado del cielo mientras viajaba desde Council, Idaho, a las 4 p. m. el 30 de julio de 1947. El objeto con forma de bola plateada golpeó y cayó hacia la carretera. El contacto del objeto con la cabina, que fue solo una fracción de segundo, fue de un calor tan terrible que se derritió a través de la pesada placa de acero del golpe. Se estima que el calor del objeto debe haber superado los 6000 grados F para derretir esta pesada placa de acero en tan breve instante de contacto. Se recuerda un incidente anterior que ocurrió el 24 de julio de 1947, donde todo un puente colgante del gobierno que cruzaba el río Salmon cerca de Riggins, Idaho, se incendió por un calor tan intenso que los cables de acero, como se ve en una fotografía en la escena, tomada por Dewey Bowman, ardían con la misma intensidad que las vigas de madera. Todo el puente se consumió en cuestión de minutos. El clima en esta fecha en esta vecindad estaba despejado, visibilidad de más de 50 millas.

Foto 7

TFSAISI-Foto7Es la carta de Velma Brown, la viuda del teniente Frank Brown, el agente especial del CIC que vigilaba a Arnold, Dave Johnson y Emil Smith, y que investigaba avistamientos relacionados, incluido el de Dick Rankin. Brown murió en el accidente del B-25 junto con otro agente, su socio, el Capitán William Davidson, después de que abandonaron Tacoma, después de haber entrevistado a Arnold, Smith, Harold Dahl y Fred Crisman con respecto a Maury Island. Para citar a Arnold, “Esta carta se explica por sí misma”. Arnold no creía que la caída del B-25 fuera un accidente, ni recibió la información que le habían prometido sobre la investigación de la Fuerza Aérea sobre el accidente o el incidente de Maury Island.

2317 Earl Avenue

Long Beach, California

18 de diciembre de 1948

Sr. Kenneth Arnold

Box 387

Boise, Idaho

Estimado Sr. Arnold

No hace falta decir que, me sorprendí de escuchar de usted, pero también fue muy agradable. Conozco muy poco sobre el accidente de Frank, y lo que sé lo encontré por mi cuenta. El Departamento de Guerra nunca me ha dado ningún tipo de declaración en cuanto a lo que pudo haber pasado la noche en que murió Frank. He tratado de repasar los escasos detalles que tengo desde todos los ángulos, pero no hacen una imagen muy completa.

Esta revista Fate que usted menciona en su carta es ciertamente ajena a nuestros quioscos aquí en el Sur de California. Debe ser una revista local o una que es relativamente nueva porque ni siquiera la guía de revistas de la biblioteca la tiene listada. ¿Podría enviar por favor una copia de la revista? Me gustaría mucho leer el artículo. Frank había discutido el asunto de los discos voladores conmigo con gran extensión, y me había dicho porqué iba a McChord Field la noche en que fue asesinado.

Nunca he pensado que la muerte de Frank fue un accidente.

Frank dijo que usted vuela por todo el país. Si está en esta vecindad estaría más que feliz de verlo y hablar con usted. Asegúrese de hacérmelo saber cuando esté aquí y haré los arreglos para contactarlo ya que tengo mi tiempo bastante bien programado. Estoy tomando un curso pre-médico en Long Beach City College y soy presidenta del club médico de mujeres pre-profesionales en el campus además de mantener un apartamento, así que como puede ver no tengo mucho tiempo libre. He tratado de mantenerme lo más ocupada posible desde la muerte de Frank y lo he logrado bastante bien.

Cualquier información que tenga relativa a este asunto será muy apreciada por mí.

Con la esperanza de saber de usted muy pronto. Quedo

Atentamente,

Foto 8

TFSAISI-Foto8La carta a Arnold de George Gorman, como evidencia del secreto que la Fuerza Aérea impuso a sus oficiales y hombres con respecto a los platillos.

Esta carta recibida del teniente George F. Gorman, Fargo, Dakota del Norte, borrará cualquier duda sobre la importancia de la experiencia del teniente Gorman en el aire con un objeto iluminado en forma de disco esférico, que reaccionó con maniobras evasivas a su pensamiento en lugar de a la actitud física de su avión.

Foto 9

TFSAISI-Foto9Un collage de titulares y recortes de periódicos.

Foto 10

TFSAISI-Foto10Recortes de periódico sobre el accidente en Kelso donde murieron los oficiales Brown y Davidson. Arnold escribe:

Esta es la identificación del Departamento de Guerra del Teniente Frank M. Brown, el jefe de investigaciones del oeste para la Inteligencia Militar. Aun suponiendo que asumió el titulo de 2nd Teniente como un oficial de inteligencia A-2, Frank M. Brown en realidad fue un agente de contraespionaje, recibiendo sus ordenes directamente de Mitchell Field, Nueva York, y tenía la autoridad de asumir el rango de un general de cinco estrellas.

Esta identificación personal se le dio a Kenneth Arnold después de que fue recuperado el cuerpo del Teniente Brown de los restos de un B-25 cerca de Kelso, Washington.

Foto 11

TFSAISI-Foto11Dibujo sobre el caso de Isla Maury, acompañado de un recorte de periódico sobre el uso del titanio para naves espaciales.

Arnold despliega todas las “habilidades” que encontraremos en los ufólogos que le siguieron. Miente o está malinformado sobre Harold Dahl y Fred Crisman, quienes no eran operadores ni capitanes de la Patrulla del Puerto de Tacoma (se trataba de lancheros dedicados a recuperar troncos de árboles en los ríos y la bahía, mismos que posteriormente vendían en el puerto). También escribe sobre “misterios misteriosos”, como que los oficiales (¿del Ejército?) fueron incapaces de determinar qué causó la muerte de Paul Lanz; o que Crisman fue llevado a Alaska por el mismo Ejército (¿para evitar que declarara?). Aunque esto último bien pudo ser otra de las tantas mentiras de Dahl y Crisman, quienes tiempo después declararían que habían inventado todo y que los supuestos restos del plato volador no eran más que escoria de fundición de una acerera cercana. En ese sentido la sugerencia de Arnold de que una aleación de titanio-calcio era imposible para la tecnología de la época también cae dentro del sensacionalismo con el que escribió Arnold sus obras.

El caso de Tacoma

El caso del platillo volador como es descrito por Harold Dahl y Fred Crisman de la Patrulla del puerto de Tacoma, en Tacoma, Washington, el 1 de agosto de 1947.

La investigación conducida por Kenneth Arnold, piloto y descubridor de los platillos voladores, de Boise, Idaho, y el Capitán E. J. Smith, piloto veterano de United Air Line, junto con Frank M. Brown y William L. Davidson de la Inteligencia Militar. Resultado… tres hombres muertos y uno desaparecido.

Nota: El tercer hombre en morir asociado con el incidente de Tacoma fue Paul Lanz, reportero de noticias as para el Tacoma Times. Por más de treinta horas su cuerpo permaneció en la funeraria, los oficiales fueron incapaces de determinar la causa de su muerte. Fred Crisman, operador de la Patrulla del puerto de Tacoma, en medio de la investigación supuestamente fue llevado a Alaska a bordo de un transporte del ejército.

Harold Dahl, Capitán de la Patrulla del puerto de Tacoma envió muestras de los fragmentos arrojados del Platillo de Isla Maury, a R. A. Palmer, Editor de Chicago, quien a su vez publicó un análisis de este metal, que está compuesto principalmente de Calcio y Titanio fundidos bajo un calor extremo. Se informó que tal aleación es una imposibilidad bajo los actuales métodos científicos. El siguiente recorte es un descubrimiento interesante en cuanto al posible uso del titanio. Nota: En 1947 Aviation News Beacon periódico en noticias para aviadores informó que poco después del asunto de Tacoma el gobierno de los EE.UU. mostró extremo interés en los depósitos de titanio no sólo en los Estados Unidos sino en todos los territorios en su posesión.

Foto 12

TFSAISI-Foto12Aparentemente, Arnold investigó los ángeles del radar Arcata. Vuelve a su hipótesis favorita: no identificado. Parece que no habló con físicos, meteorólogos, radaristas y otros científicos que le podrían haber dicho que se trataba, entre otras cosas, de retornos en termales, efectos en los aparatos de radar, etc.

“Ángeles” del radar. Esta es una fotografía oficial, con exposición de tiempo, de la pantalla de radar en el Landing Aids Experiment Station en Arcata, California. Este proyecto es patrocinado por el Ejército, la Marina y la Administración de Aeronáutica Civil y operado por Trans-Ocean Airlines. Esta fotografía fue tomada bajo la dirección de Kenneth Ehlers, líder del departamento de electrónica y radar. La antena de radar escanea todo sobre el nivel del mar dentro de la vecindad inmediata de esta estación de radar. Las grandes áreas de manchas blancas indican montañas y barreras terrestres. Los pequeños retornos de objetivos blancos indicados por flechas son lo que han sido llamados “Ángeles” de Radar. Son invisibles al ojo humano pero devuelven indicaciones en la pantalla de radar de objetos de densidad y sustancia tan brillante como ciertos tipos de nuestras aeronaves estándar. Se mueven con un propósito inteligente y en un curso casi constante a través de esta zona a aproximadamente 180 grados. Sus rangos de altura están cercanos a los 3,000 pies sobre el nivel del mar. Por más de cuatro años estos retornos de radar no identificados han sido estudiados por científicos en este proyecto así como en muchos otros proyectos. Cada explicación posible y plausible ha sido minuciosamente investigada en un intento de determinar qué pueden ser estos “Ángeles”.

Resultado… No identificado

Foto 13

TFSAISI-Foto13Otra fotografía de “Ángeles” de radar.

El retorno del radar circulado en la fotografía indica un avión de transporte de pasajeros más grande, identificado y observado desde tierra. Esta fotografía fue tomada en un día claro. Las flechas indican Ángeles.

Fotografía oficial. Las flechas indican cuatro Ángeles de radar fotografiados en la pantalla de radar en un día claro. Altura entre 1,000 y 2,000 pies sobre el nivel del mar. Velocidad aproximadamente 30 millas por hora. Dirigiéndose a 180 grados. Los objetos cruzaron la trayectoria directamente sobre la estación de radar. Nada se avistó visiblemente por los operadores fuera del remolque del radar – incluso con la ayuda de instrumentos con alto poder óptico. En muchas ocasiones los Ángeles de Radar han llegado a lo que se puede suponer como un alto completo visto desde la pantalla del radar. Un solo Ángel puede dividirse en dos objetivos de alrededor de la mitad de intensidad del objetivo original viajando en direcciones opuestas, luego paralelamente uno del otro en los 180 grados dirigiéndose continuamente en la atmósfera por tres a seis millas, algunas veces fusionándose de nuevo en un Ángel y continuando su curso original.

Kenneth Ehlers, científico, descubridor de los Ángeles de Radar, en repetidas ocasiones ha colocado aeronaves conocidas en cursos directos de colisión con estos objetos extraños.

Nada fue perceptible a los sentidos normales del personal de la aeronave o los instrumentos de las aeronaves o la altura del vuelo.

Se mencionó públicamente solo brevemente el 6 de marzo de 1948, en el Saturday Evening Post, la grabación de entidades no identificadas vistas por el retorno de radar desde la atmósfera inferior, pero llamó la atención del público de manera más directa cuando una transmisión de Kenneth Ehlers entrevistado por Kenneth Arnold fue puesta al aire por la estación de radio KFXD de Mutual Network el 24 de abril de 1950. El siguiente recorte es una revelación muy interesante para este escritor.

Foto 14

TFSAISI-Foto14Fotografía de Rhodes de la Fuerza Aérea. La fotografía fue recortada para eliminar el poste de teléfono. Este recorte de la foto fue publicado en el Top Secret Analysis of Flying Object Incidents in the US por un grupo combinado de inteligencia de la Fuerza Aérea y la Armada con fecha del 10 de diciembre de 1948.

Esta es la segunda impresión de la fotografía del Platillo Volador dada a Kenneth Arnold por la Inteligencia Militar de la Cuarta Fuerza Aérea. Esta muestra una identificación positiva del objeto extraño en referencia al poste telefónico y el árbol a la izquierda. La distancia real del objeto desde el terreno cuando fue tomada la fotografía, no se pudo determinar, por lo tanto, no tenemos distancias conocidas en las que basar su tamaño.

Copyright, 1950, por Kenneth Arnold

Todos los derechos reservados, el uso de cualquier material de aquí está prohibido sin el permiso expreso del autor.


[1] Shalett Sidney, What You Can Believe About Flying Saucers, Saturday Evening Post, April 30 and May 7, 1949.

[2] El libro se puede conseguir en Amazon: https://www.amazon.com/-/es/Luis-Ruiz-Noguez/dp/1716224608

[3] Anónimo, Ostrom Reports Cab Struck By Red Hot Meteor, Nyssa Gate City Journal, Oregon, July 3, 1947. Pag. 1.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.