Gevaerd dice: “Mi reto no debe tomarse en serio”

Gevaerd dice: “Mi reto no debe tomarse en serio”

15 de septiembre de 2004

Kentaro Mori

“Desafío [a CeticismoAberto] para demostrar que los ovnis no existen. Si lo demuestran, entonces… tomen [10 Mb de espacio permanente en] el sitio web de la Revista UFO…, más 10 páginas mensuales en UFO para que tengan todo el escepticismo que quieran”.

Ademar Gevaerd, editor de la Revista UFO, CBPDV, 13 de septiembre de 2004.

Fuente: Lista de la Revista UFO en línea

“CeticismoAberto aceptó el contra-desafío del CBPDV”.

– Ademar Gevaerd, editor de la Revista UFO, CBPDV, 14 de septiembre de 2004.

Fuente: Lista de la Revista UFO en línea

“Mi desafío no es para tomarlo en serio”

– Ademar Gevaerd, editor de la revista UFO, CBPDV, 15 de septiembre de 2004, 09: 06h

Fuente: Lista CeticismoAberto

Actualización

“Me indigné con todas estas payasadas… [y] comunico que mi “desafío”se MANTIENE a Mori, a CeticismoAberto y a todo el movimiento escéptico brasileño”.

– Ademar Gevaerd, editor de la revista UFO, CBPDV, 15 de septiembre de 2004, 9:19 pm

Fuente: Lista CeticismoAberto

http://www.ceticismoaberto.com/geral/476/gevaerd-diz-“meu-contra-desafio-nao-e-para-ser-levado-a-serio”

Ver: http://marcianitosverdes.haaan.com/2021/11/ceticismoaberto-acepta-desafo-del-centro-brasileo-de-investigacin-sobre-platillos-voladores-cbpdv/

La fotografía Webb

La fotografía Webb

AbileneReporterNews-Abilene-Texas-18-7-1947aUna fotografía de otro plato volador apareció en el Abilene Reporter News, de Abilene, Texas, del 18 de julio. El pie de foto dice:

AbileneReporterNews-Abilene-Texas-18-7-1947bUN AUTÉNTICO PLATILLO VOLADOR – El Club de Modelos de Aeroplanos, de Pine Bluff, Arkansas, patrocinó las pruebas de velocidad de aeroplanos controlados con cuerdas y entre los participantes estaba este “Platillo Volador”. Jimmy Webb, de Little Rock, Ark., exhibió el avión para mostrar que los jóvenes no están muy lejos de esta era de diseños modernos (NEA Telephoto)

Más información en: http://marcianitosverdes.haaan.com/2015/03/el-da-despus-de-roswell-210/

Historia ilustrada de los ovnis

Historia ilustrada de los ovnis

HistoriaMarcianitosAdam Allsuch Boardman, Libros del Zorro Rojo, 2021, 126 páginas

Ahora que esta cosa de los ovnis vive un “revival”, al menos si hablamos del interés de las editoriales por publicar libros referidos al tema, es un buen momento para ver si se ha puesto a la venta algo que verdaderamente valga la pena meter a la biblioteca. Atendiendo a las buenas reseñas en Amazon y al concepto que se deja entrever desde la portada, darle un vistazo a este libro -traducido increíblemente rápido al español por Libros del Zorro Rojo, un año desde su publicación en inglés- no parecía una idea tan descabellada.

Y, sinceramente, no lo es. “Historia ilustrada de los ovnis” no es, desde luego, un libro para expertos en la materia. Tampoco para personas que tienen un conocimiento medianamente profundo sobre el enigma de los no identificados. Su ambición está más bien puesta en llegar a lectores poco familiarizados con el tema, poniendo especial énfasis en el diseño, con imágenes coloridas, bastante humor y textos breves, pero explicativos y directos.

Si bien el abordaje de los distintos tópicos que pretende presentar es superficial, difícilmente podemos pensar que el autor esperaba hacer otra cosa. La gracia de este libro es más visual que de contenido, y desde esa perspectiva es evidente que cumple cabalmente su fin. Sin embargo, también es verdad que si uno tiene la mala costumbre de leer mucho sobre estos “misterios” y se conoce ya de memoria los casos clásicos, difícilmente va a encontrar algo acá novedoso o sorprendente, más allá de -reitero- la luminosa puesta en escena. Porque eso sí vale la pena repetirlo: el contenido podrá ser pobre, pero el continente es una delicia.

Adam Allsuch Boardman es, de hecho, ilustrador. No se presenta como ufólogo (Dios lo libre de semejante despropósito) ni como una persona aficionada a estos problemas. Sin embargo, es notorio que se supo documentar. No lo vamos a culpar por dar una mirada demasiado centrada en Estados Unidos y Europa -regiones del mundo que creen tener el monopolio de las cosas interesantes que pasan en el planeta-, porque al fin y al cabo recurrió a obras que tienen por costumbre no preocuparse del resto del orbe. Pero sí vamos a reprocharle omitir la picaresca que domina buena parte del libro es algunos momentos en que esa mirada crítica se hacía imprescindible, como cuando habla de reptilianos, del rol de Bob Lazar o de una supuesta batalla entre grises y humanos que habría tenido lugar en 1976. Si bien estas cosas son ridículas por sí solas, extraña que la sorna sutil que se aplicó en otros momentos acá brille por su ausencia.

El libro se lee rápido y es interesante como propuesta estética. El autor tampoco se toma tan en serio el objeto de estudio, lo que en modo alguno debe leerse como una crítica. Al finalizar pide a los lectores que miren bien al cielo y, “por lo que más quieran, usen una cámara fotográfica que no sea un cacharro”. A mí, al menos, me parece un consejo del todo atendible, dada la paradoja de que nunca tuvimos tantas cámaras a la mano y hubo tan pocas fotos de ovnis listas para ser diseccionadas por los expertos. Lo que no es atendible, y no se puede dejar pasar sin un raspacacho, es la intromisión innecesaria que hizo algún vivaz de la editorial que tradujo el libro. En el apartado “Para leer más” se agregaron obras publicadas en España que son, cuando menos, intrascendentes (aunque seguramente de autores que son amigos de alguien en la editorial). También parece una metida de mano negra la aparición de Fernando Jiménez del Oso en el rincón de los “personajes relacionados con los ovnis”. Antonio Ribera era mucho más conocido a nivel internacional porque escribía en las revistas grandes del tema y se carteaba con los ufólogos importantes de los 60 y 70. Jiménez del Oso será una figura para los españoles, sobre todo para los que crecieron viendo sus programas de TV, pero dista de ser un personaje relevante a nivel mundial, y ponerlo junto a los Lorenzen, Vallée, Hynek o Philip Klass (¡!) es, por decir lo menos, un disparate. Y no hablemos ya de la presencia de Jaime Maussán en ese listado, algo que a todas luces solo podemos interpretar como un chiste más del autor.

En resumen, un buen libro para jóvenes y amantes de lo visual, que no sepan mucho del tema y que busquen un documento introductorio que los deje con hambre de algo más profundo.

Diego Zúñiga

El Pentágono lanza un nuevo grupo ovni mientras los funcionarios niegan evidencia de tecnología avanzada

El Pentágono lanza un nuevo grupo ovni mientras los funcionarios niegan evidencia de tecnología avanzada

24/11/2021

Ayer, el Pentágono anunció la creación de un nuevo grupo para manejar las investigaciones de ovnis como parte de un esfuerzo por distanciar a los militares de las narrativas científicas marginales cada vez más desquiciadas que giran alrededor del tema. El Subsecretario de Defensa para Inteligencia emitió una directiva que crea el Grupo de Sincronización de Gestión e Identificación de Objetos Aerotransportados, que investigará e identificará posibles amenazas aéreas. Según los funcionarios que informaron a los periodistas, el grupo se creó en respuesta a la frustración dentro de la comunidad de inteligencia de que la Fuerza de Tarea UAP hizo muy poco para explicar los avistamientos, permitiendo que los locos ovnis promuevan la especulación alienígena que los oficiales militares y de inteligencia no toman en serio.

La medida también se produce inmediatamente después de la enmienda propuesta por Kirsten Gillibrand que crearía una oficina de ovnis encargada de explorar tecnologías de propulsión de ciencia ficción fantásticas asociadas con naves espaciales extraterrestres. El momento de la medida puede estar diseñado para reducir el impulso en el Senado para aprobar la enmienda de Gillibrand a la NDAA y potenciar los tipos de especulación que llevaron al programa anterior de investigación ovni del Pentágono a cazar hombres lobo y fantasmas espaciales y emitir un informe sobre implantes alienígenas.

Los funcionarios le dijeron al New York Times (presumiblemente en junio, aunque el artículo no era claro en su atribución) que no había evidencia de ninguna tecnología avanzada en el trabajo, una razón probable por la que nadie en el gobierno había tomado en serio los ovnis hasta la presión de los medios y una campaña de cabildeo público de ovni creyentes como Chris Mellon y Lue Elizondo popularizaron el tema nuevamente.

Funcionarios del gobierno dijeron en privado que no había evidencia de tecnología avanzada rusa o china en uso, y mucho menos extraterrestres que viajan por el espacio, en la información recopilada. Pero los funcionarios reconocieron que el hecho de que el gobierno no proporcione muchas explicaciones alimentaría una amplia gama de teorías, algunas más conspirativas que otras.

El párrafo parece ser un autoplagio cercano de un informe de junio del mismo reportero del Times.

El nuevo grupo de sincronización se centrará en identificar lo que los pilotos militares están viendo en el cielo y recomendar esfuerzos de mitigación cuando sea necesario para prevenir riesgos para la seguridad del vuelo.

En reacción, el defensor de los ovnis Lue Elizondo recurrió a Twitter para implorar a sus seguidores que llamaran a sus representantes en el Congreso para exigir la aprobación de la enmienda de Gillibrand. Condenó al nuevo grupo de estudio ovni, alegando que el subsecretario de defensa estaba involucrado en una conspiración para suprimir la información ovni y atacar a los creyentes ovni.

Por supuesto, así es como se sabe que la movida del Pentágono amenaza el tren de la salsa de Elizondo. No constituye un final bastante dramático para las próximas memorias de Elizondo. Oh no importa. Nunca hubo una super-tecnología alienígena. Los escépticos tenían razón después de todo.

https://www.jasoncolavito.com/blog/pentagon-launches-new-ufo-group-as-officials-deny-evidence-of-advanced-tech

El Pentágono lanza un ataque preventivo contra la ley ovni del Senado

El Pentágono lanza un ataque preventivo contra la ley ovni del Senado

24 de noviembre de 2021

Por Tom Rogan, redactor y colaborador de seguridad nacional

Adoptando el mantra de Sun Tzu que dice “los guerreros victoriosos ganan primero y luego van a la guerra”, el Departamento de Defensa ha puesto en marcha un ataque preventivo en el Congreso. Específicamente, un ataque contra los esfuerzos del Congreso para incrementar la investigación gubernamental de ovnis (lo que el gobierno denomina “fenómenos aéreos no identificados”).

El martes, la subsecretaria de Defensa Kathleen Hicks anunció la formación de un grupo para liderar las investigaciones de ovnis del gobierno. Atestiguando la afinidad del Pentágono por acrónimos absurdos, el grupo se llamará “AOIMSG”. El Grupo de Sincronización de Gestión e Identificación de Objetos Aerotransportados será supervisado por el AOIMEXEC, o el Consejo Ejecutivo de Identificación y Gestión de Objetos Aerotransportados.

La misión de AOIMSG: “Sincronizar esfuerzos en todo el [Pentágono] y el gobierno estadounidense en general para detectar, identificar y atribuir objetos de interés en el espacio aéreo de uso especial (SUA), y evaluar y mitigar cualquier amenaza asociada a la seguridad del vuelo y la seguridad nacional”.

Esto puede parecer un progreso de un departamento que ha pasado gran parte del período posterior a la Segunda Guerra Mundial diciendo que los ovnis son ficticios. Desafortunadamente, es todo menos eso.

En realidad, este es un esfuerzo deliberado y calculado para socavar la legislación bipartidista que avanza en el Congreso. Esa legislación se centra en la enmienda de la senadora Kirsten Gillibrand a la Ley de Defensa de 2022.

Ahora rellenada con apoyo bipartidista, la enmienda de Gillibrand fortalecería significativamente la investigación del gobierno sobre los ovnis. En particular, la legislación haría varias cosas que el AOIMSG ignora.

Estas incluyen la formación de una Oficina de Resolución y Vigilancia de Anomalías con recursos suficientes, centrándose en los ovnis “transmedium” (que operan bajo el agua, en el aire y en el espacio) en lugar del enfoque del AOIMSG solo en aquellos en el “espacio aéreo” controlado. La enmienda ordenaría un comité de supervisión que incluye una gama de expertos no militares y algunos académicos civiles.

El Congreso también exigiría informes regulares, participación con aliados extranjeros y un esfuerzo coordinado para investigar y posiblemente replicar tecnologías ovni. Esta seriedad es importante porque se cree que los ovnis más avanzados son vehículos controlados inteligentemente de propulsión, intención y origen exóticos. Como extensión, es mejor que Estados Unidos espere que China y Rusia no encuentren la manera de construir estos ovnis en primer lugar.

Sobre ese último punto, la enmienda de Gillibrand también incluye un requisito explícito para que el Pentágono informe al Congreso sobre los incidentes ovni relacionados con plataformas nucleares.

Como lo documentó por primera vez Robert Hastings, los ovnis tienen un interés particular en las plataformas nucleares militares. También se saturan alrededor de sitios de alta tecnología (como los que involucran investigación en física teórica). El alto número de avistamientos de ovnis por aviadores navales que operan desde portaaviones estadounidenses ha sido validado por el gobierno (aunque clasificado en la naturaleza) como resultado en parte de los reactores nucleares de esas plataformas.

El AOIMSG no hace ninguna de estas cosas. El comité de supervisión de AOIMEXEC estará compuesto únicamente por personal del gobierno de EE. UU. Además, el anuncio del Pentágono solo hace referencia a la responsabilidad de investigar ovnis solo en “áreas de uso especial”, como áreas de vuelo militar. Es ridículamente subestimada la conexión nuclear aquí, diciendo que las incursiones en estas áreas “pueden plantear desafíos de seguridad nacional”. (¿Lo crees?).

Y, considerando 70 años de esfuerzo para ignorar e intimidar al personal que informa sobre incidentes ovni, el Pentágono insiste en que se toma los informes de incursiones “muy en serio”. La CIA y la Fuerza Aérea son de particular interés aquí. Puedo informar que ambos siguen siendo reacios a emprender investigaciones e informes relacionados con los ovnis (Tim McMillan del Debrief también ha informado sobre la preocupación de la Fuerza Aérea). Es poco probable que alteren su enfoque a menos que el Congreso haga cumplir el cambio.

En pocas palabras, el Congreso debería fingir que el anuncio de Hicks nunca sucedió. Debería aprobar la enmienda de Gillibrand y obligar a tomar medidas reales.

https://www.washingtonexaminer.com/opinion/pentagon-launches-a-preemptive-strike-on-senate-ufo-law